6 jun. 2014

Game 1: Demasiado calor para el Heat


San Antonio Spurs venció a Miami Heat por 110 a 95, tomando el primer juego de las Finales de la NBA. Los Spurs mostraron su mejor cara en el cierre del encuentro, y ahora intentarán ampliar su ventaja en Game 2 (a jugarse este domingo).

El estadio AT&T Center, a punto de vivir el comienzo de
las Finales de la NBA

Pero, como es costumbre, se va a hablar de temas secundarios en vez de lo que realmente importa. Que el calor, que la falla en el aire acondicionado afectó la preparación de los jugadores, que los calambres que sufrió LeBron James y otros aspectos extra.

Ojo, no estoy diciendo que algunos de estos ítem no hayan influido de alguna manera en el desenlace del partido -sobre todo la lesión de James-, sin embargo me parece más apropiado referirse a lo puramente basquetbolistico.

Con respecto al partido, podemos decir que fue cambiante: los Spurs arrancaron fieles a su estilo de juego, moviendo la bola y encontrando el tiro abierto. Manu Ginóbili ingresó y produjo un impacto instantáneo, encestando tres triples y aportando tres asistencias en el primer cuarto, el cual finalizó con una ventaja de 26-20 para los locales.

A medida que pasaban los minutos, distintos jugadores iban dejando su marca en este primer duelo: Marco Bellinelli estampó dos tiros de tres puntos, Boris Diaw contribuyó en distintas áreas (10 rebotes, 6 asistencias y 2 puntos) y Tim Duncan dominó en la pintura. 

Por el lado de Miami, Chris Bosh tuvo una solida primera mitad, totalizando 10pts y 7 reb, mientras que Norris Cole debió reemplazar por varios minutos a Mario Chalmers, quien estuvo constantemente en problemas por faltas.

Mira la sorpresa de
Allen, hace cuanto
que no la volcaba?

El tercer cuarto fue, en pocas palabras, una catástrofe para los Spurs. Es que, luego de tomar una ventaja de 58-49, cometieron nueve pérdidas -incluyendo cinco de manera consecutiva- y llegaron a estar abajo por siete unidades.

Lo peor de estas pérdidas fue que fueron cometidas en "cancha abierta", es decir que le dieron al Heat la chance de contraatacar, algo que los bicampeones saben hacer muy bien. A pesar de haber sufrido todo el tercer período, Gregg Popovich logró recomponer a sus dirigidos, y gracias a unos dos minutos muy valiosos de Tiago Splitter, los locales entraron a la recta final solamente cuatro puntos abajo del Heat.

El aire y los calambres

"Lo que sucedió fue una falla eléctrica en el generador que controla el aire acondicionado en el AT&T Center. No había nada que se pudiese hacer. La decisión de suspender el partido la podrían haber tomado los árbitros o yo, pero nos pareció que estaban dadas las condiciones para continuar con el juego". Esto declaró Rod Thorn, Presidente de las Operaciones Basquetbolisticas de la NBA. 

LeBron y todo su dolor

Al parecer, la temperatura dentro del estadio llegó a los 88° Farenheit (31,1 grados Celsius).No me vengan a decir que nunca jugaron un partido con 30 grados de calor.

¿Puede haber tenido que ver con los calambres que sufrió King James a mediados del cuarto período? Seguro, pero recordemos que LeBron tiene un historial bastante largo en lo que calambres se refiere. De hecho tuvo un episodio similar en otras Finales (las del 2012 ante Oklahoma City Thunder), en un partido en condición de local.

Otro dato a tener en cuenta es que, mientras que todos los jugadores de Miami son nacidos en los Estados Unidos (acostumbrados al mismo clima y a un nivel organizativo de excelencia), siete de los nueve jugadores de los Spurs que vieron acción son extranjeros, acostumbrados a ambientes mucho más tumultuosos que el de ayer (tanto Parker como Ginóbili y Duncan hicieron referencia a esto en sus respectivas conferencias de prensa).

Tiros de campo de los Spurs en el último cuarto

La cuestión es que James no pudo estar en cancha para los últimos 3:59 del encuentro, lo cual indudablemente tuvo un impacto negativo para su equipo. San Antonio -que ya se encontraba arriba por dos antes de la salida de LBJ- no saco el pie del acelerador y enmarcó unos minutos finales de ensueño: de los últimos 11 tiros, 10 fueron con asistencias

Danny Green encontró su tiro externo (arrancó el partido 1-6 de campo hasta clavar tres bombazos en el final), Kawhi Leonard mejoró después de su pésima primera mitad y Duncan terminó con otro doble-doble (está a uno de igualar a Magic Johnson como el jugador con más doble-dobles en partidos de playoffs).

Al final terminó pareciendo una paliza que en realidad no fue. De cara a Game 2, lo principal -obviamente- será la salud de James. Pienso que hará todo lo posible para estar en cancha y poder ayudar a su equipo, experimentado en dar vuelta series tras perder el primer partido. Para San Antonio sería fantástico poder dejar la serie 2-0 y viajar tranquilos a Miami, y para lograrlo deberán reducir el número de pérdidas (23).