4 abr. 2015

Mi problema: cómo escribir


Me fui de viaje en diciembre. Un viaje largo (45 días para ser exacto) y fantástico, pero que me alejó de una de las actividades que más placer me daba: escribir. En febrero volví a Buenos Aires y a algo que podríamos llamar "rutina". Pero nada, ni una palabra. En marzo cumplí 20 años, empecé el último año de mi carrera -periodismo deportivo- con grandes expectativas... pero todavía no me podía animar. No entendía bien por qué, hasta que poco a poco me fui dando cuenta. 

Donde sí expandí mis conocimientos durante este tiempo fue en la lectura. Desde el 2009, año en el cual comencé a seguir el día a día de la NBA, mi fuente de noticias, columnas, análisis y todo tipo de notas periodísticas fue nba.com, la página oficial de la liga. En particular, la columna de David Aldridge (para los que la quieran investigar) fue la que más atrapó mi atención. Con el tiempo me fui familiarizando con su estilo, hasta adoptarlo de vez en cuando en alguno de mis textos. Pero, como suele suceder en esta época de un Internet de una variedad masiva de contenido, fui encontrando distintos lugares.

David Aldridge

El mundo se ha ido globalizando y nuevas tecnologías han aparecido en casi todas las áreas de la vida cotidiana. La NBA no es la excepción. Desde hace varios meses -ya podría empezar a contarse en años- que las analytics vienen cambiando las reglas de juego. El término analytics ("analítica") puede definirse como el análisis o examen detenido de una cosa, y eso es justamente lo que ha impulsado este movimiento. 

En pocas palabras, la analítica ha descubierto una nueva fuente de conocimiento, en donde estadísticas como "cantidad de tiros tomados dentro de los primeros 12 segundos del reloj de posesión", "distancia recorrida por partido" o "porcentaje de efectividad del rival cuando un jugador se encuentra a un metro y medio del aro" han revolucionado por completo al mundo NBA. En otro momento vale la pena detallar punto por punto los cambios que propulsó este fenómeno, pero hoy me quiero centrar en lo periodístico.

En las semanas previas al inicio de la temporada pasada me topé con Grantland y con Zach Lowe. El primero es un sitio dependiente de ESPN, pero a la vez extremadamente distinto en cuanto al material que presenta comparado con otras ramas más populares dentro de la mega cadena televisiva y digital. El segundo es uno de los principales columnistas de Grantland (para los que la quieran investigar), y otro de mis favoritos personales (creo que, por lo menos hoy en día, debe ser mi preferido). 

Los estilos de Aldridge y Lowe no son exactamente opuestos, pero presentan diferencias visibles que ejemplifican las dos ramas que se han constituido dentro del periodismo escrito, al menos en lo que gira alrededor de la NBA.

Zach Lowe

Acá es donde el descubrimiento de todas estas estadísticas influye en la producción de una nota. Aldridge "representa" a aquellos que elijen (o sólo lo saben hacer de esta manera) escribir con un estilo más personal, sin la necesidad de buscar datos concretos para apoyar a cada comentario u observación realizada. Lowe, por su parte, "representa" a -otra vez- aquellos que elijen (o sólo lo saben hacer de esta manera) escribir más científicamente, intentando explicar patrones de juego mediante el uso de números.

Por ejemplo: si yo quisiese decir que Steph Curry es uno de los mejores tiradores en toda la liga, lo podría hacer de dos maneras: primero, podría basarme en la cantidad de partidos que miro y mi capacidad para darme cuenta de que Curry es un excelentísimo tirador y que es doblemarcado en varias posesiones, buscar declaraciones de rivales y entrenadores que hablan de la increíble habilidad que posee el base de Golden State Warriors para encestar tiros externos, y podría terminar de rellenar la idea con algunas estadísticas básicas (su % de triples, su % de tiros de campo y su % desde la línea de tiros libres, por ejemplo).

O, utilizando el segundo método, podría afirmar que Curry debe ser un gran tirador, porque está segundo (detrás de Chris Paul) en la lista de jugadores que tienen "más puntos anotados tomando un tiro externo, cuando el jugador haya realizado un drible como mínimo" lo cual significa que, creando su propio tiro, Steph es extremadamente eficiente. Ésta es apenas una pequeña muestra de la variedad y cantidad de datos que se encuentran a disposición de cualquiera que sepa como entenderlos y utilizarlos.

Y entonces, al final de todo este cuento, llegamos a mi problema. La realidad es que no puedo proclamarme a favor ni en contra de ninguno de estos métodos. No creo que uno sea superior al otro, y pienso que la existencia de los dos (con todas las variables que otorga cada uno, obviamente) beneficia enormemente a los lectores. Quizás personalmente me cueste comprender como utilizar tanta estadística de avanzada, pero aún así pienso que es vital entenderlas para poder mantenerme al día. 

Creo que chocarme contra la realidad de que otros puedan entender y explicar el juego de una manera que por ahora yo no puedo imitar me golpeó. Pero, sin tratar de convertir esto en un relato heroico, a fin de cuentas la mejor manera de resolver mi problema con la escritura es, justamente, escribir.