30 abr. 2014

La NBA sanciona a Donald Sterling con una prohibición de por vida


Este martes, más precisamente a las 14 horas ET (eastern time), el Comisionado de la NBA, Adam Silver, hizo publica la sanción que le corresponderá al dueño de Los Ángeles Clippers, Donald Sterling. 

Dicha sanción consiste en tres partes esenciales: primero, el Comisionado prohíbe a Sterling de participar de algún evento mínimanete relacionado a la liga. Es decir, no podrá asistir a partidos ni estar involucrado en decisiones tanto económicas como deportivas con respecto a su franquicia, ni estará permitido formar parte de las reuniones de la Board of Governors (los 30 -ahora 29- dueños de las franquicias NBA). 

Segundo, será multado una suma de 2,5 millones de dólares, el máximo monto permitido según lo que dicta la Constitución de la Asociación. Y finalmente, a modo de promesa, Silver anunció que hará todo lo posible para urgir a los otros dueños a que fuercen a Sterling a vender su equipo, ya que este no puede ser removido por el Comisionado. 

El Comisionado Adam Silver

Toda esta situación comenzó el sábado pasado cuando el sitio de noticias TMZ (thirty-mile zone) dio a conocer una grabación entre el dueño de los Clippers y su amante V. Stiviano, en la cual se pueden escuchar varios comentarios extremadamente racistas, principalmente en contra de la raza negra. 

Uno de los comentarios más excluyentes del audio se da cuando Sterling hace referencia a una foto que su amante se había tomado junto a Magic Johnson. Allí se puede escuchar al señor decir: "puedes hacer lo que quieras con él, sólo no lo traigas a mis partidos. No tenes porque publicitar que te asocias con un hombre como el".

A continuación les dejo el audio con muchos otros comentarios que claramente reflejan las atroces opiniones de Sterling:


Luego de conocerse la noticia, la NBA realizó su trabajo de manera eficaz y efectiva, de esta manera evitando posibles represalias por parte de la Asociación de Jugadores, quiénes citaron al ex All Star y actual gobernador de la ciudad de Sacramento, Kevin Johnson, como su representante durante estas investigaciones. 

Entre Silver y Johnson pudieron aguantar la situación hasta que se confirmase que la voz de la grabación era realmente la del hombre en cuestión. Habrá que ver como reacciona Sterling ante estas sanciones, ya que se rumorea que podría demandar a la liga y comenzar un largo proceso que nadie quiere ver.

Sin embargo, hoy fue un gran día para la NBA y para Adam Silver, quién, tan solo 89 días después de asumir como Comisionado (luego de la salida de David Stern), debió tomar una de las decisiones más difíciles en la historia de la liga. Creo que actuó de la mejor manera posible y esto habla muy bien de él, y del futuro que pueda tener la mejor liga de básquet del mundo.

24 abr. 2014

Resumen de la Semana

El escenario de LaMarcus Aldridge


No fue el primer ejemplo ni será el último, pero vale la pena mencionarlo. Históricamente, los playoffs son la época en la que se escriben las páginas más importantes de los legados de los grandes jugadores, y también donde ciertas estrellas comienzan su ascenso hacia el superestrellato

Este parece ser el caso de LaMarcus Aldridge, quién ha comandado a los Portland Trail Blazers a una ventaja de 2-0 por sobre los Houston Rockets en su serie de primera ronda. 

Aldridge ya venía disfrutando de una gran temporada regular, habiendo sido seleccionado para el Juego de las Estrellas por tercer año en forma consecutiva y siendo uno de los pilares -junto con el base Damian Lillard- de los Blazers, equipo que comenzaba la temporada de gran manera, como lo demostraba su récord de 24-5, el cual lo ubicaba dentro de los primeros puestos de la Conferencia Oeste. 

En lo personal, LaMarcus estaba en un nivel excepcional, llegando a promediar 26 puntos y 13 rebotes durante el mes de EneroSin embargo, justo cuando parecía que Portland finalmente había sacudido su mala fortuna en cuanto a lesiones se refiere (Brandon Roy, Greg Oden o Sam Bowie, por nombrar un par), su ala pivot estrella se lesiono la espalda en un encuentro ante los San Antonio Spurs. 

Aldridge luego de su lesión en la espalda

Dicho golpe lo mantuvo casi un mes fuera de las canchas, y sin duda los Blazers sufrieron en su ausencia. Los dirigidos por Terry Stotts finalizaron la campaña (desde la lesión de LA) con un récord de 18-11 y se quedaron en el quinto lugar del Oeste, con lo cual enfrentarían a los Rockets en la primera fase de la pos temporada.

Si bien muchos analistas predecían una serie pareja, era claro que Houston era el conjunto favorito. Ellos contaban con el barbudo James Harden, Dwight Howard y muy buenos jugadores complementarios como Chandler Parsons, Patrick Beverly o Jeremy Lin. Ninguno de todos estos pudo hacer algo para frenar a Aldrige. 

En el primer juego, abuso al pobre Terrence Jones, demasiado débil para marcarlo en el poste bajo, y terminó con una línea estadística que parece hecha en un videojuego: 46 puntos (en 17-31 tiros de campo) y 18 rebotes. Fue responsable de casi todas las canastas importantes de su equipo, incuyendo el rebote ofensivo que luego encestó para llevar el encuentro a tiempo extra.

LA festejando con Robin Lopez
luego de la victoria de ayer

Ayer, en el segundo partido, no se durmió en los laureles (como le ha pasado a otros), sino que continuo con su dominación, marcando 43 puntos y consiguiendo 8 rebotes. Esta vez lo hizo con tiros desde afuera, ya que los Rockets cambiaron su estrategia defensiva sobre el, poniendo a Omer Asik, pivot de mayor fortaleza física pero menor agilidad que Jones, como su marcador. 

Ahora la serie se mudará a la ruidosa ciudad de Portland, donde los Blazers se hacen muy fuertes. Será difícil que pierdan ambos partidos, aunque Houston dejará todo por ganarlos. Lo que si sabemos, al menos por lo visto hasta ahora, es que LaMarcus Aldrige querrá continuar esta racha imparable en la que se encuentra, y así quizás comenzar a escribir sus páginas de gloria, como muchos otros lo han hecho antes, en los playoffs de la NBA.


El Jugador Más Visible

Cambia la sección para los playoffs, ya que todos los jugadores pasan a ser hablados por todo el mundo. Ahora elegiré a un jugador que, si bien no es una estrella en la liga, resultó ser vital para el éxito de su equipo, o tuvo unos números descomunales en alguna derrota de su conjunto.

El jugador elegido esta semana es Nené Hilario. El pivot de los Washington Wizards fue lejos el jugador más importante en las dos victorias de su equipo ante los Chicago Bulls, ambas en condición de visitante. Promediando 20.5 puntos, 7.5 rebotes y 1 bloqueo por partido y completamente anulando a Carlos Boozer en defensa (él promedia tan solo 8 puntos en estos dos juegos), el brasileño se convirtió en un jugador vital para la franquicia de la capital estadounidense. 

A fines de febrero sufrió una grave lesión en la rodilla, y en un momento se supuso que no podría volver en esta temporada. Sin embargo, gracias a un gran esfuerzo por su parte, regresó para jugar los últimos partidos de la temporada regular y así ponerse en forma para la pos temporada. 

Su importante rol dentro del equipo se pudo ver en el tiempo extra del primer encuentro, en donde anotó los primeros siete puntos del equipo, claves para sacar la diferencia y últimamente ganar el match.

Analizando las Series


San Antonio Spurs  vs Dallas Mavericks: empatada en 1 la serie, con los Spurs llevándose el primer juego y los Mavs retomando la "ventaja de localía" en el segundo. Los locales no están jugando bien, vienen cometiendo muchas perdidas (24 en el segundo partido) y, de no ser por una actuación fenomenal de Tim Duncan en el Game 1, bien podrían encontrarse 0-2. Los dirigidos por Rick Carlisle, en cambio, han encontrado su juego en ofensiva, moviendo bien la pelota y buscando el mejor tiro. Devin Harris, base suplente, ha demostrado ser muy importante, promediando 18.5 puntos y defendiendo en gran forma a Tony Parker.

Oklahoma City Thunder vs Memphis Grizzlies: al igual que la anterior, se encuentran empatados, con el local ganando el primer partido y los visitantes el segundo. La presencia del escolta de los Grizzlies, Tony Allen, ha sido esencial en defensa, ya que ha realizado de gran manera la ardua tarea de intentar defender a Kevin Durant. Si bien el probable MVP ha posteado buenos números (34.5 ppg y 9.5 rpg) no lo ha hecho con un gran porcentaje de campo, lo cual demuestra el buen trabajo de Allen. Aun así, los dirigidos por Dave Joerger saben que deberán jugar un partido cuasi perfecto para poder ganarle al Thunder.

Los Ángeles Clippers vs Golden State Warriors: otro empate más en esta serie, pero con los Warriors ganando el primer partido y los Clippers demoliendo a sus rivales en el segundo. Tras una victoria cerrada de Golden State (en la cual hubo una polémica por parte de los árbitros, en una falta no cobrada sobre Chris Paul), los angelinos se repusieron y aplastaron a los dirigidos por Mark Jackson por 40 puntos, gracias a una gran performance de Blake Griffin, quién volvió al nivel demostrado a lo largo de la temporada regular anotando 35 puntos. Esta parece ser la serie más pareja, pudiendo extenderse hasta seis o siete juegos en mi opinión.

Houston Rockets vs Portland Trail Blazers: ya hemos hablado de LaMarcus Aldrige y su racha anotadora, pero también hay que mencionar otros componentes importantes en este 2-0 para los Blazers: la pegajosa defensa de Wesley Matthews sobre James Harden (un abismal 14-47 de campo para él), contribuciones de jugadores como Nic Batum y Robin Lopez y la madurez exhibida por Damian Lillard, tan solo en su segundo año en la liga. Como dije anteriormente, será difícil que Portland pierda ambos partidos en condición de local.


Indiana Pacers vs Atlanta Hawks: volvimos a las series igualadas a 1 por lado, con los Hawks tomando Game 1 y los Pacers resurgiendo de las cenizas para ganar Game 2. Como había predicho, éste conjunto de Atlanta le ha traído problemas a los favoritos de Indiana, especialmente con el duelo entre los pivots Pero Antic y Roy Hibbert. Sin embargo, los comandados por Frank Vogel supieron sacar adelante el segundo encuentro, donde, junto a una gran actuación de su estrella Paul George, aparecieron también aportes valiosos de George Hill y el argentino Luis Scola, quién anotó 20 puntos y cosechó 7 rebotes.


Miami Heat vs Charlotte Bobcats: 2-0 para los bicampeones Heat, liderados por LeBron James (27 puntos en el primer encuentro y 32 en el segundo). El primer juego fue sencillo para los locales, pero ayer sufrieron más de la cuenta para poder lograr la victoria. A pesar de la lesión de Al Jefferson, estrella de los Bobcats, los mismos lucharon ferozmente y llegaron a ponerse a tres puntos de Miami con un minuto por jugar. Creo que tienen una chance de ganar un partido de los dos que jugarán en Charlotte, pero a la vez pienso que esta serie se termina en cinco juegos.

Toronto Raptors vs Brooklyn Nets: y si, otro empate más. Dos partidos muy cerrados: en el primero, Paul Pierce demostró porque le dicen "La Verdad" (The Truth) encestando todas las canastas importantes para los Nets. En el segundo, DeMar DeRozan hizo ver porque fue seleccionado para el Juego de las Estrellas, clavando 30 puntos -muchos en los momentos finales del partido- y llevando a su equipo a empatar la serie. Muy probablemente la misma se defina en el séptimo juego.


Chicago Bulls vs Washington Wizards: también he hablado de esta serie, en donde los Wizards comandan por 2-0. Lo más importante que hay que remarcar en mi opinión es la falta de jugadores que puedan sacar su propio tiro por parte de los Bulls. Para triunfar en los playoffs es sumamente necesario tener al menos un jugador de este estilo. No descarto igual que los dirigidos por Tom Thibodeau puedan ganar estos próximos dos juegos, aunque pienso que Washington gana la serie en seis.

23 abr. 2014

La diferencia está en el talento


Cuatro de las cinco series de playoffs que cuentan con dos partidos jugados se encuentran empatadas 1-1. Hemos visto partidos muy cerrados y emotivos, como el Game 2 de Oklahoma-Memphis o el Game 1 de Houston-Portland, y también tuvimos algunas palizas, como la que le propinaron los Los Ángeles Clippers y los Indiana Pacers a los Golden State Warriors y a los Atlanta Hawks, respectivamente,en el segundo juego de sus series.

El único duelo en el cual un equipo gano los dos partidos jugados es el de Chicago Bulls vs Washington Wizards. Los Wizards lograron llevarse los primeros dos juegos de esta serie, ambos en condición de visitante, y se encuentran en una gran posición, ya que los próximos dos encuentros se disputarán en su estadio, el Verizon Center. 

En el primer juego, los locales salieron a demostrar su gran capacidad defensiva, liderada por el recientemente nombrado Mejor Jugador Defensivo del Año, Joakim Noah (como predije hace una semana). 

Sin embargo, el equipo de la capital se repuso en el último cuarto, donde dio vuelta el partido gracias a una gran actuación del brasileño Nene (24 pts, 8 reb) y aportes importantes por parte de jugadores como Andre Miller y Marcin Gortat.

Nené, defendido por
Joakim Noah

El segundo partido fue mucho más cambiante: los visitantes arrancaron de mejor manera, liderando por diez puntos al final del primer cuarto, aunque los Bulls rápidamente lo dieron vuelta y llegaron a tener una ventaja de 16 unidades, ayudados por actuaciones estelares de D.J Augustin y Taj Gibson, dos suplentes. Pero los dirigidos por Randy Wittman lograron forzar un tiempo extra, en el cual otra vez Nené fut vital para conseguir el triunfo, por 101-99.

Pero, al analizar más profundamente ambos partidos, y poniendo un mayor énfasis en cómo ejecutó cada conjunto las jugadas más importantes, resulta fácil darse cuenta que la diferencia entre estas dos franquicias esta en el talento. 

Pongamoslo de esta manera: los Wizards presentan a Bradley Beal y a John Wall como sus mejores jugadores, mientras que los Bulls cuentan con el mencionado Noah. Y, si bien el francés puede ser catalogado como el "mejor" jugador que tiene la serie, no es un jugador capaz de crear un tiro para sí mismo

Que quiero decir con esto? es simple: al ser un jugador de la línea frontal (pivot), necesita de jugadores perimetrales que le faciliten la entrega de la pelota. Wall y Beal, por su parte, son justamente eso, jugadores que casi siempre se manejan con el balón en sus manos.

Wall fue elegido al Juego de las Estrellas este año, y es uno de los mejores bases de toda la NBA. Beal, por su parte, es un prometedor escolta, capaz de encestar desde cualquier lugar de la cancha. Juntos forman uno de los dúos base-escolta más interesantes en toda la liga de cara a los próximos años. 

Beal y Wall, de izq a der.
Mirando las posesiones finales, especialmente del Game 2, uno puede ver cómo Chicago nunca pudo tener un tiro más o menos abierto, y eso se debe a que no cuentan con un jugador del talento de los mencionados (en realidad tienen a uno mejor que ellos, Derrick Rose, pero se encuentra lesionado por el resto del año). 

Esto, a su vez, permite que Washington no tenga que utilizar una doble marca en defensa, lo cual le abriría más la cancha a los Bulls.

En este espacio predije que los Wizards vencerían a los Bulls por 4 juegos a 2, principalmente porque pensé que la dupla de Nené y Marcin Gortat sería capaz de controlar a la línea frontal de los dirigidos por Tom Thibodeau.

Pero haber visto estos dos primeros encuentros me sirvió para entender, una vez más (y aportar a lo dicho acá), que sin talento y sin estrellas (aún sean "futuras" estrellas) no se puede llegar lejos en los playoffs

15 abr. 2014

La receta para ser campeón


Se habla mucho sobre lo que necesita un equipo para tener material de campeón: un buen base que distribuya pero que pueda anotar, jugadores atléticos en el perímetro, capaces de defender y encestar triples, o un grandote que pueda postear en ofensiva y bloquear en defensiva. 

Se le da mucha importancia -como se debe- al entrenador y a la actitud del equipo como conjunto, la "química" entre ellos. También se escribe mucho sobre cual es la mejor manera que existe para formar equipos de campeonato: mediante el Draft es la noción más común, via free agency es otra opción bastante popular, y mediante trades, si bien en menor medida, también sirven. 

Pero todo lo dicho aquí arriba en realidad se puede reducir a un solo componente: la superestrella. El crack, el fenómeno, ese jugador distinto a todos. Al que podes darle la pelota en los últimos minutos de un partido cerrado y, aunque todos saben que la va a hacer él, hace la jugada ganadora igual. Si un equipo no tiene al menos una estrella prácticamente no tiene chances de coronarse campeón. 

Antes que nada quiero marcar que diciendo esto me meto en un "área gris", ya que no existe una definición textual que explique concretamente QUE significa y representa ser una "estrella", ni lo que sería en sí una "superestrella". 


Puedo entender que, poniendo cualquier ejemplo, para algunos de ustedes Patrick Ewing haya sido una estrella, para otros una superestrella y para otros ninguna de las dos. Pero mi teoría, que expondré a continuación, se basa en un entendimiento y un consenso general sobre el término.

De izquieda a derecha: coach Larry Brown, Rip Hamilton
Ben Wallace, Finals MVP Chauncey Billups
y Rasheed Wallace 

Desde el año 1980 hasta el día de hoy, ha existido solamente un equipo campeón de la NBA que no haya contado con una superestrella de la liga: los Detroit Pistons de 2004 (su mejor jugador era Chauncey Billups, un excelente base pero no del nivel de otros como Steve Nash y Jason Kidd en ese momento). 

Vayamos por orden cronológico: en los 80s tenemos a los Boston Celtics de Larry Bird y Los Ángeles Lakers de Magic Johnson, mundialmente reconocidos como dos de los jugadores más icónicos en la historia de la NBA. Por si faltaba agregar más jugadores, dichos Lakers contaron con Kareem Abdul-Jabbar, Bob McAdoo y James Worthy, mientras que los Celtics disfrutaron del dúo pivot Kevin McHale-Robert Parrish (todos los mencionados fueron incluidos en el Salón de la Fama).


Metidos ahi, en 1983, están los Philadelphia 76ers, liderados en ese entonces por Julius Erving y Moses Malone (MVP de esas finales). Dr.J es uno de los personajes más importantes en la creación de la NBA como tal, mientras que Malone fue una máquina de anotar y rebotear, ganando 3 MVP´s de la temporada regular.

Hacia el final de la década del ´80 encontramos a los "Bad Boy" Pistons, quiénes contaban en sus filas con un base pequeño de estatura pero enorme de corazón: Isiah Thomas

Isiah y su enemigo nº1: Michael Jordan

Los Pistons, dirigidos por el coach Chuck Daly, (quién años después dirigiría el Dream Team) se quedaron con el campeonato en 1989 y 1990 en buena parte gracias a su impenetrable defensa, pero, más importante aún, debido a la excelencia demostrada por Thomas, quién fue seleccionado en 1996 como uno de los Mejores 50 Jugadores en la historia de la NBA. Vale la pena aclarar que este equipo contó con otros 3 jugadores incluidos al Salón de la Fama: Adrian Dantley, Joe Dumars y Dennis Rodman 


Ya sabemos lo que viene después: Michael Jordan y su reino durante los ´90. Dos tricampeonatos, primero en 1991,1992 y 1993 y luego entre 1996 y 1998 (Para una leída más extensa sobre Jordan). No desprestigiemos la presencia en el equipo de Scottie Pippen (también seleccionado como uno de los Mejores 50) para los 6 anillos, ni la de Rodman en los últimos 3.

Pero ¿qué paso en el medio? La respuesta viene en forma de nombre: Hakeem "The Dream" Olajuwon. Nacido en Nigeria, este pivot llegó a la liga en el mismo Draft que Jordan, y desde el comienzo empezó a hacer cosas que nunca se habían visto por parte de un pivot. Poseedor de algunos de los mejores movimientos en el poste bajo y del récord de más bloqueos en la historia de la NBA, Olajuwon elevó su nivel tras la ausencia de MJ y llevó a sus Houston Rockets a dos títulos consecutivos.


"The Dream Shake", uno de los movimientos
que patentó Hakeem

Tras el retiro de Jordan, 9 de los siguientes 12 anillos serían obtenidos por dos franquicias: los San Antonio Spurs (en cuatro ocasiones) y los Los Ángeles Lakers (en cinco, con un tricampeonato y un bicampeonato). Los Spurs tuvieron el lujo de contar con dos "Hall of Famers" en sus primeros dos títulos: David Robinson y Tim Duncan

Robinson, quinto en mayor cantidad de bloqueos en la historia de la liga y miembro del Dream Team, fue un pivot de excelentísimo nivel a lo largo de su carrera, mientras que Duncan, activo en la actualidad, es considerado por varios (incluido este narrador) como el mejor ala pivot en la historia de la NBA


Los Lakers, por su parte, dispusieron de dos "dúos dinámicos": primero, quizás el mejor dúo que haya visto la liga, con Shaquille O´Neal y Kobe Bryant, y luego con el mismo Kobe y el español Pau Gasol. Un poco sobre Shaq: 6to en más puntos anotados, 8vo en bloqueos, un TERROR para quiénes intentaban defenderlo. 

En fin, uno de los jugadores más dominantes físicamente que haya existido. Bryant ha jugado con los Lakers toda su carrera, encestando un tiro imposible después de otro, doble o triplemarcado casi siempre. Se lo nombra como lo más cercano a Jordan, por su estilo de juego, y ciertamente tiene el resumen para compararse con él.


Por si queda alguna duda, Kobe
(izq) y Shaq (der)

Las dos franquicias ganadoras (además de los Pistons del 2004, la excepción a la regla) también contaron con sus superestrellas. En el año 2006, el Miami Heat consiguió el primer campeonato de la franquicia, de la mano de un espectacular Dwayne Wade, y con contribuciones de O´Neal como de Gary Payton (elegido al Salón de la Fama en 2013). Wade demostró todo su talento en tan solo su tercer año en la liga y se quedó con el Finals MVP.

El verano de 2007 fue muy fructífero para los Boston Celtics. Su GM, Danny Ainge, logró -vía trade en ambos casos- que Ray Allen y Kevin Garnett se uniesen a Paul Pierce y formasen un "Big 3" que no se veía desde las épocas de Bird-Parrish-McHale. 

Que decir de estos tres señores: Allen es el líder en triples encestados en la historia de la liga, Garnett fue MVP de la temporada regular ´03 (además de décimo en rebotes y decimocuarto en puntos) y Pierce fue una constante en los Celtics durante 14 años (este último se llevó el MVP de las Finales).


Los Celtics volverían a una Final después de 21 años,
en donde vencerían a los Lakers

Me restan sólo tres años: el 2010, en donde los Dallas Mavericks vencieron a Miami luego de una performance memorable de su superestrella alemana y uno de los mejores (sino el mejor) jugador de categoría internacional que haya jugado en la NBA: Dirk Nowitzki.

 "Diggler" estuvo acompañado por Jason Kidd, uno de los mejores y más completos bases que hayamos visto en las últimas décadas. Dos estadísticas que apoyan lo dicho es el décimo puesto que hace poco consiguió Nowitzki en la tabla de más puntos anotados, así como el segundo lugar que ocupa el ahora coach de los Brooklyn Nets en la tabla de más asistencias.

Luego de su derrota, el Heat obtuvo un bícampeonato y actualmente esta en camino hacia un posible tricampeonato, todo ello gracias al resurgimiento de Lebron James (Más de King James aquí). El cuatro veces ganador del MVP de la temporada regular debió elevar su nivel aún más para poder ser campeón, y hoy en día no se puede dudar de su grandeza.



LeBron marcando a una de las nuevas superestrellas
de la liga, Kevin Durant

Ahora que ya expuse todo vuelvo a decir: probablemente algunos no estén totalmente de acuerdo con las (breves) descripciones que di de cada una de estas estrellas. Quizá alguno piense que Billups o alguno de los Wallace pertenece en la conversación con alguno de los jugadores que nombre, pero sinceramente yo no lo creo (en mi humilde opinión, Billups y Rasheed son los únicos que posiblemente, no definitivamente como los demás, vayan al Hall of Fame). 

Desde Magic y Bird, pasando por Dr.J, Malone, Isiah, Jordan, Olajuwon y Robinson, siguiendo con Duncan, Shaq, Kobe, Wade y el "Big 3" de Boston, hasta Nowitzki y James

Cada uno de ellos ha demostrado, ya sea mediante estadísitcas, distintos récords, la presencia que imponían dentro de la cancha y su talento en general, que merecen ser reconocidos como campeones, superestrellas y (salvo los que siguen en actividad, a los que ya les tocará su momento) miembros del Salón de la Fama.

9 abr. 2014

Lo que queda por definir:


A tan solo una semana del cierre de la temporada regular de la NBA, aún quedan varias disputas por resolverse, tanto entre franquicias que buscan entrar a los playoffs y conjuntos que intentan lograr una mejor clasificación de cara a los mismos, como entre equipos que buscarán perder.

La "pelea" más atractiva se da en los últimos puestos de playoff del Oeste, donde los Dallas Mavericks llevan una ventaja de un juego por sobre los Phoenix Suns, quiénes a su vez tienen un juego de diferencia con los Memphis Grizzlies, hoy en día afuera de la pos temporada.

Aquí se da una situación particular, ya que, por mas de que hoy los Grizzlies se encuentren en el noveno lugar, cuentan con el tiebreaker ante las otras dos franquicias (el tiebreaker viene a ser lo que separaría a un equipo de otro si es que estos terminasen con el mismo récord. Primero se mide los enfrentamientos entre ambos y luego las marcas de cada conjunto en partidos jugados contra equipos de su conferencia).  

Lo que hace tan especial a esta disputa es que aún falta que los tres conjuntos se enfrenten entre sí una ves más: de hecho, tanto los Mavericks como los Grizzlies cierran la temporada enfrentando a sus dos rivales directos, y enfrentándose entre sí el próximo miercoles en el Fedex Forum de Memphis en un partido que puede definir todo para ambos. 

Phoenix, por su parte, viene en un gran momento tras vencer a Oklahoma City el domingo pasado, y buscara alcanzar los playoffs en una temporada en la cual nadie se imaginaba que pudiesen estar en esta posición. Estos son los encuentros que le restan a cada una de estas tres franquicias (no se puede descartar de esta pelea a Golden State, ubicado en el sexto lugar, solamente un juego por encima de Dallas):

DALLAS
PHOENIX
MEMPHIS
Vs  San Antonio (jueves )
En New Orleans (miércoles  9)
Vs Miami (miércoles 9)
Vs   Phoenix (sábado)
En San Antonio (viernes)
Vs Philadelphia (viernes)
En Memphis (miércoles)
En Dallas (sábado)
En Lakers (domingo)

Vs Memphis (lunes)
En Phoenix (lunes)

En Sacramento (miércoles  16)
Vs Dallas (miércoles 16)

Parecía que estaba todo definido y los Atlanta Hawks iban a ser el octavo equipo de playoff en el Este. Sin embargo, luego de su derrota en casa ante Detroit el día de ayer, la cosa se vuelve a poner interesante, ya que los New York Knicks se encuentran a un juego y medio de Atlanta. Si bien los Hawks parecerían tener todas las de ganar, (cuentan con el tiebreaker y con un fixture mas accesible, con partidos ante Boston y Milwakee) nunca se puede afirmar nada con estos dos equipos. Los Knicks deberán enfrentar a cuatro equipos de playoff, y lo harán con un Carmelo Anthony bastante lesionado, pero con un J.R Smith que esta en su mejor nivel. Así quedan los fixtures de cada uno: 

ATLANTA
NEW YORK
Vs Boston (miércoles 9)
En Toronto (viernes)
En Brooklyn (viernes)
Vs Chicago (domingo)
Vs Miami (sábado)
En Brooklyn (martes)
Vs Charlotte (lunes)
Vs Toronto (miércoles 16)
En Milwakee (miércoles 16)


En la cima del Este también hay pelea, entre Miami, quién le lleva tan solo medio juego de diferencia a Indiana, quién viene en una fuerte recaída. Para revertir esta situación los Pacers deberán mostrar una mejor cara, ya que tienen dos partidos especialmente difíciles. El encuentro que probablemente sea el mayor factor en decidir quien sera el 1 del Este se dará el viernes, cuando el Heat reciba a los dirigidos por Frank Vogel. He aquí sus respectivos juegos restantes:

MIAMI
INDIANA
En Memphis (miércoles 9)
En Milwakee (miércoles 9)
Vs Indiana (viernes)
En Miami (viernes)
En Atlanta (sábado)
Vs Oklahoma City (domingo)
En Washington (lunes)
En Orlando (miércoles 16)
Vs Philadelphia (miércoles 16)


Otros mano a mano que vale la pena seguir son: 

-Toronto vs Chicago por el 3er puesto de la Conferencia Este. Ambas franquicias poseen el mismo récord, pero los Raptors tienen el tiebreaker.

-Washington vs Charlotte por el 6to puesto del Este. Parecería no tener mucha importancia, pero quién se ubique en esta posición evita tener que enfrentar a Miami o Indiana en la primera ronda. Los Wizards llevan un juego de ventaja por sobre los Bobcats.

-Oklahoma City vs Los Ángeles Clippers por el 2do lugar en el Oeste. Difícil que OKC deje dicha ubicación, pero con sólo 1,5 juegos de diferencia todo puede pasar.

-Philadephia vs Milwakee por las mejores chances de tener la primera selección del Draft de la NBA. Los Bucks tiene casi asegurados el peor récord de la liga, pero con un par de victorias se les puede complicar ante los 76ers, quiénes buscaran las derrotas.

-La mejor marca de toda la liga (y la ventaja de localía para todos los playoffs) la tiene prácticamente asegurada los San Antonio Spurs, con una ventaja de 3.5 juegos sobre Oklahoma City.

1 abr. 2014

La Evolución de King James


Se podría decir que LeBron Raymone James vivió casi toda su vida siendo perseguido por las cámaras. Nacido en la ciudad de Akron, Ohio, en 1984, LeBron no tuvo una niñez sencilla: hijo de madre soltera, nunca tuvo a su padre alrededor, y problemas económicos lo forzaron a mudarse a la casa de Frank Walker, un entrenador de football del área. Allí James comenzaría a jugar al básquet, a la edad de nueve. 

Años más tarde eligió como su secundaria a St Vincent-St Mary High School, donde desde el principio demostró que poseía un talento que no se veía todos los días. En su primer año en la secundaria, LeBron promedió 21 puntos y 6 rebotes, llevando a su escuela a un récord de 27-0

Durante su tercer temporada, fue elegido jugador universitario del año (sin ir a la universidad), y fue seleccionado como tapa de la revista Sports Illustrated, convirtiéndose en el primer jugador del secundario nombrado para la tapa. 

También aquí recibiría su primer apodo: The Chosen One ("el elegido")
Durante su cuarto y último año, varios encuentros de St Vincent-St Mary fueron televisados (una rareza para la época) en ESPN y otros canales. Otra vez fue elegido jugador universitario del año, tras promediar 31 puntos, 9 rebotes y 4.5 asistencias por partido. 

Luego de declararse para el Draft de la NBA en 2003, en el cual sería seleccionado número 1 por los Cleveland Cavaliers, franquicia que quedaba a tan sólo dos horas de Akron, una gran cantidad de analistas catalogaban a James como el jugador con mayores expectativas en la historia del baloncesto. Quedaba claro entonces que "El Elegido" sería demandado un nivel de excelencia que nunca se le había exigido a ningún otro jugador. 

Lanzamiento de polvo previo al partido
rutina que James "copió" de Jordan

Sin embargo, es importante destacar aquí tres actitudes de LeBron que sólo le provocaron ser sujeto a una presión aún mayor a la que ya tenía: primero, decidió utilizar la camiseta número 23, en honor a su jugador favorito, Michael Jordan; segundo, también tomó de su ídolo la misma rutina pre partido, y por último, se autodenomino como King James

Estas tres acciones, entendibles proveniendo de un joven adolescente de 19 años, sumadas a la excitación que traía su debut, dan una idea de la clase de presión constante con la que debe haber vivido James.

A pesar de todo esto, The Chosen One lo supo sobrellevar de manera extraordinaria durante sus primeros años, convirtiéndose en una de las máximas estrellas individuales de toda la liga. Fue el jugador más joven en ser seleccionado a un conjunto All NBA (mejores quintetos), en 2005, y en ganar el MVP del Juego de las Estrellas, en 2006. 


Como equipo, los Cavaliers experimentaron un éxito nunca antes visto en la historia de su franquicia, llegando a las Finales de la NBA en 2007 (serían "barridos" 4-0 por los San Antonio Spurs). Aunque a partir de allí la cosa se vino para abajo: en el 2008 fueron eliminados en las semifinales de conferencia por los Boston Celtics, en 2009 una ronda después por el Orlando Magic, y en 2010 los Celtics los volvieron a dejar afuera en la misma ronda que dos años atrás. 

James, quién era sujeto a criticas cada vez que su equipo perdía, fue especialmente reprochado luego de la serie con Boston, cuando algunos analistas citaron una falta de ganas por parte de la estrella.



El verano del 2010 lo cambiaría todo: el dos veces ganador del MVP de la temporada regular (hasta ahí) estaba listo para convertirse en agente libre y fue cortejado por una gran cantidad de franquicias. En otra muestra de su inmadurez como persona -todavía recién tenía 25 años- LeBron decidió anunciar con que franquicia firmaría mediante una emisión televisiva en vivo, llamada The Decisión

La transmisión consistió de una serie de preguntas realizadas por el periodista Jim Gray (autor de la idea), hasta que, finalmente, King James hizo saber al mundo que se dirigiría a "South Beach",como dice en el video, para jugar en el Miami Heat. The Decisión fue criticada mundialmente, catalogada como innecesaria e irrespetuosa, especialmente para los fanáticos de los Cavaliers.


De izq a der: Chris Bosh, Dwayne Wade
y Lebron James, el "Big 3"

Si bien la manera en la cual comunicó su decisión fue errónea, los motivos de ella fueron correctos: LeBron pasaría de jugar en un equipo sin estrellas a un conjunto que ya tenía a Dwayne Wade, ganador del MVP de las Finales en 2006, y que aparte había logrado firmar al ala pivot de los Toronto Raptors, Chris Bosh, otro All Star de la liga. 

Sin embargo, la imagen de King James cayó fuertemente en su primer año en Miami. Para nada ayudó la derrota que sufrió su franquicia en las Finales ante los Dallas Mavericks, durante las cuales promedio unos pobrísimos tres puntos en los últimos cuartos de cada partido. 

Luego de lo que representó el punto más bajo en su carrera, James utilizó todas las vacaciones para mejorar como jugador y madurar como persona. Con la ayuda de la leyenda Hakeem Olajuwon transformó su estilo de juego, pasando a un juego más interior y aprovechando su increíble combinación de fuerza y agilidad para postearse más, y alejarse así del tiro externo, dentro del cual nunca había sido muy efectivo desde un principio.


Pero aparte de eso, una vez que comenzó la temporada 2011/2012, se lo pudo ver disfrutando del juego que a fin de cuentas es el baloncesto, cosa que no se veía desde sus primeros años en Cleveland. 

Todo esto (y grandes actuaciones de Wade y Bosh) lo llevaron a conseguir su tercer MVP de temporada regular. Pero aún más importante, a lograr, por fin, su primer anillo de campeón, tras vencer a Oklahoma City Thunder en las Finales (fue nombrado MVP de éstas).

Su cambio de actitud -y su victoria en las Finales- lo ayudaron enormemente a recuperar su imagen, a tal punto que hoy en día LeBron posee la remera más popular a nivel mundial, y es el jugador con mayor ganancias provenientes de la venta de zapatillas de deporte (gana más del triple que el segundo, Kobe Bryant). 


También es la cara de companías multinacionales como Samsung, McDonald´s y Sprite, a tal punto que acaba de salir un nuevo gusto, el "Sprite 6 Mix", el cual lleva su nombre en el envase. 

Alegría total tras conseguir su primer
campeonato

Claro que, deportivamente hablando, no se "durmió en los laureles". Todo lo contrario, ya que en la temporada 2012/2013 volvió a ser elegido, por cuarta vez en cinco años, MVP de la temporada regular, ubicándose a uno de Jordan y a dos del récord, poseído por Kareem Abdul-Jabbar. 

En los playoffs volvió a demostrar su enorme talento, promediando 25 puntos, 8.5 rebotes y 6.5 asistencias, y luego de derrotar a los Indiana Pacers en una durísima final de conferencia, se coronó bícampeon, venciendo en siete juegos a los San Antonio Spurs.

Esta temporada, si bien no parece estar encaminado a otro MVP, continúa demostrando que es uno de los talentos más únicos que ha visto la historia de la NBA: su posición sería "alero", pero a lo largo de un partido defiende las cinco posiciones, pesa 113 kilogramos y corre como si pesase 90, rebotea, anota cuando es necesario y tiene una habilidad para pasar la pelota que ninguna otra estrella de su magnitud poseyó (tal vez con excepción de Magic Johnson). 


Y lo más increíble de todo, al menos para mí, es como ha podido realizar todo lo expuesto bajo una lupa gigante desde los 15 años, cosa que, debido al avance de los medios de comunicación en comparación con décadas pasadas, no tuvo que vivir por ejemplo Michael Jordan. 


Con esto no estoy diciendo que uno es mejor que el otro (en mi humilde opinión respecto al tema, hasta que LeBron no consiga mínimo 4 o 5 anillos no se puede hablar de comparaciones), sino que la carrera del señor Lebron Raymone James fue, y sigue siendo, de las más especiales que ha vivido el mundo del básquetbol.


Posando con sus trofeos: Larry O´Brien (campeón)en su mano izquierda
y Bill Russell (finals mvp) en su mano derecha