2 jun. 2015

Acá están, éstas son, las Finales de la NBA


Faaa, que creatividad le metí al título. Sepan disculpar, pero pasa que después de una larga temporada regular más dos intensos meses de Playoffs *, cuesta hacer volar a la imaginación.

Cuantas cosas han cambiado desde aquel 28 de octubre de 2014. Ese martes marcó el comienzo de la temporada 2014/15 de la NBA. Desde entonces, una innumerable cantidad de lesiones, canjes, peleas, tiros encestados y tiros errados han desembocado en una certeza: a partir de este jueves, Cleveland Cavaliers y Golden State Warriors definirán el campeonato.

Personalmente, entre el primer balón al aire lanzado en octubre y el salto que dará inicio a las Finales, también me pasaron muchas cosas. Sobre todo, destaco dos momentos: mi viaje por Europa y la llegada de LeBron. El primero tuvo lugar hace ya cuatro meses, aunque me parezca increíble, mientras que el segundo ocurrió hace apenas cuatro días.

Cuando digo LeBron -al menos en esta oración- me refiero a mi perro, a quien estoy mirando en este preciso instante, rezando para que no se despierte cada vez que presiono una tecla del teclado (aclaro que fue mi hermana, dueña oficial del can, quien le puso dicho nombre). Por ahora venimos bien.

Adivinaron: la pelota se la compré yo

Pero esto no se trata sobre mí vida personal ni sobre la de mi perro (que, aclarando por última vez, es re lindo y no ladra gracias al cielo). Como siempre, las Finales giran alrededor de un tema obvio: quién será el campeón. No obstante, existen varios subtemas a los que se le dará su debida relevancia.

Así funciona este fenómeno. Además de decidir que franquicia alzará el trofeo Larry O´Brien, las Finales sirven para definir legados, establecer dinastías y agigantar (o achicar) figuras individuales. Éstas son algunas de las tramas principales que seguro anduvieron escuchando o leyendo durante los últimos días:
  • El duelo entre el actual MVP y el supuesto mejor jugador del planeta. En vez de ser Warriors vs Cavs, es Steph Curry vs LeBron James. Ah, y además que nacieron en el mismo hospital (???).
  • Que ésta será la primera Final con dos técnicos novatos. Steve Kerr vs David Blatt, para intentar coronar su primera temporada como entrenador con un anillo.
  • Por fin, una de estas dos ciudades logrará quebrar con una larga sequía de títulos. Golden State no gana un campeonato desde 1975, mientras que la ciudad de Cleveland no ostenta un campeón en ninguno de los cuatro deportes principales de los Estados Unidos (fútbol americano, básquet, béisbol y hockey sobre hielo) desde 1964.
  • Cuando finalice esta serie, el récord de James en Finales será 3-3 o 2-4, con todas las ramificaciones que esa noción pueda traer.

Bien, ahora que no hace falta seguir dándole cuerda a estos subtemas, nos podemos centrar en lo que realmente vale la pena. El análisis de estas Finales es muy extenso y, haciéndolo más entretenido, gran parte de lo que uno pueda prever puede resultar erróneo casi desde el minuto cero.

Lo que sabemos

Que los Warriors parten como favoritos. El conjunto de la Bahía de San Francisco dominó la temporada regular y sorteó la difícil competencia que presentan año a año los Playoffs de la Conferencia Oeste sin demasiados sobresaltos. 

Si bien el plantel cuenta con algunos jugadores que arrastran ciertas molestias, para estar a esta altura del año la salud del grupo es óptima. Klay Thompson y Marreese Speights se han recuperado de sus molestias (una leve conmoción cerebral y una lesión en la pantorrilla, respectivamente) y ambos podrán decir presente en Game 1.

Por último, Golden State posee la ventaja de localía y, de yapa, una de las hinchadas más ruidosas en toda la liga. Su récord en la temporada regular en el Oracle Arena fue de 39 victorias contra 2 derrotas. En esta pos temporada, sólo han perdido en una ocasión.

La cancha de GSW es una de las pocas con clima futbolero

Ya le he dedicado una columna entera a la temporada de Cleveland. Después de una campaña de altibajos, los Cavaliers encauzaron su rumbo en el mejor momento del año. 

Con Kevin Love, una de las máximas estrellas del equipo, forzado a vestirse de civil (tras sufrir una lesión en su hombro en la primera ronda ante Boston Celtics) y con Kyrie Irving -base titular y otro de los referentes- jugando con varios golpes en distintas partes de su cuerpo, el equipo dirigido por Blatt encontró su sintonía y funcionó a la perfección en su última serie (4-0 ante Atlanta Hawks).

En los papeles, ésta edición de las Finales presenta varias similitudes con el duelo del año pasado. Recordarán que, en junio de 2014, San Antonio Spurs venció a Miami Heat por en cinco partidos. A tener en cuenta las siguientes cuestiones: el pobre nivel de la Conferencia Este en ambas temporadas, el sistema que pregonan los Warriors y los Spurs y la presencia de LeBron James con un elenco de jugadores ya sea golpeados (como Irving, o directamente ausentes, como Love) o de rol.

Obviamente, estas tres tendencias auguran un resultado positivo para los comandados por Kerr. Sin embargo, hay un as bajo la manga que utilizarán aquellos que piensen que los Cavaliers tienen las de ganar: la experiencia. Mientras que Curry, Thompson y companía harán su debut en este glorioso escenario, Cleveland cuenta con soldados que saben lo que es batallar bajo los ojos del mundo entero.

LBJ tiene más minutos jugados en Finales que los otros 29 jugadores, de ambos equipos, combinados

Claro que la experiencia en Finales de hombres como Kendrick Perkins, Mike Miller, Shawn Marion y James Jones no se puede comparar con lo que ha vivido LeBron. El grupo mencionado tendrá, como mucho, un rol minúsculo en el resultado final. Probablemente ninguno promedie más de cinco minutos por partido (las excepciones serían Jones y Marion, pero tampoco es que el título depende de ellos).

James, líder indiscutido de este equipo, ha participado de cinco Finales y en todas -como en toda su carrera- fue como el ojo de la tormenta. La presión no lo carcomerá a él, pero dicho efecto podría afectar tanto a los Warriors como a sus propios compañeros.

Lo que no sabemos

¿Qué aspecto del juego -ya sea en forma de virtud o defecto- de cada equipo será el factor clave? Los estilos de estas franquicias son muy distintos y mucho dependerá de los ajustes que vayan haciendo los cuerpos técnicos a medida que progrese la serie.

Golden State mueve la pelota de lado a lado, en una suerte de mezcla que requiere el movimiento constante de los cinco jugadores en cancha. Su arma principal es el tiro externo. En ésta área, combinan cantidad con calidad: el 35.8% de sus tiros han sido intentos de triples, el porcentaje más alto entre todos los equipos que clasificaron a los Playoffs. Además, los Warriors poseen el mejor Porcentaje de Campo Efectivo (que toma en cuenta la diferencia entre un lanzamiento de dos puntos y uno de tres).




Cleveland tiene las armas para contrarrestar la potente ofensiva de su rival. El Porcentaje de Campo Efectivo de sus rivales ha sido de apenas 45.1%, la marca más baja en Playoffs. Más crucial aún es el hecho de que los Cavs son los únicos que han mantenido el % en intentos de triples de sus rivales abajo del 30%. En términos generales, su defensa ha ido mejorando ronda tras ronda.

Los matchups -duelos uno contra uno- serán cambiantes, pero seguramente comenzarán sin demasiadas complejidades. Base vs base (Curry vs Irving), escolta vs escolta (Thompson vs Iman Shumpert), alero vs alero (Harrison Barnes vs James), ala-pivot vs ala-pivot (Draymond Green vs Tristan Thompson) y pivot vs pivot (Andrew Bogut vs Timofey Mozgov). Todo normal, todo prolijo.

Sin embargo, no sería extraño que, por ejemplo, Klay Thompson defienda de a ratos a Irving, una amenaza más peligrosa para Golden State. Lo mismo se podría decir de Curry, por lo cual Shumpert -un marcador mucho más capaz que el base de Cleveland- tendrá sus duelos ante el MVP.

Uno de los interrogantes que más polémica ha generado es quién/es será/n el/los encargado/s de emparejarse con LeBron James. Lo pongo de esta manera porque esta tarea no puede ser responsabilidad de un solo hombre. James representa la raíz desde donde se extiende el ataque de los Cavaliers. LeBron lidera los Playoffs en jugadas de aislamiento --cuando todos se ubican del lado opuesto de la cancha para dejarle espacio para maniobrar en el uno contra uno.



Sumado a esto, James es el jugador con más penetraciones hacia el canasto en esta pos temporada. Una vez que llega a ese punto, tiene la capacidad para definir por su cuenta o generar un tiro abierto -generalmente, un triple- para uno de sus compañeros. 

Los Warriors cuentan con el plantel más capacitado para contener un talento de la magnitud de James: Barnes y Andre Iguodala (suplente pero cumple un rol vital en el éxito de su equipo) se repartirán la mayor cantidad de minutos, pero tanto Green, Thompson y hasta Shaun Livingston (base/escolta suplente) pueden contribuir.

Por último, me quedaron dos aspectos del juego de Cleveland que, desde mi punto de vista, pueden ser definitorios. Imagino que la estrategia de los Warriors -similar a la de los Spurs el año pasado- será no doblemarcar a James, minimizando así el aporte de los jugadores de rol. Entonces, la efectividad en los tiros externos de jugadores como Shumpert, Irving, Matthew Dellavedova y -especialmente- J.R.Smith, pasa a ser esencial.

Si los Cavs erran más de lo que encestan, todavía tendrán una carta más: son el equipo que más rebotes ofensivos ha conseguido en Playoffs. Habrá que seguir de cerca la batalla entre Green y (Tristan) Thompson, el principal contribuyente en este área.

Resultado
Siempre me cuesta tomar este tipo de decisiones. Si bien soy consciente de que el hecho de acertar o errar el ganador no me convierte en un genio o un burro, nunca es lindo equivocarse. Cualquiera que diga lo contrario -y lo sienta de verdad-, lo felicito, pues es un hombre mucho más íntegro que yo.

Simplemente dicho, creo que la versatilidad de los Warriors supera a la individualidad de LeBron. No, Golden State no tiene a Kawhi Leonard en sus filas, pero sí cuenta con cuatro/cinco jugadores capaces de enfrentarse a James sin otorgar demasiadas ventajas.


El argumento en favor de Cleveland aparece a medida que la serie se alarga. No me sorprendería que los Cavs lleven esto a un sexto o inclusive un séptimo partido, pero ésta es mi elección. Que querés que te diga: ojalá no me equivoque.
Warriors 4-1 Cavaliers



*En estos Playoffs, voy 12-14 en mis picks. Acá tenés todas las previas de las rondas anteriores. En total, mi récord es 25-29 (clave 13-15 en los Playoffs del año pasado. Sí, ya se que a nadie le importa. No hace falta que me lo aclaren)