1 abr. 2014

La Evolución de King James


Se podría decir que LeBron Raymone James vivió casi toda su vida siendo perseguido por las cámaras. Nacido en la ciudad de Akron, Ohio, en 1984, LeBron no tuvo una niñez sencilla: hijo de madre soltera, nunca tuvo a su padre alrededor, y problemas económicos lo forzaron a mudarse a la casa de Frank Walker, un entrenador de football del área. Allí James comenzaría a jugar al básquet, a la edad de nueve. 

Años más tarde eligió como su secundaria a St Vincent-St Mary High School, donde desde el principio demostró que poseía un talento que no se veía todos los días. En su primer año en la secundaria, LeBron promedió 21 puntos y 6 rebotes, llevando a su escuela a un récord de 27-0

Durante su tercer temporada, fue elegido jugador universitario del año (sin ir a la universidad), y fue seleccionado como tapa de la revista Sports Illustrated, convirtiéndose en el primer jugador del secundario nombrado para la tapa. 

También aquí recibiría su primer apodo: The Chosen One ("el elegido")
Durante su cuarto y último año, varios encuentros de St Vincent-St Mary fueron televisados (una rareza para la época) en ESPN y otros canales. Otra vez fue elegido jugador universitario del año, tras promediar 31 puntos, 9 rebotes y 4.5 asistencias por partido. 

Luego de declararse para el Draft de la NBA en 2003, en el cual sería seleccionado número 1 por los Cleveland Cavaliers, franquicia que quedaba a tan sólo dos horas de Akron, una gran cantidad de analistas catalogaban a James como el jugador con mayores expectativas en la historia del baloncesto. Quedaba claro entonces que "El Elegido" sería demandado un nivel de excelencia que nunca se le había exigido a ningún otro jugador. 

Lanzamiento de polvo previo al partido
rutina que James "copió" de Jordan

Sin embargo, es importante destacar aquí tres actitudes de LeBron que sólo le provocaron ser sujeto a una presión aún mayor a la que ya tenía: primero, decidió utilizar la camiseta número 23, en honor a su jugador favorito, Michael Jordan; segundo, también tomó de su ídolo la misma rutina pre partido, y por último, se autodenomino como King James

Estas tres acciones, entendibles proveniendo de un joven adolescente de 19 años, sumadas a la excitación que traía su debut, dan una idea de la clase de presión constante con la que debe haber vivido James.

A pesar de todo esto, The Chosen One lo supo sobrellevar de manera extraordinaria durante sus primeros años, convirtiéndose en una de las máximas estrellas individuales de toda la liga. Fue el jugador más joven en ser seleccionado a un conjunto All NBA (mejores quintetos), en 2005, y en ganar el MVP del Juego de las Estrellas, en 2006. 


Como equipo, los Cavaliers experimentaron un éxito nunca antes visto en la historia de su franquicia, llegando a las Finales de la NBA en 2007 (serían "barridos" 4-0 por los San Antonio Spurs). Aunque a partir de allí la cosa se vino para abajo: en el 2008 fueron eliminados en las semifinales de conferencia por los Boston Celtics, en 2009 una ronda después por el Orlando Magic, y en 2010 los Celtics los volvieron a dejar afuera en la misma ronda que dos años atrás. 

James, quién era sujeto a criticas cada vez que su equipo perdía, fue especialmente reprochado luego de la serie con Boston, cuando algunos analistas citaron una falta de ganas por parte de la estrella.



El verano del 2010 lo cambiaría todo: el dos veces ganador del MVP de la temporada regular (hasta ahí) estaba listo para convertirse en agente libre y fue cortejado por una gran cantidad de franquicias. En otra muestra de su inmadurez como persona -todavía recién tenía 25 años- LeBron decidió anunciar con que franquicia firmaría mediante una emisión televisiva en vivo, llamada The Decisión

La transmisión consistió de una serie de preguntas realizadas por el periodista Jim Gray (autor de la idea), hasta que, finalmente, King James hizo saber al mundo que se dirigiría a "South Beach",como dice en el video, para jugar en el Miami Heat. The Decisión fue criticada mundialmente, catalogada como innecesaria e irrespetuosa, especialmente para los fanáticos de los Cavaliers.


De izq a der: Chris Bosh, Dwayne Wade
y Lebron James, el "Big 3"

Si bien la manera en la cual comunicó su decisión fue errónea, los motivos de ella fueron correctos: LeBron pasaría de jugar en un equipo sin estrellas a un conjunto que ya tenía a Dwayne Wade, ganador del MVP de las Finales en 2006, y que aparte había logrado firmar al ala pivot de los Toronto Raptors, Chris Bosh, otro All Star de la liga. 

Sin embargo, la imagen de King James cayó fuertemente en su primer año en Miami. Para nada ayudó la derrota que sufrió su franquicia en las Finales ante los Dallas Mavericks, durante las cuales promedio unos pobrísimos tres puntos en los últimos cuartos de cada partido. 

Luego de lo que representó el punto más bajo en su carrera, James utilizó todas las vacaciones para mejorar como jugador y madurar como persona. Con la ayuda de la leyenda Hakeem Olajuwon transformó su estilo de juego, pasando a un juego más interior y aprovechando su increíble combinación de fuerza y agilidad para postearse más, y alejarse así del tiro externo, dentro del cual nunca había sido muy efectivo desde un principio.


Pero aparte de eso, una vez que comenzó la temporada 2011/2012, se lo pudo ver disfrutando del juego que a fin de cuentas es el baloncesto, cosa que no se veía desde sus primeros años en Cleveland. 

Todo esto (y grandes actuaciones de Wade y Bosh) lo llevaron a conseguir su tercer MVP de temporada regular. Pero aún más importante, a lograr, por fin, su primer anillo de campeón, tras vencer a Oklahoma City Thunder en las Finales (fue nombrado MVP de éstas).

Su cambio de actitud -y su victoria en las Finales- lo ayudaron enormemente a recuperar su imagen, a tal punto que hoy en día LeBron posee la remera más popular a nivel mundial, y es el jugador con mayor ganancias provenientes de la venta de zapatillas de deporte (gana más del triple que el segundo, Kobe Bryant). 


También es la cara de companías multinacionales como Samsung, McDonald´s y Sprite, a tal punto que acaba de salir un nuevo gusto, el "Sprite 6 Mix", el cual lleva su nombre en el envase. 

Alegría total tras conseguir su primer
campeonato

Claro que, deportivamente hablando, no se "durmió en los laureles". Todo lo contrario, ya que en la temporada 2012/2013 volvió a ser elegido, por cuarta vez en cinco años, MVP de la temporada regular, ubicándose a uno de Jordan y a dos del récord, poseído por Kareem Abdul-Jabbar. 

En los playoffs volvió a demostrar su enorme talento, promediando 25 puntos, 8.5 rebotes y 6.5 asistencias, y luego de derrotar a los Indiana Pacers en una durísima final de conferencia, se coronó bícampeon, venciendo en siete juegos a los San Antonio Spurs.

Esta temporada, si bien no parece estar encaminado a otro MVP, continúa demostrando que es uno de los talentos más únicos que ha visto la historia de la NBA: su posición sería "alero", pero a lo largo de un partido defiende las cinco posiciones, pesa 113 kilogramos y corre como si pesase 90, rebotea, anota cuando es necesario y tiene una habilidad para pasar la pelota que ninguna otra estrella de su magnitud poseyó (tal vez con excepción de Magic Johnson). 


Y lo más increíble de todo, al menos para mí, es como ha podido realizar todo lo expuesto bajo una lupa gigante desde los 15 años, cosa que, debido al avance de los medios de comunicación en comparación con décadas pasadas, no tuvo que vivir por ejemplo Michael Jordan. 


Con esto no estoy diciendo que uno es mejor que el otro (en mi humilde opinión respecto al tema, hasta que LeBron no consiga mínimo 4 o 5 anillos no se puede hablar de comparaciones), sino que la carrera del señor Lebron Raymone James fue, y sigue siendo, de las más especiales que ha vivido el mundo del básquetbol.


Posando con sus trofeos: Larry O´Brien (campeón)en su mano izquierda
y Bill Russell (finals mvp) en su mano derecha