25 abr. 2015

Una (breve) oda a Tim Duncan


Aquí termina la anécdota, pero él te mató. Da ví a da. Pará! Más. Pero el tema todavía da para más.

Esta frase, parte de un extraordinario monólogo, me viene como anillo al dedo. Y esta expresión, trillada como pocas, también me viene como anillo al dedo, valga la redundancia.

Cuando se trata de Tim Duncan, anécdotas hay varias. Innumerables, de hecho. ¿Anillos? Claro, esos sí se pueden contar. Uno, dos, tres, cuatro y cinco. Deberían ser seis, pero el destino (y Ray Allen) dijeron que no. Igual, cinco es suficiente. Mucho más que suficiente. 

En menos de dos meses esos cinco podrían convertirse en seis, pero tampoco importaría demasiado. Es que a fin de cuentas, después de tantas anécdotas, lo único que queremos es que el tema todavía dé para más.


Escribir durante los Playoffs es complicado: la acción diaria no te da respiro. Redactar una columna de análisis sobre alguna serie en particular es riesgoso, pues al partido siguiente un equipo puede realizar un ajuste que cambie por completo la forma en la que se venía jugando. Por eso, decidí parar la pelota y no andar tirando estadísticas a lo loco.

Honestidad brutal a continuación: alrededor del jueves por la tarde tuve la idea. La noche anterior había visto otra de sus asombrosas obras maestras. En el segundo partido de la serie entre San Antonio Spurs y Los Ángeles Clippers, Duncan jugó 44 minutos, anotó 28 puntos y bajó 11 rebotes. Por si eso fuera poco, el ala-pivot de los Spurs encestó el 60.8% de sus tiros de campo, y durante la mayoría de ellos el encargado de defenderlo fue DeAndre Jordan, quien finalizó tercero en la votación para el premio de Mejor Jugador Defensivo del Año (el ganador fue Kawhi Leonard, elección con la cual estoy de acuerdo)

En el tiempo extra, San Antonio enfrentaba la posibilidad de caer 0-2 y tener la presión de ganar los próximos dos cotejos. Allí, los actuales campeones de la NBA hicieron lo que hacen siempre que las papas queman: dársela a Duncan. A falta de 3:02 minutos, anotó un doble para dejar a su equipo arriba por tres unidades. Tras el triple de J.J Redick que empató el encuentro, le volvió a dar la ventaja a los Spurs, encestando un tiro imposible (sobre Jordan) mientras se caía al piso:


La actuación de Duncan fue una verdadera obra de arte, pero eso ya lo saben. También saben que ayer San Antonio le dio una paliza a los Clippers en el AT&T Center. Los dirigidos por Gregg Popovich derrotaron al conjunto comandado por Doc Rivers por 100-73 y tomaron la delantera (lideran 2-1 en la serie al mejor de siete). ¿Los números de Duncan? nada de otro mundo: cuatro puntos, siete rebotes, cuatro asistencias y tres tapas.

De nuevo, honestidad: una parte de mí prefiere que el partido de ayer se hubiese dado como el del miércoles, así el nombre de Duncan sonaría más fuerte hoy. De la misma forma en que dedicarle tu columna a un mediocampista que hizo un trabajo aceptable no acarrea el mismo impacto que dedicársela al delantero que marcó dos goles.

Sin embargo, ahora entiendo que no podía ser de otra manera. Hoy, sábado 25 de abril de 2015, Timothy Theodore Duncan cumple 39 años de edad. El nacido en las Islas Vírgenes es el segundo jugador en actividad más viejo -Andre Miller es más longevo- y hasta es mayor que un director técnico! (Brad Stevens, de 38 pirulos).


Tras haber disputado 18 temporadas en la liga de básquetbol más competitiva del mundo, que incluyen cinco anillos de campeón, dos trofeos de Jugador Más Valioso y la mayor cantidad de minutos totales en la historia de los Playoffs, la expresión en la cara de Duncan no ha cambiado. Sigue siendo el mismo personaje tímido, que no necesita hablar demasiado fuera de las canchas: en otro gran cliché, el Big Fundamental deja que su juego hable por él.

Es muy difícil ser el mejor en algo. Sobre todo si ese "algo" es un deporte de alta competencia que te garantiza una vida de fama y dinero. Ser el mejor requiere esfuerzo y dedicación a niveles sobre los cuales no estoy capacitado para hablar. Pero hay algo aún más difícil que ser el mejor: ser el mejor por un buen rato.

A lo largo de sus 18 años como miembro de San Antonio Spurs, Tim Duncan logró la grandeza sostenida. Esa que sólo alcanza la elite de la elite. Michael Jordan, Kareem Abdul-Jabbar, Earvin "Magic" Johnson, Larry Bird, Oscar Robertson y Bill Russell. Las máximas figuras de la NBA le harán compañía a Duncan, aunque poco le importará a él.

Ya habrá tiempo para un perfil más completo sobre la carrera de este hombre. Ojalá que para ese momento falte un ratito. Ojalá queden más anécdotas por vivir. Ojalá el tema todavía dé para más. 

Hoy, sábado 25 de abril, Tim Duncan cumple 39 años. En San Antonio (y en todo el mundo) se hablará del partidazo que tuvo ayer Kawhi Leonard, quien anotó 32 puntos en apenas 18 intentos de campo. ¿Sabés que es lo más loco de todo? Que a Duncan no le va a importar. Es más, prefiere que sea así. 

Desde el 2009 que vengo viéndote. Aproximadamente, te habré visto jugar más de 200 veces y ni una vez me decepcionaste. En tu cumpleaños, yo te decepcioné a vos, porque me atreví a ponerte en mi centro de atención. Desde un rinconcito de Buenos Aires, te agradezco por ser un verdadero profesional. Te agradezco por tu dedicación, por momentos como éste y, principalmente, por demostrarme que el sólo hecho de cumplir con tu trabajo te puede convertir en una leyenda.



18 abr. 2015

Playoffs: el adiós a tu vida normal, parte dos


Antes de seguir con las previas de la Conferencia Oeste (vos viste lo que es este pibe, siempre te pone un antes), quiero retomar el tema de las palabras. Distinto a esa que empieza con pre y termina con dicciones,  en este caso la palabra en cuestión me encanta. Ya se habrán dado cuenta que en varias ocasiones utilizo expresiones del inglés (factor x, big, free agency, etc). Esta tendencia ocurre por dos motivos: primero, porque me encanta el idioma. Segundo, porque las leo constantemente y se me quedan atascadas en la cabeza.

Matchup tiene que ser mi favorita. Anda a saber la razón, pero casi que me genera satisfacción escribirla. La traducción más cercana sería "emparejamiento", y en el básquet generalmente se utiliza para comparar el duelo 1vs1 entre dos jugadores. En este tipo de columnas, también puede referirse a cualquier aspecto del juego de un jugador o de un equipo que le será específicamente problemático o favorable al conjunto rival. POR EJEMPLO: si te estas enfrentando a Golden State Warriors y tenés una pobre defensa de tiros externos, entonces tenés un problema de matchup con GSW.

Otra vez, todos los números son de nba.com/stats. Cualquier duda pueden dirigirla a https://twitter.com/andischimelman. No cobro por consultas. Ahora sí, seguimos con la segunda parte.

(1) Golden State Warriors vs New Orleans Pelicans (8)


Lo que sabemos

Que los Warriors son los máximos favoritos para llegar a las Finales de Conferencia. Dentro de todo lo positivo que se pueden rejuntar -como ostentar la mejor defensa, la mayor cantidad de triples y el mejor diferencial- , quizá las mas importante sea su récord como locales. De 41 encuentros, Golden State perdió apenas 2. Aclaremos que esta ventaja de localía les será favorables por toda la pos temporada, incluyendo unas eventuales Finales.

New Orleans se metió al baile gracias a un triple visto desde República Checa y ahora intentará dar el batacazo. Anthony Davis no es solo el futuro del básquet NBA: es el futuro del mundo. Davis obtuvo el PER más alto de la liga (30.8) y fue uno de los dos jugadores que encestaron más del 60% de sus tiros en el clutch (los últimos cinco minutos de un partido de dos posesiones). Voy a terminar el párrafo acá para que se tomen diez segundos y vuelvan a leer la última estadística. También defiende eh, como verán en el video. Dios mio



Con esto en mente, el matchup que se llevará todas las miradas será Davis-Draymond Green. El candidato para ser DPOY tendrá su mayor test de la temporada y si lo aprueba aumentarán aún más sus chances.  

Lo que no sabemos

¿Terminará de destaparse el monstruo llamado Anthony Davis? Ante los Warriors, Brow promedio 29.5 puntos, 12.5 rebotes y 3.5 tapas, metiendo un 60% de tiros de campo. Si los Pelicans quieren tener una mínima chance, su ala-pivot estelar deberá mantener esos números.

El segundo factor x para los visitantes podría ser Jrue Holiday. El base titular regresó tras una lesión en su pierna. Como regalo de bienvenida, correrá a Steph Curry por todos lados. Ojo, con Holiday en cancha, los dirigidos por Monty Williams anotaron 104.9 puntos cada 100 posesiones en sus duelos contra GSW. Sin él, el número se achica a tan solo 93.1.

Resultado

Nada en el Oeste viene fácil, pero los Warriors poseen un arsenal cargado de variantes y muy capaz de ajustarse a cualquier rival. Le doy un juego a New Orleans por el sólo hecho de que Davis es tan pero tan bueno y seguramente lo demuestre. Aún así, dudo que los fanáticos del conjunto de la Bahía de San Frascisco lleguen a sufrir demasiado.
Warriors 4-1 Pelicans

(2) Houston Rockets vs Dallas Mavericks (7)


Lo que sabemos

No existen las amistades entre franquicias, pero mamita, estos dos no se quieren ni un poquito. Mark Cuban, dueño de los Mavs, no es un hombre de pocas palabras. De la misma forma se describe a Daryl Morey, GM de los Rockets. Mucha historia  fuera del terreno entre las franquicias texanas, como los "regresos" de Jason Terry y Chandler Parsons a sus ex hogares.

En lo puramente basquetbolístico, este es un duelo difícil de explicar.  La temporada de Houston estuvo marcada por las lesiones: primero Dwight Howard, aunque ahora haya regresado, y luego Patrick Beverly y Donatas Motiejunas, dos piezas clave que no estarán. La gran constante fue James Harden, candidato al MVP. 


Además, dos de los cinco líderes en triples encestados
son Rockets

Los dirigidos por Kevin McHale emplean una ofensiva rápida, basada en que la mayor cantidad de tiros posible sean intentos de triple desde las esquinas o bandejas. Harden fue el mejor asistidor de la liga en triples de este estilo, sirviendo 131 tiros para sus compañeros (casi 50 más que el segundo en la lista, LeBron James. 

El antes y el después de Dallas se da con el canje que trajo a Rajon Rondo. El controversial base mejoró -apenas- lo que era una débil defensa, pero en el balance general se podría argumentar que su presencia no es positiva para el equipo. Luego del canje, la ofensiva de los Mavericks promedió casi 10 puntos menos por partido. En los cotejos mano a mano, el diferencial de los Mavs fue -11 con Rondo en cancha y +10 con Rondo en la banca. 

Lo que no sabemos

Las complicaciones que traen los matchups en el perímetro. ¿Quién marca a Harden?. La salud de Devin Harris y Chandler Parsons, ambos acarreando lesiones. ¿Quién es el verdadero base de los Rockets? ¿No deberían descalificarte si termina siendo Terry?

Dos tendencias a tener en cuenta para los dirigidos por Rick Carlisle. Monta Ellis fue 2-19 en triples ante Houston, por lejos su peor marca ante cualquier oponente. Esto deberá cambiar. Dirk Nowitzki mejoró su porcentaje de campo en cada uno de los cuatro encuentros, pasando de un 22% a un 64%. Esto deberá continuar.

Resultado

Ambos tuvieron suerte de cruzarse en primera ronda; ninguno me convence como serio candidato. Aún considero a Carlisle como uno de los mejores tres entrenadores en la NBA y confiando en su capacidad no imagino que esto se resuelva en menos de seis encuentros. El único matchup donde Dallas podría sacar una ventaja sería entre los bases. Dependerá de Rondo, que suele elevar su nivel en Playoffs, hacer de esta una serie emocionante.
Rockets 4-3 Mavericks

(3) Los Ángeles Clippers vs San Antonio Spurs (6)


Lo que sabemos

Si los dos anteriores no son candidatos, acá tenemos un dúo que tranquilamente se podría haber cruzado en una de las rondas finales. Los Spurs ganaron 21 de sus últimos 25 duelos, pero la derrota ante los Pelicans los bajó del 2º al 6º lugar. Los Clippers también vienen encendidos tras ganar 14 de sus últimos 15.


Chris Paul y Tony Parker, cara a cara una vez más. Cualquier otro matchup es secundario, aunque probablemente no se defiendan el uno al otro. La tarea de contener a CP3 recaerá en Kawhi Leonard, mi DPOY. El francés, llave para abrir la ofensiva de ritmo que pregona Gregg Popovich, sí será marcado por Paul. El base es el alma de Los Ángeles: la diferencia entre la efectividad de los Clippers con y sin él es la mayor de cualquier jugador en toda la liga.

La importancia de CP3 para los Clippers

A pesar de no contar con la ventaja de localía, San Antonio posee otras armas sobre las cuales se centrará. Principalmente, el beneficio de disponer de un plantel extenso, comparado con la pobre rotación de LAC. El quinteto titular de los Clippers fue el que más minutos jugó (302 más que el siguiente, una barbaridad) y la producción generalmente se cayó en picada una vez que ingresaban los suplentes. 

Es cierto que en la pos temporada la distribución de minutos disminuye, pero la oportunidad de los Spurs existirá en los momentos cuando las estrellas rivales deban tomar asiento, aunque sea por un ratito.

Lo que no sabemos

¿Popovich usará el Hack-a-DJ? Mentira, todos nos estamos preparando para que Jordan promedie 15 tiros libres por partido como mínimo. En uno de los cuatro duelos mano a mano, el pivot intentó 28. 

Tiago Splitter se perdió los últimos seis encuentros por una lesión en su pantorrilla. Aparentemente, el brasileño estaría listo para jugar y su presencia en la pintura ayudaría a contener al dúo Griffin-Jordan. De no contar con Splitter, caería una enorme responsabilidad sobre Aron Baynes, que no está acostumbrado a promediar tantos minutos.

En caso de que Popovich quiera contrarrestar la fortaleza rival, podría darle más rodaje a pivotes con tiro externo como Matt Bonner, para así quitar a un protector del aro del contrario. 

Resultado

Es una lástima que una de estas franquicias se despida tan temprano, pero así es el Oeste. Ambos quintetos titulares son formidables, y actuaciones individuales de cualquiera de los cinco podrían cambiar el rumbo de un partido. La clave, al menos para una eventual victoria de San Antonio, está en la banca. La alineación que posteó el mejor diferencial ante los Clippers estuvo compuesta por Marco Bellinelli, Boris Diaw, Cory Joseph, Manu Ginóbili y Tim Duncan (cuatro suplentes). Más que nunca, el plantel largo de los actuales campeones deberá marcar la diferencia.
Spurs 4-2 Clippers

(4) Portland Trail Blazers vs Memphis Grizzlies (5)


Lo que sabemos

Que Portland, a pesar de ser el cuarto preclasificado, no tendrá ventaja de localía. Al ser ganador de división pero contar con un récord peor, los Blazers arrancarán la serie en el GrindHouse. Los desenlaces de las campañas regulares de estas franquicias son realmente una lástima. A mitad de temporada, ambos eran serios candidatos al título, pero fueron sufriendo varias lesiones que hoy los alejan de la pelea.

Portland perdió a Wes Matthews, el alma dentro del plantel, y su reemplazante -Aaron Afflalo- se encuentra entre algodones. Además, no olvidemos que LaMarcus Aldrige viene jugando con una lesión en su dedo desde hace varios meses. Memphis no tuvo tanta mala suerte, aunque hoy por hoy la salud de Mike Conley, Tony Allen y Marc Gasol no sea la ideal. El pivot sigue siendo uno de los mejores pasadores de su puesto:



En los encuentros mano a mano, los dirigidos por Dave Joerger disfrutaron de su mejor nivel. Memphis fue el único conjunto que venció a Portland cuatro veces, estableciendo su cuarto mejor rating ofensivo ante cualquier rival. Un dato increíble: los Grizzlies, que encestaron un 33.9% de sus intentos de triple, clavaron un 51% ante los comandados por Terry Stotts.

Lo que no sabemos

¿Quién será el escolta de los Blazers? El rol quedará repartido entre CJ McCollum, de buen presente, y Afflalo si es que puede volver de su lesión. 

Los ojos de todos irán para el matchup de Aldrige vs Zach Randolph, pero a prestarle atención a un nuevo duelo de bases. En los partidos disputados entre sí, Conley tuvo un diferencial de +75, y su equipo se vio -41 en los minutos sin él. Damian Lillard tiene reputación de ser un defensor por debajo de la media, pero aseguraría que no hay una persona en el estado de Tennesse que quiera verlo con el balón en las manos en una situación definitoria.

El francés Nicolas Batum, por siempre inconsistente, podría ser el factor sorpresa para que los Blazers tengan una chance. Su matchup con la combinación de Green y Tony Allen -uno de los mejores defensores en el perímetro- también será interesante.

Resultado

Ufff, que complicado. Tiene toda la lógica que las series 4vs5 sean las que más me hayan costado descifrar; siempre suelen ser las de mayor paridad. Todo parecería apuntar hacia una victoria de los Grizzlies, pero Portland tiene ese maldito hábito de sorprenderme cada vez que dudo de ellos. Lillard en el último período es inquebrantable. Con esto dicho, no creo que esta vez me tapen la boca.


Grizzlies 4-2 Blazers

Playoffs: el adiós a tu vida normal, parte uno


¿No sentís el aire más puro? ¿Los árboles más verdes, el cielo más azul? ¿El tráfico de la calle te molesta menos? ¿Acaso la gente es más amable con vos? ¿No?
Que bueno, porque yo tampoco. Sigo detestando a los colectiveros y taxistas, cada vez discuto más con desconocidos y realmente no recuerdo la última vez que "sentí" al aire.

Pero es lindo pretender que todas esas preguntas podrían ser ciertas por el simple hecho de que nos encontramos a pocas horas del comienzo de la mejor época deportiva del año. La segunda mitad de abril, todo el mes de mayo y algunos días de junio. Casi dos meses encierran a los Playoffs de la NBA y cuesta creer la cantidad de emociones que se pueden experimentar en tan poco tiempo.

Amo y a la vez odio las columnas de predicciones. Mentira, la realidad es que las adoro en un 99.9%. Lo que no puedo soportar es la palabra "predicción". El concepto de la misma es estúpido: nadie puede predecir el futuro. Buscando información para esta columna releí varias del año pasado y la gran mayoría "predecía" que San Antonio Spurs iba a barrer a Dallas Mavericks en la primera ronda (los Spurs ganaron pero en siete juegos en lo que terminó siendo la serie más difícil para los campeones). De vuelta: nadie puede predecir el futuro.

Sin embargo, citando las palabras de un célebre escritor -yo-, si existen las conjeturas más probables que otras, basadas en el estudio estadístico y en el uso del sentido común. Ahora que mi conciencia esta limpia de esa palabra que no volveré a nombrar, es hora de analizar las series de primera ronda de la Conferencia Este.


Antes, (viste, siempre tengo un antes) un latiguillo que le copié al gran David Aldridge: si erro alguna de mis predicc.. ooole. ¿Creíste que la iba a escribir no? Decía: si erro alguno de mis vaticinios, no te me vengas a hacer el vivo con que no se nada y todo ese tipo de comentarios hirientes. Ojo, si llego a acertar, olvídate. Te lo voy a hacer saber hasta que me corten las manos (por ejemplo, como cuando el año pasado emboqué 13 de las 15 series de pos temporada). Son mis reglas.

(1) Atlanta Hawks vs Brooklyn Nets (8)


Lo que sabemos

Ninguna de las 16 franquicias que ingresaron a la fase final miró su cruce con tan buenos ojos como los Hawks. Para que quede claro: no es que solamente vencieron a los Nets en los cuatro encuentros que disputaron entre sí durante la temporada regular. Los aniquilaron. Según NBA.com (lo pongo una vez pero todas las estadísticas fueron extraídas de http://stats.nba.com/, les aconsejo que la miren y que sigan el trabajo del enorme John Schumann) Atlanta fue el rival que más puntos le anotó a Brooklyn en toda la liga. Usa la categoría que quieras: 114 puntos, 118.3 rating ofensivo y con el 76.4% de canastas asistidas (también la máxima marca de cualquier oponente).



Este duelo representa un choque de sistemas. Por un lado, la ofensiva en ritmo que plantea Mike Budenholzer, basada en el arte que practica San Antonio. Por el otro, la anticuada versión de Lionel Hollins, un técnico chapado a la antigua que sigue diagramando jugadas de uno contra uno. No por nada los primeros tienen el sexto mejor ataque en la NBA mientras que los últimos no superan la media de la liga. El problema no se da en un solo lado del terreno: los Nets son el único equipo de Playoffs que posee un diferencial negativo (-236).

El giro positivo que se le puede dar a la estadística sería que el conjunto neoyorquino tuvo un récord de 24-18 en partidos en los cuales la diferencia era de cinco puntos o menos a falta de cinco minutos. Generalmente, ese es el estilo de juego en esta etapa de la competencia. Sumado a esto, el resurgimiento de Brook Lopez (19.7 puntos y 9.2 rebotes por partido desde el parate por el All-Star Game) presenta una dificultad para Atlanta, pues no poseen un defensor natural para frenar a Lopez en el poste bajo.

Lo que no sabemos

Lo que más debe estar preocupando a los fanáticos de los Hawks es el estado del hombro derecho de Paul Millsap. El ala-pivot volvió a las canchas para el último cotejo de la temporada regular tras perderse cinco encuentros. No hace falta ser un genio para darse cuenta de la importancia de Millsap para el éxito de su equipo: los lidera en puntos, rebotes, robos y minutos por partido. 

Con excepción de Joe Johnson, -y del mencionado Lopez- Brooklyn no dispone de jugadores que puedan crear canastas en el uno contra uno. El croata Bojan Bogdanovic o el base suplente Jarrett Jack son nombres a tener en mente cuando se piensa en posibles factores x (aspectos del juego imprevistos que pueden cambiar el resultado final).

Resultado

La salud del ex Utah Jazz podría enmarañar la trama de una serie que parecería estar definida desde antes de que se realice en primer salto. Aún así, la versatilidad del plantel del equipo que contará con la ventaja de localía parecería ser demasiado para los visitantes. No muchos creen que el primer preclasificado del Este tenga lo necesario para llegar lejos, pero por ahora no deberían tener problemas para avanzar a la siguiente ronda.
Hawks 4-0 Nets

(2) Cleveland Cavaliers vs Boston Celtics (7)


Lo que sabemos

Si Hawks-Nets representa un choque de sistemas, este duelo es directamente un contraste de realidades. Estamos hablando del equipo más "estelar" de toda la liga contra el de menor renombre, al menos entre los clasificados. No me refiero a la franquicia en sí, sino a los jugadores. LeBron James, Kevin Love y Kyrie Irving de un lado. Avery Bradley, Isaiah Thomas y Evan Turner del otro. Saquen sus propias conclusiones.

Sus objetivos son diferentes, pero su reciente pasado los tiene de buen humor. Desde el 2 de febrero, Cleveland y Boston disfrutaron de los mejores cierres (23-9 y 24-12, respectivamente) de campaña. Se repartieron los duelos mano a mano, pero cabe aclarar que los dos triunfos de los Celtics vinieron en partidos en los cuales David Blatt le dio descanso a varios de sus hombres principales.

Los Cavs promediaron 116 puntos a casi un 50% de campo en sus victorias (ante Boston), lo que sirve como reflejo de su año. La franquicia de Ohio posee la cuarta mejor ofensiva de la liga, pero su defensa ha dejado mucho que desear (104.1 es su rating defensivo, 20º en la tabla). No han utilizado los talentos de Love de la mejor manera, pero con el potentísimo dúo de James e Irving son capaces de ganar en cualquier cancha.

Stevens, la esperanza de Boston
En Beantown, todo revuelve alrededor de Brad Stevens. El ex entrenador de la Universidad de Butler ha hecho una labor fenomenal en su segundo año al frente de este equipo, especialmente cuando se tiene en cuenta que la plantilla fue cambiando sin cesar. Debido a la gran cantidad de canjes y acciones realizadas por el GM Danny Ainge, Stevens manejó a 22 jugadores distintos y aún así logro establecer su estilo de juego.

Lo que no sabemos

¿Cómo afectarán las luces brillantes de la pos temporada a ambos conjuntos? Este será el debut para Irving y Love, y las críticas no tardarán en llegar si ellos no están a la altura de las circunstancias. Si bien las expectativas no son las mismas, casi todos los Celtics harán sus primeras armas ante un rival de calidad y la presión podría ser demasiada.

El perímetro de Boston le puede pelear palmo a palmo al de Cleveland. Marcus Smart y Bradley son dos excelentes defensores, mientras que Thomas representó la inyección de ofensiva que se necesitaba. Los de verde promedian 109.2 puntos cada 100 posesiones con su base suplente en cancha y apenas 98.8 sin él. 

El problema reside en la línea frontal. La falta de protección de su aro permitiría penetraciones accesibles para LeBron. Si la defensa visitante se ve forzada a ayudar en demasía en la pintura, se abrirán callejones para la armada de tiradores de los Cavs.

Resultado

No suelo jugármela con dos barridas, pero la realidad es que veo a ésta con más chances de convertirse en realidad. El poderío de Cleveland es simplemente demasiado para un grupo joven y sin una estrella que se cargue al resto en sus hombros.
Cavaliers 4-0 Celtics

(3) Chicago Bulls vs Milwaukee Bucks (6)


Lo que sabemos

Que si te gusta ver pelotas ingresando a canastos, cambies de canal. Los Bucks ostentan el segundo mejor rating defensivo en la NBA (99.3 puntos permitidos) y, si bien el rating general de Chicago es 11º, parecen dar un salto de calidad cuando enfrentan a Milwaukee dado que tienen el segundo mejor rating ante ellos.

Otra franquicia que pudo dar la vuelta con la llegada de un nuevo director técnico. Jason Kidd también merece ser reconocido por haber llevado a un equipo que había ganado 15 partidos en la temporada pasada a un récord de 41-41. Thibodeau, constantemente criticado por la excesiva cantidad de minutos que les da a sus dirigidos, podría despedirse del club si no logra una victoria aquí.

Con Jimmy Butler, Pau Gasol y Nikola Mirotic disfrutando de campañas extremadamente positivas, Chicago se rearmó y hoy presenta una de las plantillas con mayor versatilidad. Su arma de fuego radica en la presión que pueden generar en la línea frontal combinando a Gasol, Mirotic, Joakim Noah o Taj Gibson. En el video, los dos últimos usan su enormidad para establecer una doble pantalla para Mirotic, muy capaz de encestar desde afuera. 


Los Bucks defienden con hombres largos de brazos y de gran capacidad atlética. Tienen en Giannis Antetokounmpo a uno de los jugadores más complejos para descifrar en el marcaje. Si bien el griego es joven, ha demostrado flashes de grandeza en momentos de tensión.

Lo que no sabemos

El estado de la rodilla izquierda de Derrick Rose. El estado de la rodilla derecha de Derrick Rose. Básicamente, ¿Cómo anda Rose? El base que tanto ha sufrido por lesiones durante los últimos años retornó una vez más a la acción y se espera que no tenga problemas para ser titular. No es que el nivel de los Bulls varíe demasiado con o sin él: cuando Rose está en cancha, su equipo saca una diferencia de 2.4 tantos, mientras que el rating ofensivo aumenta solamente en 0.9 puntos.

Volviendo a lo dicho al principio, se podría pensar que si la gran incógnita era el desarrollo de la defensa de los Bulls, sus problemas fueron resueltos por el rival que les tocó. Sin embargo, faltaría tener en cuenta una variable con nombre y apellido: Michael Carter-Williams. El base que obtuvo la franquicia de Wisconsin en la fecha límite de canjes disputó un solo encuentro ante Chicago y respondió con 21 puntos, 10 rebotes y 47.4% de campo.

Resultado

Me gustaría pensar en duelos más parejos, pero mis manos no le pueden mentir a mi cabeza. Aún sin Rose, creo que los Bucks no harán pesar su localía en los partidos que les toque y que la fortaleza del plantel rival será un obstáculo difícil de sortear. Los cotejos serán cerrados y no descarto la posibilidad de que Giannis se vista de héroe, pero dudo que pase del quinto juego.
Bulls 4-1 Bucks

(4) Toronto Raptors vs Washington Wizards (5)


Lo que sabemos

Por fin una serie apretada! Esto es lo lindo de los Playoffs: no tener ni idea quien va a pasar de ronda. Aquí se miden dos realidades similares: los dos comenzaron la temporada con muchas expectativas, los dos bajaron las mismas luego de decepcionantes segundas mitades. Dwane Casey y Randy Wittman, entrenadores de cada franquicia, se encuentran bajo la lupa y sus puestos podrían depender del resultado final.

Las semejanzas no culminan ahí. Ambos tienen como líder a su base -Kyle Lowry y John Wall- secundado por un escolta de renombre -DeMar DeRozan y Bradley Beal- y un dúo de grandotes que alterna buenas y malas. La principal diferencia: Washington ganó su serie de primera ronda el año pasado (siendo 5º a los Bulls) mientras que Toronto (era 3º) cayó ante Brooklyn en siete juegos.

El +/- es donde hay que mirar para ver la diferencia
Si los Raptors quieren sentirse confiados sobre un aspecto, ese sería el aporte que pueden otorgar sus suplentes. Mirando la tabla de la derecha podemos entender que los Wizards dependen demasiado de su quinteto titular, ya que su diferencial cuando dos o menos están en cancha es de -236. En cambio, la franquicia canadiense se desempeña aún mejor cuando miembros del banquillo salen al parquet.

Pensando en esta clave, es importante saber que la banca de Toronto fue la séptima que más puntos promedio ante Washington, anotando exactamente 40 puntos por partido.

Los de Casey triunfaron en los tres cotejos entre sí y lo hicieron asistiendo en un 56.4% de sus canastas, por encima de su media. El conjunto de la capital argumentará que Beal sólo participó de un encuentro y que su capacidad defensiva -quinto mejor rating como equipo- les permitirá frenar a la tercer mejor ofensiva de la liga.

Lo que no sabemos

Establecimos que la clave está entre los suplentes. Entonces, ¿Podrán Lou Williams, Patrick Patterson y Greivis Vasquez, los tres principales suplentes, sacar la diferencia? Entre todas las alineaciones que se vieron en más de 10 partidos, la de mejores números ofensivos y la de mejores números defensivos tiene a dos únicas constantes: Williams y Patterson.

Del lado de los Wizards, su esperanza radica en su experiencia. La temporada descomunal de Wall no va de la mano con la de el resto de sus compañeros, con lo cual alguien deberá resurgir. Paul Pierce, veterano de mil batallas con los Celtics, viene a la cabeza rápidamente. Pierce fue letal en los momentos clave contra los canadienses, como miembro de los Nets.

Resultado

Al principio me inclinaba por los Wizards, pero debo admitir que las estadísticas me hicieron cambiar de opinión. Ninguno de los dos se hace fuerte en su cancha, pero si esto llega a un séptimo y decisivo partido pienso que Toronto aprenderá del año pasado y no volverá a dejar pasar la chance.
Raptors 4-3 Wizards

13 abr. 2015

Bienvenidos a la entrega de premios NBA, edición 2014/15


La realidad es que tenía aproximadamente diez formas de arrancar esta columna con una pizca de "humor" (las comillas van porque claramente todas mis ideas son solamente graciosas en mi cabeza), pero después de tomar en cuenta factores como mi ya mencionada dificultad para hacer reír a los demás, mi -no mencionada pero si ya conocés este blog seguro te habrás dado cuenta- incapacidad para resumir y la cantidad de datos estadísticos que deben acompañar una nota de este estilo, decidí cortar por lo sano.

No miento con que me es imposible resumir eh, todo ese párrafo es una sola oración. Mamita...

Antes de comenzar, una noción para tener en cuenta: dado que este no es un ballot (la traducción que más se le aproxima sería una combinación entre "papeleta", "boleta" que se utiliza para votar) oficial, no incluiré absolutamente todas las categorías que tendría uno de ellos. Ojalá algún día me vea obligado a hacerlo.

Vayamos entonces a lo importante. Acá están, estos son, mis elecciones para los premios individuales de la temporada regular de la NBA (estadísticas utilizadas fueron extraídas de http://stats.nba.com/?ls=nbacom y http://www.basketball-reference.com/):

Rookie Of the Year (ROY)

1- Andrew Wiggins
2- Nikola Mirotic
3- Elfrid Payton
4- Nerlens Noel
5- Marcus Smart

La joven promesa de Andrew Wiggins
Lo que a mitad de temporada parecía una obviedad terminó siendo mucho más competitivo. Wiggins tuvo un año difícil casi desde el momento en el que fue drafteado número 1 por Cleveland Cavaliers. A pesar de ser canjeado a Minnesota Timberwolves antes de jugar un segundo de básquet en la NBA, el joven de apenas 20 años se manejó con total profesionalismo durante toda la situación. Una vez comenzada la temporada, el canadiense mantuvo su perfil sereno fuera del parquet, aunque dentro de él empezó a aterrorizar rivales con su tremenda capacidad atlética.

Fue Novato del Mes en noviembre, diciembre, enero y febrero, cargando en sus hombros a uno de los peores equipos del año. Hasta el momento participó de los 80 juegos de la temporada y lidera la tabla de Minutos Totales (2887, más de 36 por partido). Sus números defensivos no son buenos, aunque esto está más relacionado al bajo nivel de los Wolves como conjunto. Individualmente, demostró que tiene potencial para ser uno de los mejores defensores en el perímetro, apagando a estrellas como James Harden, LeBron James y otros.

Los tres siguientes nombres disfrutaron de una segunda mitad de temporada prometedora, y seguramente harán dudar a algún votante. Lo de Mirotic fue especialmente sorprendente, ya que logró obtener un rol importante dentro de la rotación de Tom Thibodeau, que no suele usar demasiado a sus novatos. El montenegrino nacionalizado español venía con experiencia en la segunda liga más competitiva del mundo (cuatro años con Real Madrid en la ACB), pero aún así pocos esperaban que tuviese este impacto. 

Mirotic es el novato con el MEJOR Rating Ofensivo (puntos por 100 posesiones que anota el equipo cuando el jugador está en cancha) y el segundo mejor Rating Defensivo (puntos por 100 posesiones que recibe el equipo cuando el jugador está en cancha).

En una era donde el término "base" se dividió en bases que priorizan sus números y bases tradicionales, Payton lleva la bandera de el segundo grupo. Con 6.5 asistencias y 1.7 robos por partido, el organizador de juego de Orlando Magic se ubica 14 en ambas listas (en toda la liga, no sólo novatos, aclaro).

Su tiro externo es claramente el área que deberá mejorar (42.7% de campo y apenas 26.8% en triples), pero junto a Victor Oladipo pueden conformar uno de los dúos de guardias más interesantes de los próximos años. Y, mientras siga con ese pelo, todos vamos a querer lo mejor para él. Quizá una de las mayores sorpresas con las que me encontré cuando realizaba la búsqueda de todas las estadísticas que leyeron y que van a leer ocurrió mirando a Noel. El pivot de Philadelphia 76ers está 9no en Robos por Encuentro y es el único "big" en el top 20. 

Además, es 7mo en Tapas (1.9), octavo en Rating Defensivo (99.2, también aclaro en toda la NBA) y cuarto en Defensive Box Plus/Minus (primera estadística IMPOSIBLE de entender: indica un estimativo de los puntos "defensivos" en los que contribuyó el jugador comparado con los números de un jugador promedio en un equipo promedio. Cuando digo promedio es la mitad, la media de la liga. Nada, es un numerito que te dice que el tipo defiende bien).

Para cerrar elegí a Smart, base de Boston Celtics, para marcar una tendencia de esta columna: cuando hayan dudas, siempre priorizaré la posición del equipo. Por ello, que los Celtics por ahora ingresen a los playoffs y que Utah Jazz o Denver Nuggets los miren desde afuera le da la ventaja a la sexta selección del Draft por sobre Dante Exum, Rodney Hood y Jusuf Nurkic.

Most Improved Player (MIP)

1- Jimmy Butler
2- Draymond Green
3- Rudy Gobert
4- Klay Thompson
5- Hassan Whiteside

Siempre es el premio más que genera más polémica, dado que no existe un criterio firme sobre el cual comparar. ¿Quién es más digno de recibir el MIP: un jugador de rol que se convierte en titular, un titular que se convierte en estrella o un All-Star que se convierte en megaestrella?

Butler emergió como una
figura estelar

Siguiendo mi propia lógica, no creo que elecciones de la alta Lotería (primeras 10 picks del Draft) deban ser consideradas hasta que transcurran varias campañas. Es por ello que Anthony Davis, que ha mejorado enormemente, no está en este ballot. Distinto es el caso de Butler, elegido al final de la primera ronda en 2011. El escolta de Chicago Bulls ya era reconocido por su proeza en la marca, y en 2015 redobló la apuesta al promediar 20 puntos por partido (15vo en la liga). 

Además, vio mejoras en categorías como rebotes, asistencias, porcentaje de campo y de triples, lo que le dio un Player Estimate Rating (PER) de 21.2 (segunda de las INENTENDIBLES: el PER es el resultado de la acumulación de todo lo positivo que realiza un jugador menos la acumulación de todo lo negativo -tiros libres errados, pérdidas, etc- tomando en cuenta que el promedio de la liga es 15.00)

Le damos inicio a la extensa fila de miembros de Golden State Warriors, que irán apareciendo a lo largo de esta columna. En 2014/15, Green siguió sorprendiendo a todos menos para él. La lesión de David Lee en el mes de octubre le permitió a la segunda selección del Draft de 2012 comenzar la temporada en el quinteto titular. Su nivel fue tal que aún cuando Lee estuvo listo para retornar, el director técnico Steve Kerr decidió mantenerlo.

Si se miran las marcas más "normales", como puntos, rebotes o porcentaje de campo, el incremento de Green es apenas parcial (13.4 ppg en vez de 10.2 y 9.4 rpg en vez de 8.2, por nombrar dos ejemplos). Sin embargo, aquí es donde las analytics valen la pena, pues demuestran el valor real que tiene el ala-pivot dentro del plantel.

Apareció casi de la nada y hoy se asemeja a un monstruo de 2,15 metros de altura, listo para comerte vivo. Hablamos, claro está, del francés Gobert. Luego del descanso post All-Star, el pivot de los Jazz se convirtió en una máquina de bloquear tiros y acumular rebotes (3ero y 14vo en la liga, respectivamente). El salto de Thompson es uno de los mencionados arriba, pero aún así merece estar en este ballot. El escolta de los Warriors (ya van dos) pasó de ser un titular con promesa a un verdadero All-Star. Si te queda alguna duda sobre el talento del hijo de Mychal, mira lo que le hizo a los pobres Sacramento Kings en un sólo cuarto.


Para el cierre, el más polémico. Whiteside apenas contaba con 19 participaciones en una cancha de NBA y las mismas habían ocurrido hace más de dos años. Por ello, decir que "mejoró" es un tanto absurdo. El pivot de Miami Heat tiene potencial para dominar su posición, aunque deberá controlar su temperamento. Igual, poco se puede argumentar con alguien que promedio un doble doble (11.5 puntos y 10 rebotes) y 2.5 tapas por partido.

Coach Of the Year (COY)

1- Steve Kerr
2- Mike Budenholzer
3- Gregg Popovich
4- Brad Stevens
5- Jason Kidd

Como estoy disfrutando de escribir esta sección. No hace falta ser un genio de las matemáticas para darse cuenta que técnicos hicieron un buen trabajo. La fila de Golden State continúa con Kerr, el claro ganador de este premio. Basta con mirar el récord de sus dirigidos (65-15 a falta de dos juegos) para entender que estamos en presencia de una temporada regular histórica. Claro que el entrenador novato cuenta con un dúo de asistentes de primerísimo nivel, como lo son Alvin Gentry -coordinador ofensivo- y Ron Adams -gurú de la defensa- pero no es excusa para negar todos los aciertos del ex campeón con San Antonio Spurs y los Bulls.

"Bud" tuvo doble trabajo


Hablando de los Spurs, llegamos a Budenholzer. Mano derecha en la franquicia de Texas durante más de quince abriles, "Bud" tomó las riendas de Atlanta Hawks en 2013/14 y rápidamente consiguió resultados. Para este año, su responsabilidad creció luego de la salida temporaria de Danny Ferry, el General Mánager de los Hawks. Budenholzer se encargó de ambos roles, logró establecer el sistema de San Antonio en la conferencia Este y se llevó la primera ubicación en dicha conferencia con una marca espectacular (60-20 por ahora).

Hablando de los Spurs ... Popovich. Hace falta decir algo más? De nuevo tiene a los actuales campeones exponiendo un nivel de juego sensacional. Tuvo a varios de sus hombres lesionados durante la primera mitad, pero desde fines de febrero que San Antonio ha dominado la NBA y nadie se los quiere cruzar en la pos temporada. Ah, por si se olvidaban: 18 años consecutivos ingresando en los playoffs y 16 temporadas con 50 o más victorias.

Los últimos dos técnicos poseen récords peores que muchos otros de sus pares, pero sus labores no dejan de ser extremadamente positivas. Tanto Stevens en Boston como Kidd en Milwaukee lograron posicionar a sus equipos de buena manera en el débil Este y tendrán la oportunidad de probarse ante la mirada de todos.  Destaco al ex entrenador de la Universidad de Butler dado que tuvo que lidiar con un plantel que fue cambiando constantemente -22 jugadores distintos vistieron la camiseta de los Celtics- y sin un titular que supere claramente la media de la liga en su posición.

Defensive Player Of the Year (DPOY)

1- Kawhi Leonard
2- Draymond Green
3- Tim Duncan
4- Andrew Bogut
5- Rudy Gobert

Una de las categorías más complicadas, tanto por la excelencia de todos los candidatos como por las dificultades que conllevan las estadísticas defensivas. La gran batalla se da entre Leonard y Green (sigue la fila), y la realidad es que ambos merecen ser DPOY. 


Kawhi, el nuevo líder de los Spurs

Entre todos los números que hay, creo que estos dos reflejan el porqué de mi decisión. El alero de San Antonio tiene el mejor rating defensivo en toda la liga (96.1) y ocupa el 2do lugar en la tabla de Real Plus-Minus (RPM) (tercera de las #@!%$! : un estimativo del impacto del jugador en la actuación del equipo, tomando en cuenta factores como que rivales están en cancha y que miembros del propio equipo están en cancha, para así llegar a un número que represente la contribución real del jugador y que funcione mejor que el simple diferencial)

El RPM de Leonard es 8.35 puntos, pero lo más impactante viene cuando se leen los nombres que están por delante y por detrás de él. El orden de RPM es: Curry, Leonard, Harden, James, Davis, Chris Paul y Russell Westbrook.

¿Notan alguna similitud? Los otros seis apellidos son los candidatos al MVP. Si el único argumento en contra del último ganador del Finals MVP es que se perdió 17 encuentros, no es suficiente para mí.

Dos miembros de las dos mejores defensas siguen a dos miembros de las dos mejores defensas. Duncan y Bogut (la fila continúa) son piezas clave dentro del funcionamiento de sus equipos, vitales para las chances de cualquiera de estos conjuntos en los playoffs. El australiano lidera la ya mencionada Defensive Box Plus/Minus con 5.5 puntos "contribuidos", mientras que el de las Islas Vírgenes posee el tercer mejor rating defensivo, y con 38 años todavía se mantiene con un PER altísimo (22.6, 12vo en la liga).

Existe una sola estadística en el mundo de Rudy Gobert: 39.7%. Ese es el porcentaje de campo de los rivales que intentan tiros en la pintura cuando el francés se encuentra allí. Un absoluto terror para quien quiera meterse en su territorio. A seguirlo de cerca durante la próxima temporada.

6th Man Of the Year

1- Tristan Thompson
2- Lou Williams
3- Andre Iguodala
4- Manu Ginóbili
5- Isaiah Thomas

Una campaña con poco interés para este galardón. Contrario a las demás listas, aquí no hubo un destacado. Así que, como estoy 99% seguro de que Thompson no va a ser el ganador, se lo daré a él. Típicamente, el Mejor Sexto Hombre se lo lleva el suplente que más puntos anote o que mejor producción ofensiva disponga. En este espacio vamos a dárselo a un jugador que promedia apenas 8.5 puntos por partido.

El ala-pivot de los Cavaliers trae consigo una energía que pocos pueden igualar, sobre todo en materia rebotera. El nacido en Toronto acumula 7.7 rebotes por partido, pero si se mira el Porcentaje de Rebotes (vamos, que ésta no es tan difícil: el % de pelotas que rebotea el jugador cuando está en cancha), se ve el verdadero impacto de Thompson, quien se ubica tercero en Porcentaje de Rebotes Ofensivos (14.6%) y 17mo en Porcentaje Total de Rebotes (17.2%).


Iguodala, hombre clave en la rotación
de Golden State

Williams es el clásico sexto hombre: 15.5 puntos por partido y escasos números en casi todas las demás categorías. Sin embargo, el miembro de los Raptors es una de las armas principales en los momentos claves, capaz de encestar los tiros más complicados. Por ello se ganó el 2do lugar, excluyendo completamente de la lista a Jamal Crawford. Iguodala (dale, decilo vos, la fila....) sería el caso opuesto: colabora en todas las áreas del juego, defiende excelentemente su posición y posee el mejor diferencial de todos los suplentes (+ 425).

Critíquenme si quieren, pero Ginóbili merece ser nombrado entre los mejores cinco hasta el día que se retire (que, dios quiera, esté todavía muy lejos). No es sólo por lo que su figura representa para los Spurs, sino que también tengo números que lo prueban. Increíblemente, Manu ostenta el tercer mejor rating defensivo entre los suplentes (96.5). No tan increíblemente, el argentino promedia la mayor cantidad de asistencias (4.2, también entre suplentes).

A pesar de ser canjeado a mitad de temporada, Thomas fue clave para que los Celtics estén ingresando a la pos temporada. Antes, había alternado buenas y malas con Phoenix Suns. También lidera en asistencias, con la misma marca que Ginóbili.

Most Valuable Player (MVP)

1- Stephen Curry
2- James Harden
3- Chris Paul
4- LeBron James
5- Anthony Davis

¿Tanto lío por una simple estatuilla?
En los seis años desde que sigo la NBA no recuerdo una competencia tan feroz por el MVP. Jamás había leído tal intercambio de declaraciones entre compañeros, rivales, entrenadores, periodistas y GMs. Todo aquél que opinó lo hizo con aires de "autorelevancia", como si otorgarle el premio a un candidato distinto del nombrado era prácticamente un sacrilegio.

Es cierto, tampoco la hicieron fácil los jugadores. Ante cada actuación estelar de Curry, aparecía Harden arrastrando a los Rockets a una nueva victoria. Sino, venía CP3 y nos recordaba porque sigue siendo el base más completo de la última década. Post Juego de Estrellas, apareció el tren bala humano que es Russell Westbrook para promediar 31 puntos, 10.1 asistencias y 8.5 rebotes, metiendo triple doble tras triple doble. 

El base de OKC no está en este ballot, sólo porque su lugar es ocupado por Davis, quien posteó el mejor PER de la temporada (30.86). ¿Qué tan impresionante es ese número? Fácil: sólo fue superado por Michael Jordan, WIlt Chamberlain y LeBron James. Justamente James, a quien todavía considero como el mejor jugador de la liga por encima de Davis y Durant, también disfrutó de un 2015 estelar en su hogar.

Para la disputa final, no me quedó otra que incluir una cuarta y última estadística compleja: Wins Over Replacement Player. La misma indica la cantidad de triunfos que se le adjudican a un jugador, y para calcularla se reemplaza la producción del jugador en cuestión por un jugador promedio en un equipo promedio (equipo ficticio, obviamente, que funciona como la media de la liga). Steph Curry lidera aquí, con 21.06 victorias.

De todas maneras, no todo se reduce a un número. El debate entre Curry y Harden va más allá. Por un lado, tenemos un jugador que durante 80 partidos fue el responsable principal del éxito de su equipo. Por el otro, está el mejor jugador de un equipo históricamente bueno. No tiene sentido perderse en la discusión de "si sus roles se intercambiasen como le iría a cada uno". Ambos son dignos de ser MVP, pero para mí es simple.


Steph Curry, mi MVP

En el último párrafo de la sección de ROY, establecí que cuando hubiese paridad, priorizaría el éxito del equipo. No se si Curry es mejor o peor que Harden si se los compara uno contra uno. Sí se que Curry fue el mejor jugador del mejor equipo, por lejos. Por eso, el último de la fila de Golden State Warriors, es el primero.