27 jun. 2014

Los Cavaliers toman a Wiggins: ¿suficiente para convencer a LeBron?


En medio del Mundial de fútbol en Brasil y sin tanto alardeo previo como en la National Football League, se realizó ayer el Draft de la NBA. Repito: si bien no tiene la enorme cantidad de cobertura como en la NFL (en la cual es básicamente el tema más relevante por tres meses), el Draft es un momento importante dentro del calendario NBA. 

Este año, el Draft -la selección de 60 jugadores universitarios o extranjeros por parte de las 30 franquicias- será sumamente relevante, por dos motivos: primero, porque se trata de un año en el cual hay varios jugadores con gran potencial para convertirse en futuras estrellas, y segundo, debido a que varios equipos se están preparando para una temporada de agentes libres que podría cambiar el paradigma en la liga.

Todos los jugadores que dijeron presente en el
Barclays Center,en la ciudad de Brooklyn.

Hace dos días, LeBron James y Carmelo Anthony anunciaron que se convertirán en free agents a partir del 1 de Julio (para más información sobre el funcionamiento del draft y free agency). Sumado a ellos esta la posibilidad de que Dwayne Wade y Chris Bosh también decidan salirse de su clausula para poder así elegir su futuro. Agregale la posibilidad de que Kevin Love sea canjeado de Minnesotta hacia alguna franquicia de mercado grande, y se podrían armar escenarios interesantes para cuando comience la temporada 2014/2015. 

Volviendo al Draft, antes de realizar mis comentarios aclaro que, en su mayoría, son basados en videos y lecturas sobre el jugador. Es muy difícil ver partidos completos de básquetbol universitario, ya que son demasiadas las escuelas (el único momento donde se puede hacerlo es durante el NCAA Tournament). Cleveland Cavaliers comenzó la jornada drafteando al canadiense Andrew Wiggins, proveniente de la Universidad de Kansas.

Wiggins, quien ya había sido proclamado como el "próximo LeBron" hace algunos años, jugará en la misma franquicia en la cual comenzó su carrera "King James". No sólo eso, sino que Cleveland es una de las opciones a tener en cuenta de cara a la decisión de James, y la elección de Wiggins podría impactarla (ya sea positiva o negativamente).
En  cuanto a su juego, Wiggins es un escolta muy atlético, capaz de defender múltiples posiciones. Quizá no sea el jugador más "listo" para entrar a una cancha NBA, pero sin dudas es el prospecto con mayor potencial.

Parker, quien mostró su felicidad tras ser drafteado por los
Bucks.

Con la segunda selección, Milwakee Bucks eligió a Jabari Parker. El alero, proveniente de la Universidad de Duke, es probablemente el mejor jugador del Draft hoy en día. Tiene un alto IQ basquetbolístico, junto con un efectivo tiro externo. Su actitud partido a partido fue de las cualidades que más destacó su entrenador en Duke, el legendario Mike Krzyzewski.

Joel Embiid fue la tercera selección, realizada por Philadelphia 76ers. El nacido en Camerún posiblemente hubiese sido elegido número 1, pero una reciente lesión en su pie -que requirió cirugía-, sumada a una racha de lesiones en su espalda, asustaron a las primeras dos franquicias. Aun así, el hecho de haber sido el tercer jugador dentro de un Draft repleto de buenos talentos habla del potencial de Embiid: si se recupera sin inconvenientes, tiene las capacidades como para ser un pivot dominante, tanto en defensa como en ofensiva. 

Uno de los jugadores que más expectativa generaba era Dante Exum. Nacido en Australia, Exum es un base/escolta que maravilló a muchos, pero que no ha tenido una competencia tan alta como el resto de los jugadores nombrados en su "nivel" (Parker, Wiggins y Embiid). A fin de cuentas, fue seleccionado por Utah Jazz en el quinto lugar. Podría parecer extraña la elección, no por la calidad de Exum sino por la destinación, pues Utah drafteó a Trey Burke, otro base, apenas el año pasado. Sin embargo, las características de ambos hacen pensar que podrían formar un tándem interesante en Salt Lake City.

A partir de estos "Top 4", un par de comentarios breves sobre otras selecciones:

-Julius Randle, drafteado en el séptimo lugar por Los Ángeles Lakers, es un gran ala-pivot. Egresado de Kentucky, llevó a su universidad a las finales del NCAA Championship. Posee una presencia en la pintura que demandará la atención de los rivales, aunque debe aprender a postearse más.


-Boston Celtics tuvo un muy buen Draft. Primero, con la sexta selección, nombraron a Marcus Smart, base de Oklahoma State. Luego, con la pick número 17, se llevaron a James Young, otro alumno de John Calipari en Kentucky. Este último fue visto como un "robo", ya que Young tiene talento para ser top 15, al menos.

-Los 76ers también se quedaron con el mejor prospecto internacional: Dario Saric. El croata, que recientemente firmó un contrato de 3 años con el club turco Anadolu Efes, fue drafteado Nº12 por Orlando Magic, para luego ser traspasado a Philadelphia (por la décima selección, Elfrid Payton).

-Finalmente, Miami Heat escuchó a LeBron. El Heat fichó a Shabazz Napier, reciente campeón NCAA con la Universidad de UConn. Durante el campeonato, el alero de Miami había twiteado que Napier era su "jugador favorito" en todo el básquetbol universitario. Quizás, en un intento por quedar bien con James -futuro agente libre- Pat Riley y compañía realizaron el canje: Charlotte Hornets, quienes draftearon a Napier en la vigesimocuarta posición, recibieron a P.J Hairston, la vigesimosexta elección.

16 jun. 2014

Game 5: Salud, Campeones!


Se hizo esperar, pero llegó. Después de un año de sufrimiento tras la derrota en el Game 6 de las Finales del 2013, cuando se encontraban cinco puntos arriba con 28 segundos restantes, los San Antonio Spurs se consagraron campeones de la NBA, sumando el quinto trofeo para la franquicia.

Difícil resumir lo que hicieron los Spurs, quienes derrotaron decididamente al bicampeón Miami Heat, que solo contó con el aporte de LeBron James, el cual no fue suficiente para frenar a la máquina aceitada de San Antonio.

Un par de números, para seguir con la corriente: 

-Quinto título para la franquicia, que se ubica cuarta en la historia de la liga, a un campeonato de Chicago Bulls (y a varios de Boston Celtics y Los Ángeles Lakers)

-Quinto también para Gregg Popovich y Tim Duncan, únicos jugador/entrenador que estuvieron presentes en los cinco títulos. Duncan iguala la línea de históricos como Kobe Bryant y Magic Johnson y se pone a uno del gran Michael Jordan. Para Pop, si bien todavía sigue lejos de Red Auerbach y Phil Jackson, empata a Pat Riley y John Kundla como el tercer DT con más anillos.

Estaba viniendo... y llego

-Cuarto para Tony Parker y Manu Ginóbili, las otras dos partes de este "Big 4". Estos dos jugadores son, obviamente, los "internacionales" mas ganadores en la historia de la NBA, y hoy superaron a nombres como Larry Bird, igualando a otras leyendas como Shaquille O´Neal.

Pero yendo al partido, se podría decir que fue un ejemplo de la temporada de San Antonio. Comenzaron perdiendo -la ventaja para el Heat llegó a ser de 16 puntos- pero, de a poco, con paciencia y juego en equipo, lo fueron achicando. Los que lideraron la remontada fueron Kawhi Leonard -MVP de las Finales- y Ginóbili. Entre ellos anotaron 15 de los 25 puntos de los Spurs, dándole la vuelta al encuentro y yendo al descanso arriba 47-40.

Por tercer juego consecutivo, el tercer cuarto tuvo los momentos definitorios. LeBron intentó una vez más ponerse el equipo al hombro (terminó con 31pts, 10 reb y 5 asist) pero fue el australiano Patty Mills el encargado de decirle que hoy no iba a ser su noche. Mills, quien en las Finales del año pasado se la paso sentado en el banco, clavo cuatro triples en el período y terminó con 17 porotos, en una muestra más de la variedad que ofrecen estos campeones.

El final fue una fiesta. Los Silver&Black arriba por veinte, cada jugador tuvo su ovación. Pero no significa que los soldaditos de Pop hayan dejado de jugar su sistema. Eso nunca: cuando entraron Cory Joseph, Jeff Ayres y compañía, siguieron moviendo la bola, buscando al jugador abierto y esforzándose en defensa.

En fin, estos Spurs representan a la perfección lo que significa jugar en equipo. Sin egos, con trabajo duro y compañerismo, lograron vencer a LeBron y compañía, sumando un nuevo trofeo para su vitrina. Y hacernos recordar, una vez más, que todos siempre es más que uno.





13 jun. 2014

Game 4: La máquina de negro y blanco


No sienten, no hablan ni se emocionan. Solo ejecutan, una y otra vez. Sea en un partido de enero, quizás una visita al frío de Minnesota o un juego en el AT&T Center ante Sacramento, ponele.

O también, porque no, un Game 4 de las Finales de la NBA. Eso hizo ayer San Antonio Spurs, demoliendo a Miami Heat por 107-86, quedando a una victoria de conseguir el tan ansiado trofeo Larry O´Brien y calzarse los anillos de campeón

Digo demoliendo porque ningún adjetivo cuaja mejor cuando se quiere describir este encuentro. Física y mentalmente, los Spurs fueron superiores desde el comienzo hasta el final, destruyendo el ánimo de sus rivales con un movimiento de pelota exquisito y un esfuerzo y compromiso en defensa, que hubiese dejado satisfecho a cualquier entrenador (menos al suyo, Gregg Popovich).

Todo el esfuerzo en defensa de "Sugar K Leonard"

Es cierto que hubo figuras más excluyentes, como por ejemplo Kawhi Leonard, quien continuó su gran actuación en Game 3 (29pts) con una planilla que incluyó 20 puntos, 14 rebotes y 3 tapas. Leonard, colaborando en defensa como ya nos tiene acostumbrados, volvió a demostrar el enorme potencial que tiene. Si el año que viene juega parecido a lo que ha hecho en estos últimos dos partidos, no hay manera que no sea un All-Star.

Pero todos los jugadores de San Antonio dejaron su marca en el encuentro de ayer: Boris Diaw casi firma un triple doble (8pts, 9 asistencias y 9 rebotes), Tony Parker sumó 19 porotos más, Patty Mills volvió a impactar el juego cada vez que entró, y tanto Manu Ginóbil como Danny Green aportaron sus granitos de arena.

Y que decir de Tim Duncan, quien superó la línea mencionada de Magic Johnson, convirtiéndose en el jugador con mayor cantidad de doble dobles en partidos de playoffs. También sobrepasó a Kareem Abdul-Jabbar como el individuo con más minutos jugados en la pos temporada. Histórico.

Volviendo al partido, la verdad es que tuvo poco de interesante. Fue tal la superioridad de los visitantes que hizo del juego uno casi monótono. El momento más "complicado" para los Spurs vino con 7:55 restantes en el tercer cuarto, luego de una bandeja de James que dejó a Miami a 13 puntos. En la jugada siguiente -luego de un timeout pedido por Pop- Diaw le dio la bola a Duncan en el poste bajo y este volvió a calmar la cosa.

Por el lado del Heat, con excepción de LeBron James, el resto del equipo mostró una actitud muy pobre desde el arranque. Mario Chalmers no ha encontrado su ritmo de juego luego de cuatro partidos, Dwayne Wade lanzó un pútrido 3 de 13 de campo, y Erik Spolestra no pudo encontrar a un jugador que le diese un aporte positivo a su grupo.
Tomando los Game 3 y 4, es bastante sorpresiva esta baja en intensidad por parte de Miami, quien no había perdido ningún partido en condición de local durante estos Playoffs.

Ahora tenemos viernes, sábado y el día domingo para pensar todas las posibles ramificaciones que tendría un título para los Spurs. Pero antes de todo ello, los Silver&Black deberán cerrar la serie, cosa que no les será nada fácil (en parte por los demonios del Game 6 del año pasado y en parte porque el Heat no se rendirá así nomás). Quizás veamos a Udonis Haslem insertado entre los cinco titulares de Miami, y seguramente Spolestra traerá un par de variantes bajo la manga. Lo que sea para no perder su chance de tricampeonato, que también podría significar perder a James.

Para San Antonio, quedará la calma de estos días, durante los cuales no podrán permitirse desconcentrarse con preguntas sobre "legados" y salir a la cancha el domingo, en el AT&T Center, listos para, por fin, poder gritar campeón.

Quédense con este video de Patty Mills, la definición de esfuerzo al 100%: 

11 jun. 2014

Game 3: Leonard prueba que no le queda grande el escenario


Dos días después de haber sufrido una derrota dolorosa en condición de local, y contra todos los pronósticos, San Antonio Spurs derrotó a Miami Heat por 111 a 92 y volvió tomar la delantera en las Finales de la NBA, liderando la serie dos juegos a uno.

Luego de haber escapado del estado de Texas con una victoria agónica, la mayor parte de los analistas esperaban que el Heat saliese a todo motor en los primeros minutos, intentando establecer su ventaja de localía. Sin embargo, los Spurs fueron los que comenzaron ejecutando su ofensiva de manera mucho más agresiva comparado con el final de Game 2. Tal es así que en los primeros tres minutos de juego, los visitantes ya habían dispuesto de cinco intentos de tiro libre.

Tiros de campo de los Spurs con  7:25 en el segundo cuarto

De vuelta, lo esperado era que San Antonio baje su efectividad ofensiva, pero a medida que pasaban los minutos se veía que los dirigidos por Gregg Popovich estaban en otra sintonía que sus rivales. 

El primer cuarto se cerró con una jugada que ilustra lo dicho: hacia el final de una muy mala posesión, Emanuel Ginóbili encestó un triple contra la chicharra (con una ayudita del tablero).

En ese primer cuarto, no se puede dejar de mencionar el impacto que tuvo Kawhi Leonard, especialmente en ofensiva. Si bien el joven de 22 años no pudo contener de la mejor manera a LeBron James (14 puntos en el primer cuarto), lo contrarresto anotando 16 en el mismo período de tiempo.

Como era de esperar, los locales tuvieron ciertos momentos, a lo largo del partido, en los cuales se acercaron y amagaron con una posible remontada. El primero de ellos vino con 3:24 restantes en el primer tiempo: Rashard Lewis falló un triple que hubiese dejado a Miami a 12, y en la jugada siguiente los Spurs fueron inteligentes al darle la bola a Tim Duncan en el poste bajo, para que clave su patentado tiro de media vuelta (turnaround bank shot).

Utilizando el tablero,
el tiro patentado de "TD"

El tercer período arrancó con una nueva arremetida del Heat, de la mano de Dwayne Wade -sumó 11 porotos-. Justamente cuando le tocó salir a Leonard, los locales disfrutaron de su mejor momento en el partido, poniéndose a siete puntos (recortando una ventaja que había llegado a ser de 24). 

Allí llegó la segunda gran jugada por parte de un jugador vestido de negro y blanco. Esta vez fue Marco Bellinelli, demostrando una vez más que todos tienen su chance en San Antonio, encestando un triple cuya importancia fue inmensurable.

Con 5:17 restantes en el cuarto, se vio la jugada del partido, que ejemplifica a la perfección el estilo de juego de los Spurs. Patty Mills, quien produjo un impacto positivo cada vez que le tocó entrar, se esforzó no una sino dos veces para dejar solo a Manu, quien luego la volcó.
En el final, se volvió a ver a un Leonard agresivo

El alero terminó con 29 puntos -máxima en su carrera-, 4 rebotes y 2 tapas. Pero, por sobre lo ofensivo, el aspecto más importante de su encuentro fue su defensa sobre James desde el mencionado primer cuarto. Kawhi mantuvo a LeBron, quien venía de meter 35pts el domingo, a 22 (ocho unidades en los últimos 36 minutos de juego).


Si bien la figura excluyente del juego fue "La Garra" (The Claw) Leonard, no quería dejar de mencionar el esfuerzo realizado por Danny Green. El escolta colaboró con 15 puntos (un sólo triple, raro para él) y cinco robos de balón, demostrando una vez más -aunque se hable muy poco de ello- su enorme capacidad defensiva.

Pensando la serie de cara al Game 4, a jugarse este jueves a las 9:00 ET, imagino que el Heat saldrá con una sensación de que deberá ganar si o si el encuentro, algo que muchas veces ayuda al equipo a concentrarse. 

Los Spurs poseen la ventaja de localía y de ganar, dejarían la cosa 3 a 1, con dos posibles chances de cerrarlo como local. De todas maneras, pienso que los jugadores de rol de Miami (Mario Chalmers, Norris Cole y Chris Andersen principalmente), quiénes no vienen teniendo una buena serie, serán la clave para una posible victoria de su equipo.

9 jun. 2014

Game 2: Sin calambres, King James domina


Fue su noche. Luego de haber sido duramente criticado durante los últimos tres días, LeBron James se destapó con una performance fabulosa. Con aire acondicionado y sin calambres en las piernas, el dos veces campeón y cuatro veces elegido MVP de la temporada regular finalizó con 35 puntos, 10 rebotes, 3 asistencias y 2 robos en la victoria de Miami Heat sobre San Antonio Spurs por 98 a 96, igualando la serie por las Finales de la NBA.

Es claro que el Heat necesitó del aporte de otros jugadores para lograr conseguir el triunfo, pero el impactó de James fue sin dudas la diferencia en el partido. 

LeBron y Bosh festejando la victoria

San Antonio comenzó donde había terminado el Game 1: tomando buenos tiros en ofensiva y con un Tim Duncan rejuvenecido completamente. El ala-pivot, nacido en Islas Vírgenes, anotó 11 de sus 18 puntos en el primer cuarto, ayudando a los Spurs a construir una ventaja que llegó a ser de nueve unidades. 

Más tarde, Duncan conseguiría su 157º doble doble en un partido de Playoffs, igualando la marca de Earvin "Magic" Johnson, máxima en la historia de la NBA. 

Sin embargo, a base de esfuerzo, Miami logro igualar el marcador en 43 al finalizar la primera mitad. En ese segundo cuarto se empezó a ver a un LeBron distinto: luego de errar sus primeros tres tiros y cometer cuatro perdidas, James decidió intentar desde más cerca, utilizando su rara combinación de fuerza y agilidad. 

De esta manera, con cuatro bandejas y dos volcadas, comenzaba a agarrar un ritmo ofensivo uno de los mejores -sino el mejor- jugadores del mundo. 

Cuando, a mediados del tercer período, los locales volvieron a sacar una ventaja importante (de seis puntos), fue otra vez el "Rey James" al rescate, pero mediante recursos totalmente distintos. A falta de 5:42, encestó su primer tiro externo -un triple proveniente de una asistencia de Norris Cole- y desde allí no paro: anotó 12 puntos en dos minutos para darle la vuelta al partido y poner al Heat en ventaja.



Tiros de campo de James
No puedo dejar de mencionar aquí cual es el problema -además de lo obvio- de que LBJ sea capaz de encestar estos tiros en forma constante. Básicamente, la estrategia defensiva de los Spurs para con el es muy simple: agruparse en la pintura y dejarle espacio para que lanze un tiro externo

El miedo principal de Popovich (por el cual el método es el correcto desde mi punto de vista) es que la penetración de LeBron es el componente principal del esquema ofensivo diagramado por Erik Spolestra. Mientras más atención se le de a James, más libres quedaran sus compañeros tripleros, bien posicionados en las esquinas.

Volviendo al partido, San Antonio pudo empardar la cuestión, gracias en parte a los aportes de Patty Mills (8pts) y Boris Diaw (7pts, 10 reb) desde la banca. No solo eso, sino que, a 2:26 del final, los Silver&Black se pusieron en ventaja, luego de un triple de Tony Parker.


Tras un intercambio de posesiones infructuosas para ambos, los visitantes volvieron a ponerse arriba -esta vez definitivamente- mediante un triple de Chris Bosh, quien quedo en soledad luego de que LeBron atrajera una doble marca. 

Toda la emoción de "CB"

Una jugada muy similar se dio en el quinto juego de su serie ante Indiana Pacers, pero en esa ocasión Bosh erró el triple. Es curioso como, ese día, James fue criticado por no haber tomado él el último tiro (a pesar de que el pase a Bosh fuese la jugada correcta), mientras que hoy fue alabado.

Por el lado de los Spurs, se puede decir que desde el triple de Parker no volvieron a ejecutar una buena jugada, y hasta se los vio perdidos en defensa. 


Otro aspecto que ayuda a entender el porque de la derrota es el horrendo porcentaje desde la línea de tiros libres: 12-20 (60%) es un número imperdonable para esta etapa del año, sobre todo considerando los cuatro libres que Parker y Duncan marraron consecutivamente en el último cuarto.


La serie se muda al estado de Florida, más precisamente a South Beach, para los juegos 3 y 4. Allí, San Antonio deberá llevarse uno, para volver a hacer valer la ventaja de localía. No será fácil, ya que el Heat se encuentra 8-0 en el American Airlines Arena en esta pos temporada, y sus jugadores de rol siempre han demostrado un nivel superior cuando están en casa.

De cualquier manera, este encuentro le perteneció a LeBron James. Con esta gran actuación volvió a hacernos recordar quien es el "Rey" de la NBA, y a hacernos pensar -al menos a mi- que, cuando su tiro externo esta encendido, no se si existe o ha existido un jugador más completo.




6 jun. 2014

Game 1: Demasiado calor para el Heat


San Antonio Spurs venció a Miami Heat por 110 a 95, tomando el primer juego de las Finales de la NBA. Los Spurs mostraron su mejor cara en el cierre del encuentro, y ahora intentarán ampliar su ventaja en Game 2 (a jugarse este domingo).

El estadio AT&T Center, a punto de vivir el comienzo de
las Finales de la NBA

Pero, como es costumbre, se va a hablar de temas secundarios en vez de lo que realmente importa. Que el calor, que la falla en el aire acondicionado afectó la preparación de los jugadores, que los calambres que sufrió LeBron James y otros aspectos extra.

Ojo, no estoy diciendo que algunos de estos ítem no hayan influido de alguna manera en el desenlace del partido -sobre todo la lesión de James-, sin embargo me parece más apropiado referirse a lo puramente basquetbolistico.

Con respecto al partido, podemos decir que fue cambiante: los Spurs arrancaron fieles a su estilo de juego, moviendo la bola y encontrando el tiro abierto. Manu Ginóbili ingresó y produjo un impacto instantáneo, encestando tres triples y aportando tres asistencias en el primer cuarto, el cual finalizó con una ventaja de 26-20 para los locales.

A medida que pasaban los minutos, distintos jugadores iban dejando su marca en este primer duelo: Marco Bellinelli estampó dos tiros de tres puntos, Boris Diaw contribuyó en distintas áreas (10 rebotes, 6 asistencias y 2 puntos) y Tim Duncan dominó en la pintura. 

Por el lado de Miami, Chris Bosh tuvo una solida primera mitad, totalizando 10pts y 7 reb, mientras que Norris Cole debió reemplazar por varios minutos a Mario Chalmers, quien estuvo constantemente en problemas por faltas.

Mira la sorpresa de
Allen, hace cuanto
que no la volcaba?

El tercer cuarto fue, en pocas palabras, una catástrofe para los Spurs. Es que, luego de tomar una ventaja de 58-49, cometieron nueve pérdidas -incluyendo cinco de manera consecutiva- y llegaron a estar abajo por siete unidades.

Lo peor de estas pérdidas fue que fueron cometidas en "cancha abierta", es decir que le dieron al Heat la chance de contraatacar, algo que los bicampeones saben hacer muy bien. A pesar de haber sufrido todo el tercer período, Gregg Popovich logró recomponer a sus dirigidos, y gracias a unos dos minutos muy valiosos de Tiago Splitter, los locales entraron a la recta final solamente cuatro puntos abajo del Heat.

El aire y los calambres

"Lo que sucedió fue una falla eléctrica en el generador que controla el aire acondicionado en el AT&T Center. No había nada que se pudiese hacer. La decisión de suspender el partido la podrían haber tomado los árbitros o yo, pero nos pareció que estaban dadas las condiciones para continuar con el juego". Esto declaró Rod Thorn, Presidente de las Operaciones Basquetbolisticas de la NBA. 

LeBron y todo su dolor

Al parecer, la temperatura dentro del estadio llegó a los 88° Farenheit (31,1 grados Celsius).No me vengan a decir que nunca jugaron un partido con 30 grados de calor.

¿Puede haber tenido que ver con los calambres que sufrió King James a mediados del cuarto período? Seguro, pero recordemos que LeBron tiene un historial bastante largo en lo que calambres se refiere. De hecho tuvo un episodio similar en otras Finales (las del 2012 ante Oklahoma City Thunder), en un partido en condición de local.

Otro dato a tener en cuenta es que, mientras que todos los jugadores de Miami son nacidos en los Estados Unidos (acostumbrados al mismo clima y a un nivel organizativo de excelencia), siete de los nueve jugadores de los Spurs que vieron acción son extranjeros, acostumbrados a ambientes mucho más tumultuosos que el de ayer (tanto Parker como Ginóbili y Duncan hicieron referencia a esto en sus respectivas conferencias de prensa).

Tiros de campo de los Spurs en el último cuarto

La cuestión es que James no pudo estar en cancha para los últimos 3:59 del encuentro, lo cual indudablemente tuvo un impacto negativo para su equipo. San Antonio -que ya se encontraba arriba por dos antes de la salida de LBJ- no saco el pie del acelerador y enmarcó unos minutos finales de ensueño: de los últimos 11 tiros, 10 fueron con asistencias

Danny Green encontró su tiro externo (arrancó el partido 1-6 de campo hasta clavar tres bombazos en el final), Kawhi Leonard mejoró después de su pésima primera mitad y Duncan terminó con otro doble-doble (está a uno de igualar a Magic Johnson como el jugador con más doble-dobles en partidos de playoffs).

Al final terminó pareciendo una paliza que en realidad no fue. De cara a Game 2, lo principal -obviamente- será la salud de James. Pienso que hará todo lo posible para estar en cancha y poder ayudar a su equipo, experimentado en dar vuelta series tras perder el primer partido. Para San Antonio sería fantástico poder dejar la serie 2-0 y viajar tranquilos a Miami, y para lograrlo deberán reducir el número de pérdidas (23).

5 jun. 2014

Por todos los porotos


Otra vez, y por última en mucho tiempo, es tiempo de adivinar. Básicamente, de eso se trata intentar de "predecir" una serie. Es algo tan difícil y tantos factores pueden alterarse con el correr de la serie que algunos dirían que mucho sentido no tiene. Pero es entretenido igual. 

¿Quién hubiese dicho que Matt Bonner y Rashard Lewis serían los probables titulares en la posición de ala-pivot? Si yo hubiera escrito eso hace dos semanas ustedes hubiesen pensado que yo estaba loco, pero ese es el caso hoy en día.

En Términos Generales

Esta más que claro que estos equipos no son los mismos que se enfrentaron el año pasado. Si bien no han habido muchos cambios en las plantillas, roles de ciertos jugadores han crecido y disminuido, a tal punto que Udonis Haslem y Tiago Splitter, dos pivots de extrema importancia para el Heat y los Spurs (respectivamente), probablemente no verán muchos minutos de acción.

Esto se dará debido al estilo de juego de cada equipo, y como cada entrenador decida plantear su esquema.

Gregg Popovich tiene a su disposición un plantel muy variado, lo cual le permitio -para dar un ejemplo- insertar a Bonner en el quinto juego ante Oklahoma City. El "Cohete Rojo" es lo que se conoce como "stretch four", es decir un jugador de la línea frontal capaz de encestar tiros perimetrales. 

Lo que produjo el cambio Bonner por Splitter fue que Serge Ibaka (ala-pivot del Thunder y uno de los mejores taponeros de la NBA) tenga que salir un poco fuera de la pintura, lo cual en sí le dio más espacio a los penetradores de San Antonio (Parker, Ginóbili y Leonard).

La extraña -pero letal- forma de
tirar que tiene "The Red Mamba"

Erik Spolestra también cuenta con un grupo de vasta experiencia en la pos temporada, aunque si se quiere tiene menos variantes que Pop. Después de buscar y buscar un ala-pivot titular -durante la temporada utilizó a Haslem, Greg Oden, Shane Battier y otros- se la jugó por Rashard Lewis, poniéndolo en Game 4 de las Finales del Este. 

Lewis respondió encestando triples como es costumbre para el (se encuentra en el octavo puesto de la lista de más triples encestados en la historia de la liga) y posiblemente será quien arranque de titular hoy por la noche.

¿Qué significa esto? Simple: ambos conjuntos pondrán en cancha a cuatro perimetrales y un grandote. En el caso del Heat, su pivot será Chris Bosh, quien es lo suficientemente capaz de encestar tiros externos. Teniendo en cuenta que los principales suplentes de los bicampeones son Ray Allen, Norris Cole y Shane Battier (todos tripleros), uno podría pensar que esto puede traerle problemas a los Spurs.

Sin embargo, Tim Duncan -pivot para los Silver&Black- tiene la capacidad de mantenerse cerca de un jugador sin tanta movilidad, como lo es Bosh. 
De no ser así, San Antonio puede utilizar su amplia gama de jugadores y establecer una alineación con cuatro perimetrales (por dar un ejemplo: Parker, Green, Bellinelli, Leonard) y Boris Diaw, un jugador clave para esta serie.

Los Spurs en ofensiva son, al mismo tiempo, predecibles e impredecibles. Esto lo digo porque, a pesar de que todos saben que van a mover la pelota, utilizar el pick&roll iniciado por Parker o Ginóbili, postear de vez en cuando a Duncan y siempre buscar a los tripleros, nadie parece poder frenarlos.


Es cierto que no se han enfrentado a un equipo del nivel defensivo de Miami. Empezando por LeBron James, capaz de defender cualquier posición en la cancha, y siguiendo con una cohesión defensiva impactante, no le dejarán a los Spurs llevar a cabo su danza con tanta facilidad. 



En un duelo que tiene a un equipo con una capacidad de defensa superior y al otro con una ejecución en la ofensiva que te deja babeando, será quien pueda contrarrestar la virtud del oponente quien tenga más chances de quedarse con el título.


Claves a tener en cuenta (de mayor a menor importancia)

1- El impacto que pueda tener Kawhi Leonard: por varios motivos, Leonard es el jugador más importante de esta serie. 

Primero y principal, porque será el encargado de marcar a James durante la mayor parte de tiempo (y cuando no lo este marcando, probablemente le toque defender a Wade). Pero además, para que los Spurs tengan alguna chance, necesitan que su alero aporte algo en ofensiva. Su juego uno vs uno ha mejorado desde el año pasado, como también lo ha hecho su agresividad. 

Se notó en el cierre de la serie ante Oklahoma City, cuando, ante la ausencia de Parker, Kawhi fue quien agarró la pelota y mantuvo a San Antonio a flote. Aquí tenemos un video que muestra la estrategia que utilizan los Spurs para "contener" a LeBron: siempre protegiendo la pintura para que no penetre, y dándole el tiro externo cuando él lo quiera.

2- La salud de Tony Parker/la salud de Dwayne Wade: el base francés viene de perderse la segunda mitad del sexto juego ante OKC, mientras que Wade ha demostrado no poder tener mucha continuidad sin sufrir algún golpe. 

Es difícil decir que equipo necesita más a su jugador, pero pienso que el Heat depende más de D-Wade, solamente por el hecho que San Antonio cuenta con más opciones para un posible reemplazo. De ser necesario, Patty Mills y Cory Joseph han demostrado -con estilos totalmente diferentes- que pueden estar en un escenario tan grande como este.

3- ¿Quién defiende a Timmy en el poste bajo?
el principal candidato posiblemente sea Chris Bosh, pero podría cambiar. Aquí si es donde jugadores como Haslem, Chris "Birdman" Andersen o hasta Greg Oden podrían tener minutos. Duncan abusó a quizás el mejor defensor en toda la NBA, Serge Ibaka, en el tiempo extra del partido final de su serie.

Por otro lado, Bosh es un jugador demasiado importante para el Heat. Spolestra lo llama "nuestro MIP (Most Important Player, en vez de MVP)" y realmente lo es. Cuando esta encendido, su tiro de tres puntos puede ser letal, y como dijimos eso representa un problema para los Spurs en cuanto a alineaciones se refiere.


4- ¿Se presentará el Ginóbili de este año, o el del año pasado?
: son dos jugadores completamente distintos. El Manu del 2013 cometía pérdidas (22 en las Finales) y tomaba malos tiros. El Manu de esta pos temporada es a quien estamos más acostumbrados: ese escolta/base que juega el pick&roll como debe jugarse, que asiste a sus compañeros como deben ser asistidos, y que tiene la pelota cuando a muchos les quema en las manos. El rol del argentino se incrementaría exponencialmente ante una posible ausencia de Parker, y a veces esto puede ser positivo, ya que con Ginóbili como base la bola se mueve mucho más.

5- Jugadores clave para los Spurs (Boris Diaw, Patty Mills y Marco Bellinelli) y para el Heat (Norris Cole, Chris Andersen y Mario Chalmers): ambos equipos tienen sus ases bajo la manga. Por el lado de San Antonio, si Mills y Bellinelli pueden clavar un par de triples cada uno, le agregan una potencialidad a la ofensiva que la haría prácticamente indefendible. Diaw es el más importante de los tres, por su capacidad de postear a jugadores de menor estatura y corpulencia. Su presencia ante Oklahoma definió la serie.

Chalmers y Cole serían los "bases" de Miami, pero muy pocas veces tienen la pelota en sus manos. Su importancia será en el costado defensivo, intentando frenar a Parker y limitando los triples de Green. "Birdman" es un energizante desde la banca y su presencia reboteadora es vital para el éxito del Heat.

Predicciones:

Con motivo de las Finales y todo lo que representan, quise incluir tres breves predicciones por parte de algunos colegas. No tengo dudas sobre su sabiduría con respecto al mundo NBA ni sobre su capacidad de proveer un análisis objetivo:

NICOLÁS FEIGUELBLAT: (@pastafai)

Miami en seis. La localía del Heat hoy en día es casi inquebrantable (están 8-0 en el American Airlines Arena en los playoffs) y San Antonio va a necesitar lo mejor de si para poder sacarles el invicto; algo que hoy no poseen por las molestias en el tobillo de Parker y la inconsistencia en el tiro de tres puntos de Danny Green como en el de Marco Bellinelli.
Veo al Heat robando alguno de los dos primeros juegos en Texas y luego aferrándose con uñas y dientes a los tres duelos en condición de local.

MARTÍN MORDCOVSKY:

Al tratar de realizar una predicción para el resultado de estas finales, hay muchos factores que se pueden tener en cuenta. Hoy voy a destacar dos de ellos, los cuales a mi criterio serán decisivos: el primero tiene que ver con la lesión de Tony Parker, quien ha sido el jugador más importante para los Spurs en los últimos años. Será muy difícil que el equipo comandado por Gregg Popovich venza al Heat sin poder contar con su base titular sano.

El segundo factor a destacar es la ventaja de localía. Por primera vez después de muchos años las finales vuelven al formato 2-2-1-1-1, lo que significa que San Antonio jugará los importantísimos juegos 5 y 7 en el AT&T Center. Pienso que, si la serie queda empatada en 2, los Spurs defenderán su condición de local en ambos juegos y obtendrán la dulce revancha después de lo ocurrido el año pasado. Spurs 4 Heat 3.

IGNACIO RUIZ: (@NeishR)

Spurs en siete. Este año vamos a ver al buen Ginóbili, y Boris Diaw tendrá un mayor impacto en el área ofensiva. También, una de las claves para San Antonio será el trabajo defensivo de Kawhi Leonard y Danny Green sobre LeBron y Wade. Estas dos superestrellas del Heat seguramente mostrarán todo su repertorio a lo largo de la serie, al igual que Duncan y Parker lo harán desde la otra vereda. 

Me imagino un Miami agresivo con buenas performances por parte de Norris Cole y Ray Allen desde la banca. Aun así, siento que los Spurs siguen muy dolidos luego del famoso Game 6 y que utilizaran lo pasado como factor motivante, lo cual terminará resultando efectivo.

------------------

Bueno, me toca a mi ahora parece. Que difícil, teniendo tantas variantes a tomar en cuenta. De entrada, estoy de acuerdo con Martín cuando dice que sin Parker no hay muchas chances para los Spurs.

Asumiendo que Tony pueda mantenerse de pie durante toda la serie -que mínimo irá hasta el Game 6 de cualquier lado-, creo que San Antonio cuenta con las armas ofensivas y defensivas como para frenar a Miami. 

Todo dependerá en la efectividad que tengan James y Wade en sus tiros externos: si empiezan a encestarlos desde temprano la cosa se puede complicar, pero si los erran cerrará aún mas la defensa de los Spurs, haciéndolo más difícil generar tiros simples.

Finalmente, Pop y sus pupilos se embarcaron en una misión desde el momento en que perdieron las Finales del año pasado: volver a este escenario y, esta vez, ponerse el anillo entre los dedos. San Antonio Spurs 4 Miami Heat 3.



Bienvenidos a las Finales de la NBA


Uffff, cuantas cosas pasaron. Exactamente 349 días después de que Miami Heat se coronase campeón de la temporada 2012-2013 tras vencer en un séptimo juego a San Antonio Spurs, estos dos equipos se preparan para disputar una nueva edición de las Finales. 

Será la primer revancha consecutiva desde que los Bulls de Michael Jordan vencieron a los Jazz de Stockton&Malone en 1997 y 1998.

Como ya sabrán, Miami ha llegado a su cuarta final en forma consecutiva, habiendo ganado las últimas dos tras perder ante Dallas Mavericks en 2011 (el primer año de LeBron James como miembro del equipo), y también representará la sexta aparición de Tim Duncan y los Spurs en este gran escenario. Pero antes de aburrirlos con más estadísticas es necesario hacer un poco de historia.

Los 5 Spurs intentando frenar el triple de "Jesus"

Cuantas cosas pasaron, comencé diciendo. Brevemente podemos decir que pasó un invierno largo para quien les habla (o escribe), principalmente gracias a Ray Allen. Ya pasó casi un año, pero igual sigo teniendo pesadillas con ese triple mortífero, que le impidió a los Spurs consagrarse campeones. 

Todavía me cuesta creer como hicieron para reponerse tan rápido y estar tan cerca de ganar en Game 7, y después para tener la temporada que han tenidoTodos cuentan la misma historia: como, el primer día de pretemporada, Gregg Popovich les hizo ver el vídeo del sexto juego una y otra vez, señalando todos los errores cometidos por sus dirigidos, y como decidieron no volver a hablar del tema desde ese día. 

San Antonio prosiguió a ganar la Conferencia Oeste con un récord de 62-20, siendo el equipo con más victorias fuera de casa (30, el siguiente tuvo 25). Por decimoquinto año consecutivo ganaron más de 50 partidos y se metieron otra vez en los Playoffs, como lo vienen haciendo desde hace 17 años (ambas rachas son las máximas en la historia de la NBA).

Lo lograron jugando de la misma manera que en los últimos años: con más ofensiva que defensa, moviendo la pelota, siempre buscando el mejor tiro posible pero a la vez sacrificándose en las rotaciones defensivas. 

Mills y Baynes(16), dos que incrementaron sus roles 

Aparecieron jugadores, como suele suceder: Patty Mills, que tenia una linda raya ya saben donde de tanto tiempo que paso sentado en la banca, se convirtió en el base suplente y registró varios partidos de 20,25 puntos, tomando varios tiros importantes (especialmente triples). Boris Diaw se estableció como una figura importante dentro del equipo, y otros como Aron Baynes y Cory Joseph tuvieron sus momentos. 

Al llegar a la pos temporada, no la tuvieron nada fácil. Este año puede haber sido el más desparejo en términos de competitividad entre conferencias. En encuentros entre un equipo del Oeste y uno del Este, el West tuvo un récord de 283 victorias contra 166 derrotas

Los Spurs comenzarían su camino hacia las Finales enfrentando a los Mavericks, eternos rivales, quiénes se la harían muy difícil. Tras estar abajo 1-2 gracias a otro triple contra la chicharra -esta vez por parte de Vince Carter-, los Silver&Black pudieron darlo vuelta ganando el séptimo y definitorio partido en casa, para avanzar a la siguiente ronda.

En las Semifinales de Conferencia les tocó Portland Trail Blazers, que presentaban al dúo dinámico de Damian Lillard y LaMarcus Aldrige. Sin embargo, los viejos y experimentados Spurs resolvieron la serie con facilidad, llevándosela por 4-1.

Así, llegaron a las Finales de Conferencia, donde se tuvieron que medir contra su peor enemigo: Oklahoma City Thunder. Los primeros cinco encuentros fueron palizas por parte del conjunto local, pero en Game 6 San Antonio pudo quebrar una racha de nueve partidos sin ganar en el Chesapeake Arena , y así liquidar la serie. 

Ahora, para cerrar una temporada de ensueño y -sobre todo, justamente por el rival- de revancha, lo único que les falta es derrotar al mejor jugador de esta generación cuatro veces en siete intentos.

Cory Joseph tuvo minutos importantes en el decisivo Game 6
debido a la lesión de Tony Parker

Facil, ¿no?

No tanto, porque del otro lado están los bicampeones. Desde que King James "trajo sus talentos a South Beach" (su famosa frase en The Decision), el Heat ha perdido una sola serie de playoffs. Hace cuatro años que vienen dominando el Este, y la temporada actual sirve como una prueba más de ello.

Si bien no terminaron con el mejor récord, el conjunto de Miami disfrutó de un 2013/2014 sin muchas complicaciones (finalizaron segundos detrás de Indiana Pacers, con un récord de 54-28). 

Un tema recurrente para Erik Spolestra fue la salud de Dwayne Wade. El joven entrenador fue capaz de administrar de buena manera los minutos de su escolta, quien pudo descansar en 28 encuentrosAdiciones como las de Greg Oden y Michael Beasley ayudaron durante la temporada, pero a partir del comienzo de los Playoffs no han visto mucha actividad.
Aún así, allí se encuentra una de las virtudes más importantes dentro de este equipo: la capacidad de mantenerse alerta y en ritmo de juego a pesar de no siempre estar en la rotación. Jugadores como Shane Battier, Udonis Haslem, James Jones y Rashard Lewis han estado sin jugar por largos períodos de tiempo, pero siempre que les tocó entrar encontraron una manera de contribuir.

(izq a der) Haslem y Battier, voces importantes
 dentro del vestuario de Miami

Se podría decir que el Heat ha tenido un camino mucho más accesible: en la primera ronda, "barrieron" a Charlotte Bobcats. Luego, apenas perdieron un juego ante los veteranos de Brooklyn, quiénes -se suponía- representarían un duelo más complicado.

Finalmente, se dio la Final de Conferencia que todos queríamos ver: Indiana vs Miami. Supuestamente, este era el año en el que los Pacers derrotarían a su archienemigo (quien los había eliminado de la pos temporada en los últimos dos años). Sin embargo, y a pesar de que la serie llegó a definirse con una paliza en Game 6, los dirigidos por Frank Vogel nunca nos hicieron pensar que podían llevarse la serie, la cual termino siendo bastante aburrida.

De estas distintas maneras, estos equipos han llegado a la etapa final. Miami va por el tricampeonato, para unirse a conjuntos gloriosos como los Lakers de Shaq y Kobe o los Bulls de Jordan. Los Spurs van por otro título más, el cual quizás los establezca de una vez como la mejor franquicia de los últimos 20 años.

Todo se empieza a decidir hoy, a las 9:00 ET (10:00 en Argentina), cuando Tim Duncan y Chris Bosh -como en la imagen de abajo- vuelvan a saltar por la pelota.

A continuación voy a subir la nota con el análisis de las Finales y las predicciones, pero lo hago en otra entrada ya que me quedaba muy largo.