29 may. 2014

Resumen de la Semana (jueves 22 de mayo-jueves 29 de mayo)

El peor matchup posible


Todo equipo lo tiene. Los Bulls de Jordan tuvieron a los "Bad Boy Pistons". Los Knicks de Patrick Ewing tenían a los Rockets de Olajuwon, los Lakers de Shaq y Kobe a los Pistons del 2004, y durante los últimos años, Dallas Mavericks y Phoenix Suns tuvieron a los Spurs. 

Cada equipo tiene un rival al que le cuesta superar por sobré todos los demás. Su peor "match up", es decir el equipo para el cual posee los jugadores con características distintas a las que necesita para salir victorioso. Y, por si quedaba alguna duda, para estos San Antonio Spurs, dicho conjunto es Oklahoma City Thunder. 

Antes que nada, esto no se explica solamente diciendo que San Antonio gano los primeros dos encuentros de esta serie con extrema facilidad porque no estaba Serge Ibaka, razón principal por la cual los "Silver&Black" anotaron 120 puntos en la pintura entre ambos juegos, y ahora que el congoleño volvió apenas pudieron lograr 76 y fueron derrotados ampliamente. 

Ibaka es una de las razones -quizá la principal, pero no la única- que nos hacen entender porque el Thunder le cuesta tanto a los Spurs. El término que mejor define el problema es "capacidad atlética". Puede parecerles un término sin un significado claro y tendrían razón, no lo es. 

Para arrancar con números sencillos, podemos decir que el "Big 3" de Oklahoma City (Ibaka, Kevin Durant y Russell Westbrook) tiene un promedio de edad de 24,6 años, mientras que el trío de San Antonio (Tim Duncan, Tony Parker y Manu Ginóbili) promedia 35,3 pirulos.
Además de tener casi diez años menos que sus rivales directos, estos jóvenes cuentan con una capacidad atlética superior a jugadores de su misma edad (y a otros aún menores).


Westbrook es, para muchos, el base más atlético en la historia de la NBA. Yo digo que no solo es el base, sino que es el jugador más energizante, explosivo y emocionante que haya visto. Es prácticamente imposible de defender cuando decide atacar el canasto y, en las noches que encesta su tiro externo, no hay quien lo pare. Piensen en los bases que ha tenido que enfrentar durante esta pos temporada: Mike Conley primero, Chris Paul luego y Parker ahora. Ninguno ha podido siquiera contener a la bala de cañón que es Russell Westbrook.


Durant es el MVP de la temporada regular y muy bien merecido lo tiene. Es un anotador nato, el tipo del cual no se ve todos los días. Alto, rápido, puede llevar la pelota hacia el aro con facilidad y posee un tiro externo envidiable. No es un gran posteador -como si lo aprendió a ser LeBron James- pero no lo necesita para ser efectivo y mortal desde cualquier parte de la cancha.

Aquí se ve como lo dejan sólo a Ibaka, quien procede a encestar un tiro
externo. Si el defensor se acercarse más, dejaría un camino libre para que
otro jugador del Thunder pueda penetrar con facilidad.

De Ibaka voy a hablar más tarde, pero rápidamente puedo decir que es uno de los mejores taponeros en toda la liga, capaz de defender la pintura por si solo. También es vital para el sistema ofensivo de Scott Brooks, ya que es el único jugador de la línea frontal que puede encestar un tiro desde afuera de la pintura, lo cual le da más espacio para maniobrar a Westbrook y a Durant, pues los defensores rivales deben respetar la marca de Ibaka y no dejarlo libre.

Los Spurs son un equipo que siempre intenta mover la pelota, buscando el mejor tiro posible. El problema es que, ante la rapidez física de sus rivales, deben ejecutar su ofensiva casi a la perfección para poder equiparar su debilidad física con su fortaleza mental. Esto se pudo ver claramente en el Game 4, cuando OKC tuvo 21 puntos de fastbreak (en cancha abierta, luego de una pérdida de San Antonio), mientras que los comandados por Gregg Popovich no registraron ni un punto por esa vía.


Y en defensa, la superioridad individual de Durant y Westbrook, acompañada del espacio que le producen la presencia de jugadores como Ibaka o tripleros como Derek Fisher, Caron Butler y Reggie Jackson es demasiado para un equipo que no cuenta con un jugador de las capacidades defensivas de Serge (Kawhi Leonard y Danny Green son muy buenos defensores individuales, pero no alcanza).

El Jugador "Impacto"

Esta semana, el jugador elegido es Serge Ibaka, ala-pivot de Oklahoma City Thunder. Si vas ahora al diccionario y buscas la palabra IMPACTO, te debería aparecer una foto de Ibaka al lado. El nacido en la República del Congo y nacionalizado Español (ya dijo que no estará en el Mundial) volvió al equipo una semana después de haber sufrido una lesión en su pantorrilla, la cual -según los médicos del Thunder- lo mantendría fuera de acción al menos hasta el final de esta serie. 

Serge, recibiendo el saludo de
su gente

Se puede hablar de su excelente planilla en Game 3 (15 puntos, 7 rebotes y 4 tapas) y sus serviciales números en Game 4 (9pts, 8reb y 3tap), pero la importancia del español va mucho más allá de ellos. Claro que su rol en ofensiva es de extrema importancia (a fin de cuentas, fue el tercer mejor anotador de OKC durante la temporada regular), pero la parte de su juego que brilla por sobre las demás es su capacidad defensiva

Si sólo tomase los siete tiros que bloqueo "Iblocka" estaría haciendo un análisis muy pobre: es innumerable la cantidad de intentos al aro que cambia Ibaka con su mera presencia en la pintura

Y justamente su presencia tiene un efecto sobre los demás: al saber que tienen atrás a quizá el mejor defensor de la NBA (por lo menos Gregg Popovich opina de esa manera), Westbrook, Jackson y el resto de los perimetrales del Thunder puede jugársela más en defensa, ser más agresivos en sus respectivas marcas. 

Extremadamente loable lo de Ibaka, quien no sólo hizo todo lo posible por poder jugar estos encuentros sino que además fue una de las causas por las cuales esta serie esta igualada en dos.

Analizando las Series

Miami Heat vs Indiana Pacers: el Heat lidera 3 a 2.
Como dije anteriormente, los Pacers lograron extender la serie a un sexto partido (a jugarse el viernes por la noche en South Beach), lo cual no quita que el Heat siga siendo el amplio favorito para avanzar a las Finals.

Los bicampeones hicieron lo que tenían que hacer, ganaron ambos encuentros en condición de local, y ahora tienen la chance de cerrar la serie ante su hinchada. El tercer partido de este duelo fue muy parejo durante los primeros 42 minutos, a tal punto que a 6:34 del final, Indiana cortó la ventaja a cuatro puntos. Allí, en lo que era claramente el momento más importante de lo que iba de la serie, volvió a aparecer Ray Allen.

Si, el viejito de 38 años anotó siete puntos seguidos (un libre y dos triples) y una vez más demostró porque sigue siendo tan importante para este equipo. Los dos triples vinieron al mejor estilo Allen: forzando su camino a través de varias panallas, logró quedar abierto por un milisegundo, todo el tiempo que necesita para hacerte recordar que es el máximo triplero en la historia de la liga. 

Sin sacarle ningún mérito, en estas dos secuencias hubo un error gravísimo por parte de Frank Vogel, ya que puso a David West, un ala-pivot de escasa movilidad, como marca de Allen.

El cuarto encuentro entre estos dos equipos fue muy distinto. Desde el arranque, se pudo ver a un Chris Bosh encendido, anotando 10 puntos en los primeros cinco minutos de juego (había terminado con 9 en Game 3). Bosh, ninguneado frecuentemente por la prensa, finalizó con 25 y 6 rebotes, llevandose buena parte de los aplausos del American Airlines Arena. 

Previo al comienzo del partido, el escolta visitante Lance Stephenson se había jactado de estar "molestando" a LeBron James con su trash talk (charla no muy amigable, para encontrar una traducción más o menos correcta). 

Se ve que mucho no le afecto al "King James", quien logró 32 puntos, 10 rebotes y 5 asistencias, superando a Michael Jordan como el jugador con más encuentros de Playoff con al menos 25pts, 5reb y 5 asist. James dominó el ritmo de juego e impuso su voluntad defensiva sobre Stephenson y Paul George, lo cual llevó a Mark Jackson (ex coach de Golden State Warriors y actual comentarista para ESPN) a proclamar a LeBron como "el mejor alero en la historia de la NBA" (dicha discusión quedará para otro momento).

Mirando hacia Game 6, y teniendo en cuenta una vez más lo difícil que han sido de predecir los Pacers, creo que Miami pondrá las cosas en orden y conseguirá llegar a su cuarta Final consecutiva. Imagino un partido cerrado y un Paul George inspirado tras su excelente actuación ayer, pero no será suficiente para detener al Heat.


Oklahoma City Thunder vs San Antonio Spurs: empatados 2 a 2.
Ya he hablado lo suficiente sobre esta serie y he intentado "mufar" a OKC desde todos los ángulos posibles, pero ahora es turno de hablar un poco de San Antonio. Volviendo a casa para el quinto juego, los jugadores de "rol" son los que deberán contribuir: Marco Bellinelli, Patty Mills y Boris Diaw tuvieron muy malas actuaciones en Oklahoma y ahora tendrán la chance de reivindicarse en el AT&T Center. 

Patty Mills podría ser clave en los juegos restantes

Como dije previamente, para que los Spurs tengan una chance algún factor del partido deberá magnificarse (o achicarse según que factor convenga). Uno de ellos podría ser los triples, que vienen apagados en los últimos dos encuentros. 

Pero las dos categorías más importantes -y las que más han sufrido entre las idas y venidas de Ibaka- son puntos en la pintura y puntos en cancha abierta. El conjunto que pueda dominar esas dos estadísticas tendrá una gran ventaja sobre su rival.

Es ahora una serie de tres partidos, sobre los cuales los Spurs serán locales en dos. Esa es la única esperanza que les queda, en mi opinión. Sacarle jugo a la localía, que se enciendan jugadores como Danny Green y los mencionados suplentes, y que Westbrook y Durant no rompan el molde anotando 40 puntos cada uno. 


Me cuesta decirlo pero creo que OKC tiene la ventaja y de alguna manera terminará llevándose la serie, salvo que San Antonio pueda, de alguna manera, ganar el partido de hoy. Vencer el Oklahoma ya sería casi una hazaña, pero si la serie se decide en un séptimo juego, la ventaja siempre la tiene el local.