5 jun. 2014

Bienvenidos a las Finales de la NBA


Uffff, cuantas cosas pasaron. Exactamente 349 días después de que Miami Heat se coronase campeón de la temporada 2012-2013 tras vencer en un séptimo juego a San Antonio Spurs, estos dos equipos se preparan para disputar una nueva edición de las Finales. 

Será la primer revancha consecutiva desde que los Bulls de Michael Jordan vencieron a los Jazz de Stockton&Malone en 1997 y 1998.

Como ya sabrán, Miami ha llegado a su cuarta final en forma consecutiva, habiendo ganado las últimas dos tras perder ante Dallas Mavericks en 2011 (el primer año de LeBron James como miembro del equipo), y también representará la sexta aparición de Tim Duncan y los Spurs en este gran escenario. Pero antes de aburrirlos con más estadísticas es necesario hacer un poco de historia.

Los 5 Spurs intentando frenar el triple de "Jesus"

Cuantas cosas pasaron, comencé diciendo. Brevemente podemos decir que pasó un invierno largo para quien les habla (o escribe), principalmente gracias a Ray Allen. Ya pasó casi un año, pero igual sigo teniendo pesadillas con ese triple mortífero, que le impidió a los Spurs consagrarse campeones. 

Todavía me cuesta creer como hicieron para reponerse tan rápido y estar tan cerca de ganar en Game 7, y después para tener la temporada que han tenidoTodos cuentan la misma historia: como, el primer día de pretemporada, Gregg Popovich les hizo ver el vídeo del sexto juego una y otra vez, señalando todos los errores cometidos por sus dirigidos, y como decidieron no volver a hablar del tema desde ese día. 

San Antonio prosiguió a ganar la Conferencia Oeste con un récord de 62-20, siendo el equipo con más victorias fuera de casa (30, el siguiente tuvo 25). Por decimoquinto año consecutivo ganaron más de 50 partidos y se metieron otra vez en los Playoffs, como lo vienen haciendo desde hace 17 años (ambas rachas son las máximas en la historia de la NBA).

Lo lograron jugando de la misma manera que en los últimos años: con más ofensiva que defensa, moviendo la pelota, siempre buscando el mejor tiro posible pero a la vez sacrificándose en las rotaciones defensivas. 

Mills y Baynes(16), dos que incrementaron sus roles 

Aparecieron jugadores, como suele suceder: Patty Mills, que tenia una linda raya ya saben donde de tanto tiempo que paso sentado en la banca, se convirtió en el base suplente y registró varios partidos de 20,25 puntos, tomando varios tiros importantes (especialmente triples). Boris Diaw se estableció como una figura importante dentro del equipo, y otros como Aron Baynes y Cory Joseph tuvieron sus momentos. 

Al llegar a la pos temporada, no la tuvieron nada fácil. Este año puede haber sido el más desparejo en términos de competitividad entre conferencias. En encuentros entre un equipo del Oeste y uno del Este, el West tuvo un récord de 283 victorias contra 166 derrotas

Los Spurs comenzarían su camino hacia las Finales enfrentando a los Mavericks, eternos rivales, quiénes se la harían muy difícil. Tras estar abajo 1-2 gracias a otro triple contra la chicharra -esta vez por parte de Vince Carter-, los Silver&Black pudieron darlo vuelta ganando el séptimo y definitorio partido en casa, para avanzar a la siguiente ronda.

En las Semifinales de Conferencia les tocó Portland Trail Blazers, que presentaban al dúo dinámico de Damian Lillard y LaMarcus Aldrige. Sin embargo, los viejos y experimentados Spurs resolvieron la serie con facilidad, llevándosela por 4-1.

Así, llegaron a las Finales de Conferencia, donde se tuvieron que medir contra su peor enemigo: Oklahoma City Thunder. Los primeros cinco encuentros fueron palizas por parte del conjunto local, pero en Game 6 San Antonio pudo quebrar una racha de nueve partidos sin ganar en el Chesapeake Arena , y así liquidar la serie. 

Ahora, para cerrar una temporada de ensueño y -sobre todo, justamente por el rival- de revancha, lo único que les falta es derrotar al mejor jugador de esta generación cuatro veces en siete intentos.

Cory Joseph tuvo minutos importantes en el decisivo Game 6
debido a la lesión de Tony Parker

Facil, ¿no?

No tanto, porque del otro lado están los bicampeones. Desde que King James "trajo sus talentos a South Beach" (su famosa frase en The Decision), el Heat ha perdido una sola serie de playoffs. Hace cuatro años que vienen dominando el Este, y la temporada actual sirve como una prueba más de ello.

Si bien no terminaron con el mejor récord, el conjunto de Miami disfrutó de un 2013/2014 sin muchas complicaciones (finalizaron segundos detrás de Indiana Pacers, con un récord de 54-28). 

Un tema recurrente para Erik Spolestra fue la salud de Dwayne Wade. El joven entrenador fue capaz de administrar de buena manera los minutos de su escolta, quien pudo descansar en 28 encuentrosAdiciones como las de Greg Oden y Michael Beasley ayudaron durante la temporada, pero a partir del comienzo de los Playoffs no han visto mucha actividad.
Aún así, allí se encuentra una de las virtudes más importantes dentro de este equipo: la capacidad de mantenerse alerta y en ritmo de juego a pesar de no siempre estar en la rotación. Jugadores como Shane Battier, Udonis Haslem, James Jones y Rashard Lewis han estado sin jugar por largos períodos de tiempo, pero siempre que les tocó entrar encontraron una manera de contribuir.

(izq a der) Haslem y Battier, voces importantes
 dentro del vestuario de Miami

Se podría decir que el Heat ha tenido un camino mucho más accesible: en la primera ronda, "barrieron" a Charlotte Bobcats. Luego, apenas perdieron un juego ante los veteranos de Brooklyn, quiénes -se suponía- representarían un duelo más complicado.

Finalmente, se dio la Final de Conferencia que todos queríamos ver: Indiana vs Miami. Supuestamente, este era el año en el que los Pacers derrotarían a su archienemigo (quien los había eliminado de la pos temporada en los últimos dos años). Sin embargo, y a pesar de que la serie llegó a definirse con una paliza en Game 6, los dirigidos por Frank Vogel nunca nos hicieron pensar que podían llevarse la serie, la cual termino siendo bastante aburrida.

De estas distintas maneras, estos equipos han llegado a la etapa final. Miami va por el tricampeonato, para unirse a conjuntos gloriosos como los Lakers de Shaq y Kobe o los Bulls de Jordan. Los Spurs van por otro título más, el cual quizás los establezca de una vez como la mejor franquicia de los últimos 20 años.

Todo se empieza a decidir hoy, a las 9:00 ET (10:00 en Argentina), cuando Tim Duncan y Chris Bosh -como en la imagen de abajo- vuelvan a saltar por la pelota.

A continuación voy a subir la nota con el análisis de las Finales y las predicciones, pero lo hago en otra entrada ya que me quedaba muy largo.