27 may. 2015

Él, el que entiende todo


Antes de terminar la secundaria, conoció las cámaras. Antes de aprender a manejar, enfrentó los flashes. Antes de ser mayor de edad, fue tapa de revistas. Antes, mucho antes que cualquier atleta en la historia, LeBron James fue un tema de conversación y debate.

Ya lo escribí el año pasado en este perfil, pero vale la pena repetir esta parte: desde sus 15 años de edad, James ha vivido bajo la lupa del mundo deportivo, que lo proclamó como "The Chosen One" ("El Elegido"). Ni siquiera Michael Jordan, generalmente reconocido como el mejor jugador en la historia de la NBA, tuvo que sufrir tal presión desde tan pequeño -si bien Jordan pasó por picos de fama y expectativas incomparables a mediados de la década del ´90.

Lo voy a decir ahora, después voy a decir otras cosas y para cerrar lo voy a repetir, para que no se me enojen: en mí opinión, James ya es uno de los 10 mejores jugadores en la historia de la liga. De la misma forma que no puedo opinar sobre la totalidad de la carrera de Tim Duncan hasta que no se retire (aprovecho para pedirte, querido Tim, que te quedes un añito más), tampoco puedo hacerlo con el nacido en Ohio.

No sólo eso, sino que también considero que LeBron es un jugador más completo que Jordan. No mejor; todavía le falta para entrar a esa discusión, pero su juego es mucho más versátil que el de MJ. 

--------------------------

Ayer, Cleveland Cavaliers venció a Atlanta Hawks, logrando la barrida en las finales del Este (4-0) y metiéndose en las Finales de la NBA por segunda vez en su historia. Para LeBron James, ésta será su quinta aparición en las Finales en forma consecutiva, una hazaña que no lograba ningún jugador desde la década del ´60, cuando sólo existían ocho franquicias en la liga (comparado con las 30 de hoy en día).

No cabe ninguna duda de que James es el líder y la máxima figura de este equipo. Su performance en lo que va de estos Playoffs ha sido verdaderamente estelar. El "alero" está promediando casi un triple-doble (27.6 puntos, 10.4 rebotes y 8.3 asistencias) por partido en esta pos temporada. Si bien ha fallado en sus tiros externos (17.6% en intentos de tres puntos), cuando tuvo que encestarlos lo hizo. Sino, pregúntenle a Chicago Bulls:


Aún así, los elogios no deben ir únicamente hacia él. Los responsables de que los Cavaliers hayan llegado hasta aquí son varios, sobre todo considerando todos los imprevistos que ha tenido que sortear Cleveland durante esta temporada.

Partamos desde la parte más jerárquica de la franquicia: el dueño. En julio de 2010, cuando LeBron dejó su estado natal para firmar con Miami Heat -mediante un evento televisivo conocido como The Decision-, Dan Gilbert cargó duramente contra su ex jugador estrella, utilizando términos poco amigables. Cuatro años después, el dueño de los Cavs debió tragar su orgullo (y sus palabras) para recibir a James con los brazos abiertos. 

Descendiendo por la misma línea llegamos al Gerente General, David Griffin. Encargado de manejar la parte basquetbolística de la franquicia desde 2010, Griffin acertó en casi todas sus decisiones. Claro, también se benefició de una cuota de suerte gigantesca: Cleveland dispuso de la primera selección del Draft en tres de las últimas cuatro ediciones.

Griffin contó con la suerte de la Lotería, el sorteo por el cual se deciden las primeras tres selecciones para cada Draft

En 2011, eligió a Kyrie Irving, hoy base titular del equipo y un All-Star en tres ocasiones. En 2013, pifió con Anthony Bennett. Sin embargo, luego de seleccionar a Andrew Wiggins el año pasado, Griffin canjeó a estos dos hombres por Kevin Love, jugador franquicia de Minnesota Timberwolves.

Aunque, el momento más importante para el Gerente General llegaría a mediados de esta temporada. Los Cavaliers habían iniciado su campaña 19-20 y la cosa no pintaba bien. Allí fue cuando Griffin realizó dos canjes asombrosos (no voy a entrar en detalle, pero créanme que el trade que hace con los Knicks es uno de los mejores que he visto desde que sigo la NBA). En resumen: Cleveland sumó a J.R.Smith, Iman Shumpert y Timofey Mozgov por el mero precio de dos selecciones de primera ronda del Draft. Brillante.

En casi todos los casos, el Mánager es quien elige al entrenador. Antes de saber que James volvería a los Cavs, Griffin nombró a David Blatt, un hombre de vasta experiencia en el básquet FIBA pero que no había dirigido ni un segundo de baloncesto en la liga de máxima competencia, como su director técnico.

Como era de esperar, Blatt fue atacado durante toda la temporada. Verán, en la NBA no se respeta demasiado lo que ha hecho un individuo si no lo hizo en dicha liga --digo esto sin ser un ferviente admirador de Blatt, ni mucho menos. A pesar de sus críticas, el técnico novato comandó a su equipo al segundo puesto en la Conferencia Este (con un récord de 53 victorias y 29 derrotas) y, tras el triunfo de ayer, se convirtió en el primer DT en barrer al Mejor Entrenador del Año -Mike Budenholzer, de los Hawks- en una serie de Playoffs.

Aviso: estos próximos 2/3 párrafos consistirán en un ataque estadístico. Como siempre, extraído de http://stats.nba.com/?ls=iref:nba:gnav y basketball-reference.com. Leer a conciencia

Por si fuera poco, entre los 16 equipos que clasificaron a la pos temporada, los Cavaliers ostentan el mejor Rating Ofensivo (puntos anotados por cada 100 posesiones) y el tercer mejor Rating Defensivo (puntos permitidos por cada 100 posesiones).

Shumpert y Smith, dos piezas fundamentales para los Cavs

Llegamos al último eslabón. El más importante: los jugadores. Casi todos -por no decir todos- los compañeros de James están pasando por un nivel espectacular, en casos muy por encima de su producción habitual. Analicen todos estos datos desde que comenzaron los Playoffs:

  • Cinco de los mejores 32 porcentajes de triples (seis, si contamos a Love que está lesionado) pertenecen a compañeros de LeBron.
  • En los 107 minutos que Cleveland disputó con James en el banco, el diferencial del equipo es +19. O sea que sin LBJ, los Cavs le sacaron ventaja a su rival. En comparación, los diferenciales de los equipos de los otros cuatro candidatos al MVP (Jugador Más Valioso) -Steph Curry, Anthony Davis, Chris Paul y James Harden- son negativos.
  • Dos de las mejores 13 marcas en la categoría de rebotes ofensivos por partido y dos de las mejores 16 marcas en la categoría de tapas por partido pertenecen a compañeros de James
  • Finalmente, LeBron lidera estos Playoffs en pérdidas cometidas (algo malo por si no se entendió). Él sólo totaliza 4.4 pérdidas por partido. Si sumamos las pérdidas cometidas por James Jones, Matthew Dellavedova, Tristan Thompson, J.R.Smith y Iman Shumpert, el total da 3.5 por encuentro.

--------------------------

Lo repito: LeBron James es uno de los mejores jugadores en la historia de la NBA. Jamás sería tan estúpido como para dudarlo. Esta columna no es una critica hacia su persona. Todo lo contrario: lo considero como uno de los atletas más inteligentes que he visto.

¿Por qué? Porque supo aprender de sus errores, tanto dentro como fuera de la cancha. En Miami, James llegó a cuatro Finales consecutivas y obtuvo dos campeonatos. Además de los anillos, consiguió el respeto por parte de sus pares y por gran parte de los medios de comunicación, los mismos que tan intensamente lo habían analizado, observado y criticado desde su adolescencia. 

Apenas sonó la chicharra que le dio el triunfo a los Cavs en Game 3 ante Atlanta, LBJ se desplomó sobre el parquet. ¿Para las cámaras? Naaaa

Nadie en la prensa puede criticar a James y pretender que lo tomen en serio. No me quejo eh, así es la vida con los cracks en todos los deportes. Aparte, bien merecido se lo tiene, después de lo que ha sufrido. Pero hacer de cuenta que LeBron y sólo LeBron hizo que Cleveland vuelva a las Finales sería faltarle el respeto a todos los hombres que nombré anteriormente.

Y acá está la genialidad de James: él lo dice. Ante cada oportunidad que tiene, le da crédito a sus compañeros. A menor medida, también felicita a su entrenador. De vez en cuando le tira flores a su General Manager y, casi nunca pero lo ha hecho, a su dueño. Porque entiende que así agiganta su imagen.

Creo que desde el momento en el que le rompió el corazón a los hinchas de los Cavaliers (en 2010) supo que había hecho algo mal. Supo que, algún día, iba a tener que volver. La manera en la cual lo hizo, primero con su emocionante artículo y luego con este recibimiento estilo rock star, hablan de alguien que entiende su situación:


James sabe que su enorme esfuerzo y su inteligencia lo han dejado en una situación privilegiada. Si Cleveland gana el campeonato, el principal responsable es él. Si el equipo pierde, los invito a observar como todos reciben críticas salvo quien usa la camiseta número 23. 

Hasta un punto es lógico: LeBron es un hombre que ha vivido más de la mitad de su vida bajo las cámaras. Al principio la opinión pública lo abrumó. Hoy, entiende y utiliza su figura como pocos lo han hecho en la historia del deporte.