3 nov. 2014

¿Certeza o flexibilidad? Analizando las extensiones de la clase 2011


En el mundo NBA, las reacciones ante cifras monetarias son casi automáticas. La firma de un nuevo contrato, el aumento del tope salarial y la venta de una franquicia son apenas algunas de las incidencias en las cuales se ve involucrado el dinero. Pueden ser miles, millones o hasta billones de dólares, pero no importa: apenas se oficializa el monto -y la duración por la cual se concretó- no tardarán en llegar las opiniones. Como siempre (salvo en ocasiones extraordinarias), las mismas serán variadas: algunas de acuerdo y otras en desacuerdo con la transacción en cuestión.

Sin embargo, el caso de las extensiones concretadas -y las no concretadas- a la clase de novatos del Draft de 2011 se ha tornado en uno de los más complejos a la hora de elaborar conclusiones certeras. El principal fenómeno causante de esta situación es justamente otro tipo de "extensión": me refiero a la renovación del contrato televisivo que la liga contrajo con las cadenas ESPN, ABC y TNT.

El ex Comisionado, David Stern, junto a algunos
miembros del Draft de 2011

Para lograr un mejor entendimiento, es imperativo explicar cómo están establecidos los contratos para los novatos. Cuando un jugador es seleccionado en la primera ronda del Draft, generalmente arregla un convenio con su franquicia por cinco años. Desde el momento en el cual rubrica la firma, su salario es garantizado por los primeros dos años, y durante las dos temporadas siguientes, la dirigencia decide si quiere renovarle o no (esta instancia se denomina "TEAM OPTION" o "elección del equipo").

Finalmente, el inicio de la cuarta campaña (la fecha límite es siempre el 31 de octubre) sería el momento para concertar una extensión entre basquetbolista y equipo. Si las partes no logran ponerse de acuerdo, el jugador en cuestión se convertirá -a fin de temporada- en un agente libre restringido (si querés ampliar sobre este tipo de reglamentos te aconsejo que entres acá).

Retomando lo dicho en el primer párrafo, cabe hacerse esta pregunta: ¿Cuál es el parámetro bajo el que se mide si los números de una negociación fueron provechosos o perjudiciales para la franquicia? La respuesta es simple: todo depende del tope salarial.
Puesto así: el "valor real" de un contrato de 12 millones al año no es igual si la nómina de sueldos es de 63 millones (como en 2014/15) que si la misma es de 70 u 80 millones de dólares.

John Skipper (ESPN), David Levy (Tuner Sports), Ted
Leonsis (dueño de Washingotn) con Adam Silver

Aquí es donde el contrato televisivo pasa a ser el factor clave de cara al futuro a mediano y largo plazo de la liga. Si bien la NBA venía disfrutando de una espectacular subida en sus ratings, pocos esperaban números de esta magnitud: sumando todo lo que pagarán las tres canales, la liga recibirá 2,6 billones de dólares (según el sistema monetario estadounidense) anuales. Un ultimo detalle -que no deja de ser vital- es que toda esta afluencia de efectivo entrará en actividad recién en el comienzo de la temporada 2016/17.


Los que firmaron

Si bien cada situación es distinta de la otra, en concreto existen 11 casos de novatos drafteados en 2011 que lograron extender su vínculo antes de la fecha límite (aunque algunos de ellos no lo hayan hecho con el equipo que los seleccionó originalmente).

Kyrie Irving (1º) y Kenneth Faried (22º):
Ambos miembros del Team USA, es muy probable que sus actuaciones en España 2014 hayan ayudado a sus causas, pues sus negociaciones fueron las más rápidas de toda esta clase.

La renovación de la primera selección del Draft fue la señal de que este iba a ser un buen verano para Cleveland. Irving firmó por cinco años y 90 millones, el máximo permitido según el CBA (Collective Bargaining Agreement). Para muchos, esta sirvió como una de las razones principales por las cuales, semanas después, LeBron James decidió volver a casa.

Quizás la máxima revelación de toda la Copa del Mundo fue la efectividad con la que jugó Faried. Junto a Anthony Davis, el Manimal fue el líder de los internos estadounidenses que trajeron el oro. En su vuelta, los Nuggets lo recibieron con un convenio de cuatro años y 50 millones de dólares. Un premio al esfuerzo y explosión de un ala-pivot que hace las cosas bien.

Kemba Walker (9º), Klay Thompson (11º), Alec Burks (12º), Markieff Morris (13º), Marcus Morris (14º), Nikola Vucevic (16º) y Ricky Rubio:

Pensando en éste grupo fue que escribí lo relacionado a las opiniones apresuradas. De antemano, vale aclarar que ninguno de estos basquetbolistas ha sido nombrado a un All-Star Game ni ha sido considerado -hasta ahora- como el mejor de su equipo. Para no aburrirlos con tantos números sólo voy a dar algunos: cuatro años y 53 millones para Vucevic, cuatro y 56 para Rubio, cuatro y 48 para Walker, y finalmente cuatro y 70! para Klay Thompson.

Steph Curry: 10 millones
Klay Thompson: 17 millones

Ahora, ¿que significan estos números? Cuando se los compara con lo que ganan otros jugadores que comparten posiciones con los mencionados (12,5 al año para Tony Parker, base al igual que Walker; 14,7 al año para James Harden, escolta como Thompson o 12,2 para Joakim Noah, pivot de la misma manera que Vucevic) la primera conclusión es que las franquicias han pagado una cantidad demasiado excesiva por los talentos de sus novatos.

Sin embargo, cuando se considera que el tope salarial puede llegar a sobrepasar los 85 millones de dólares en tan sólo dos años (y llegar a 100 antes del 2020), el análisis pasa a ser otro. En este caso, se podría decir que las dirigencias eligieron la certeza de saber que contarán con estos hombres, aunque sea pagándoles más de lo que valdrían en el mercado hoy en día.

Chandler Parsons (38º), Isiah Thomas (60º):
La segunda ronda del Draft se ha convertido en una mina lejana donde constantemente se busca ese diamante en bruto. La edición del 2011 nos entregó dos de ellos, aunque los equipos que encontraron estos tesoros no fueron los que se los quedaron.

Un dato que faltó aclarar es el hecho de que los contratos para los jugadores seleccionados en la segunda ronda no son garantizados, y por lo general duran tres años (en el tercer año serían agentes libres restringidos). 
Con esto en mente, se puede decir que Houston pecó de goloso: los Rockets esperaron para renovarle a Parsons, un alero más que servicial (14.1 puntos en sus tres campañas), con la esperanza de que podrían traer a Chris Bosh. En el interín, Dallas vino con una oferta de tres años y 45 millones, forzando a Houston a dejarlo ir.

El caso de Thomas es aún más raro, ya que el diminuto base había tenido una temporada excepcional en Sacramento. Pero surgieron rumores de que el "hombre franquicia" de los Kings, DeMarcus Cousins, no lo quería como su compañero. Entonces, el último jugador elegido hace tres años pasó a Phoenix por cuatro años y 27 millones.

Los que no firmaron

Está de más aclarar que no todos los novatos reciben ofertas durante este período. Por ende, vamos a concentrarnos en 11 (de casualidad eh, no lo planeé) que si tuvieron chances de negociar en algún momento.

Kawhi Leonard (15º), Reggie Jackson (24º) y Jimmy Butler (30º):
Sin dudas, el mejor trío de los no extendidos, y a su vez el grupo que más dará que hablar. La situación de Leonard es distinta a la de los demás, y probablemente no veremos un caso como el de él por muchos años. 

El alero de los Spurs fue nombrado como el "MVP de las Finales", convirtiéndose en el segundo más joven en conseguir este premio (después de Magic Johnson). Con tantos galardones bajo su manga, era casi una obviedad que San Antonio le renovaría sin demasiados inconvenientes. Pero R.C Buford, dando un giro de 180 grados respecto a su filosofía pasada, declaró que esperarán hasta fin de año para evaluar sus opciones. 

Leonard y Jackson, dos que
atraviesan situaciones similares

Para entender este razonamiento es clave el concepto de "Bird Rights" (o "derechos Bird"). Básicamente, esta cláusula permite a un equipo sobrepasar el salary cap para repatriar a uno de sus agentes libres. Con esta noción, los Spurs podrían primero utilizar el espacio en su nómina (que se llenaría automáticamente si Kawhi hubiese firmado ahora) para atraer a algún free agent y DESPUÉS renovar el contrato del Finals MVP.

Si bien Butler y Jackson no cuentan con la "seguridad" con la que si cuenta Leonard, ambos saben que demandarán una buena cantidad de dinero en el mercado. Sus respectivos equipos (Chicago y Oklahoma Ciy) se perfilan como dos de los máximos candidatos a ganar el título y por ende no quieren desperdiciar el poco espacio libre que tienen, cuando bien podrán igualar cualquier oferta que reciban sus jugadores el próximo verano.

Derrick Williams (2º), Tristan Thompson (4º), Brandon Knight (8º), Norris Cole (28º) y Cory Joseph (29º): 
Ya desde un principio, este grupo de jugadores no corría con demasiadas chances de lograr una extensión.

Desde que fue elegido detrás de Irving, el ala-pivot de la Universidad de Arizona ha decepcionado a todos los que lo creían listo para dar el salto. En dos temporadas con Minnesota, Williams nunca encontró su lugar en la cancha y fue traspasado a Sacramento. Con los Kings, se estableció más como un híbrido y viene teniendo mejores resultados, pero no fueron suficientes (al menos por ahora).

Al igual que Kyrie, Thompson tuvo el privilegio de ser "mencionado" por King James cuando éste redactó su famosa carta anunciando su regreso a Cleveland. Pero este acto tuvo su parte desfavorable para el canadiense, ya que después de gastar enormes sumas en Kevin Love, James, Varejao y los veteranos Marion, Miller y Jones, no quedó nada para él.

Knight alternó buenas y malas en su última temporada con los Bucks, y terminó ganándose el puesto de base titular. Aún así, los problemas que tiene la dirigencia pare retener a la franquicia en Milwakee le impidieron a John Hammond (GM) realizar cualquier tipo de negociaciones.

Los casos de Cole y Joseph son similares, ya que ambos demostraron ser jugadores de rol efectivos en equipos que pelearon por cosas importantes. Tanto el base de Miami -que recién ahora pasó a ser titular- como el base suplente de San Antonio -quién verá incrementar sus minutos luego de la lesión a Patty Mills- son piezas clave, pero todavía no demandan demasiado en el mercado y sus respectivos dirigentes creen que podrán renovarles fácilmente.

Enes Kanter (3º), Iman Shumpert (17º) y Tobias Harris (19º):
En este último trío todos podrían haber arreglado con sus respectivas franquicias, pero sin el convencimiento -por parte propia o por decisiones dirigenciales- suficiente del trío anterior.

El turco Kanter tuvo la mala suerte de que su equipo -Utah Jazz- ya le había renovado a tres jóvenes (Burcs, Gordon Hayward y Derrick Favors). Además, el pivot no ha hecho demasiado para demostrar que valió ser la tercer selección de un sólido Draft. Para su carrera, Kanter apenas promedia 8,3 puntos y 5,4 rebotes.

Shumpert, escolta titular de
los Knicerbockers

El as defensivo de los Knicks, Shumpert todavía no logra desarrollar un juego ofensivo que equipare sus proezas en el otro sector de la cancha (apenas un 39% de campo en sus cuatro años). De todas maneras, hubiese sido difícil que Phil Jackson se despida del poco espacio que tenía dentro de su nómina, sobre todo sabiendo que el próximo verano podría llegar a contratar a una o dos superestrellas.

Finalmente, Harris ha sido uno de los puntos altos del Magic, pero esta franquicia todavía se encuentra inmersa en un proceso de reconstrucción, y las reglas dicen que no se gasta dinero hasta que el mismo este en vías positivas.