19 may. 2015

Finales de Conferencia: la NBA, versión 3.0


Hace varios años que las mentes más brillantes que manejan la mejor liga de básquet del planeta Tierra descubrieron una verdad ineludible: 3 > 2. Sí, tipos que cobran millones de dólares por año llegaron a la increíble conclusión de que un triple vale más que un doble. ¿El premio Nobel para cuando?

Bueno, tampoco me voy a burlar yo, que si tengo que dividir 83 por 7 tardo más que el fallo de la Conmebol.

Lo cierto es que el avance de la analítica dentro de la NBA y el subsiguiente incremento en la cantidad y calidad de estadística disponible (proveída por las cámaras de la compañía SportVU, instaladas en todas las canchas de la liga y que contabilizan todos los movimientos realizados por todos los jugadores en todo momento) ha revolucionado el juego.

Esta variedad numérica cambio por completo la NBA. Hoy en día se presta más atención a cuestiones como la distribución de los minutos durante la temporada, las características que debe poseer cada jugador según su posición y -especialmente- qué tipo de tiros "valen" más. 

Durante las últimas nueve temporadas, los lanzamientos de triple han crecido exponencialmente (en 2005 se promediaban 16 intentos por partido, comparados con 22.4 en ésta temporada, según http://www.basketball-reference.com/). Nadie puede cuestionar que si tu equipo no tiene capacidad de encestar tiros externos no vas a tener muchas chances de consagrarte campeón. El problema es que, a pesar de que esta tendencia es TAN clara, todavía hay gente que lo niega.

Cronológicamente, la cantidad de tiros de tres puntos
Twitter es un concepto maravillosamente horrendo. Allí, todos nos podemos burlar de Phil Jackson, 11 veces campeón de la NBA como entrenador y 2 veces como jugador. El bueno de Phil (Mánager de New York Knicks, el peor equipo de la Conferencia Este) preguntó sarcásticamente cómo le estaba yendo a los equipos tripleros en los Playoffs. Claro, Jackson no es ningún tonto: al momento de ese Tweet, Memphis Grizzlies y Washington Wizards -dos franquicias chapadas a la antigua- lideraban sus series por 2-1 sobre Golden State Warriors y Atlanta Hawks -conjuntos que utilizan el triple como una de sus armas principales-, respectivamente.

¿Cómo siguió la historia? 4-2 para los Warriors. 4-2 para los Hawks. Jackson, apodado "Zen Máster" debería haber tenido un poco más de paciencia. Ya que estamos, sigamos pegándole al multicampeón: los cuatro equipos que jugarán las Finales de Conferencia son los que más triples han encestado en lo que va de esta pos temporada. Ojo, no sólo son los cuatro que más acertaron, sino que también son los cuatro que más intentaron (ambas estadísticas son por partido).

Phil Jackson es un genio. No lo dudo. Por algo es el director técnico con más anillos (un poco tiene que ver la suerte de haber dirigido a Michael Jordan, Shaquille O´Neal y Kobe Bryant, tres de los mejores 10 jugadores en la historia de la liga, pero bua, se la dejamos pasar). Eso no implica que siempre tenga la razón. En esta pifió: los triples vinieron para quedarse.

Así de sutilmente, pasamos de esta introducción a las previas de las Finales de Conferencia. Ambas series presentan claros favoritos, aunque siempre está la posibilidad de que algún ajuste de pizarra, lesión o alguna levantada individual empareje los duelos.

(1) Atlanta Hawks vs Cleveland Cavaliers (2)


Lo que sabemos

Que LeBron James tiene a todo el Este de nieto. En seis de sus 11 temporadas como jugador profesional (y en sus últimas cinco contando ésta), el equipo de James alcanzó las Finales de Conferencia. LeBron intentará obtener su quinto pasaje consecutivo a las Finales de la NBA y otorgarle el tan ansiado campeonato a la franquicia de su ciudad natal.

Antes de pensar en la siguiente etapa, Cleveland se medirá con Atlanta en un choque de estilos: por un lado, los primeros son James-dependientes (más aún teniendo en cuenta que Kevin Love es baja por lesión y que Kyrie Irving está golpeado), mientras que los Hawks no poseen una superestrella y basan su sistema en la noción que la pelota es la que encuentra al jugador y no vice versa.


De izquierda a derecha, el quinteto titular: Korver, Carroll, Horford, Millsap y Teague.

Ambas ofensivas fueron efectivas en los choques entre sí durante la temporada regular. Atlanta ostentó el segundo mejor rating ofensivo entre las 29 franquicias ante Cleveland (114.2 puntos por cada 100 posesiones), mientras que los Cavaliers tuvieron la cuarta mejor marca ante los Hawks (110.8). Los dirigidos por Mike Budenholzer ganaron tres de los cuatro partidos entre sí, aunque tres jugadores claves dentro de la rotación de los Cavs -Timofey Mozgov, Iman Shumpert y J.R.Smith- sólo estuvieron presentes en el último encuentro.

Ya en los Playoffs, el equipo con el mejor récord del Este bajó su nivel respecto a lo ocurrido durante la temporada regular. Atlanta necesitó de seis juegos para despachar tanto a Brooklyn Nets como a Washington Wizards, y por momentos su ofensiva -generalmente armónica- lució estancada. De todas formas, mantuvieron ciertas tendencias positivas: los Hawks asistieron en un 67.6% de sus tiros de campo convertidos, la marca más alta de la pos temporada.

Por su parte, los comandados por David Blatt barrieron a Boston Celtics pero sufrieron un poco más para vencer a Chicago Bulls. Quizá la mejora más relevante se dio en defensa: Cleveland mantuvo a sus rivales a un Effective FG% de 44.7, también la mejor marca de los Playoffs (ésta estadística es más completa que FG% -el típico "porcentaje de campo"-, pues acomoda la diferencia entre un intento de tres puntos y uno de dos).

Lo que no sabemos

¿Qué tan grave es el conjunto de lesiones que aquejan a Irving? El base de los Cavs, con su capacidad asombrosa para generar ofensiva por su propia cuenta, es vital para reducir el peso con el que debe cargar James en ataque. La mera presencia de Irving obliga a la defensa rival a estar más atenta, lo cual abre la cancha para que King James opere con más espacio.

Irving sufre de una tendinitis en su rodilla izquierda. Además, tuvo un golpe en su pie derecho ante Chicago

El producto de la Universidad de Kentucky ya dijo que estará presente mañana, cuando arranque la serie. No sólo deberá funcionar como válvula de escape en ofensiva: Irving también tendrá que marcar a Jeff Teague, pieza fundamental para los rivales. 

Si bien dije que Atlanta no presenta un as de espadas definido, Teague sirve como el director de orquesta de este grupo. Además, para mí sorpresa, Teague es el jugador que más puntos ha anotado en el clutch (últimos cinco minutos de un partido en el cual la diferencia en el marcador es de cinco puntos o menos) en estos Playoffs. El ganador de este matchup ("emparejamiento") le dará una ventaja importante a su equipo.

El otro matchup interesante se da entre los internos. Cleveland presenta un dúo formidable: Tristan Thompson es una bestia acumulando rebotes (agarra el 14.6% de sus rebotes ofensivos posibles, segundo mejor número en Playoffs) mientras que Mozgov protege el aro de su equipo de forma excepcional. Los rivales encestan apenas un 34.7% de los tiros cerca del canasto cuando el ruso se encuentra cerca.

Sin embargo, Budenholzer cuenta con las armas para contrarrestarlos. Paul Millsap y Al Horford son internos con un amplio rango de tiro, lo cual obliga a Thompson y Mozgov a salir de la pintura, lugar del terreno donde son más efectivos. Si Millsap y Horford arrancan la serie embocando dobles largos -como en el vídeo- Blatt deberá cambiar sus rotaciones.



Al pobre DeMarre Carroll no le tocó una fácil. El alero de los Hawks será el encargado de defender a LeBron James. Ojo, el campeón con Miami Heat no ha estado fino con su tiro externo (7-46 en sus tiros de tres puntos, la peor marca entre los jugadores que han intentado al menos 20). Si Carroll logra frenar las arremetidas del ex MVP contra la pintura, forzándolo a sumar sus puntos desde afuera, puede haber una chance.

Resultado

No puedo apostar en contra de James. No en el Este. El purista dentro mío quisiera que gane Atlanta, pero lo que vi hasta ahora es un equipo que no se chocó contra un monstruo y no se si tiene lo suficiente como para bajarlo. La realidad es que James es un monstruo. Aún sin Love y con Irving lejos del 100%, creo que Cleveland tiene los componentes necesarios. Una ráfaga de triples de Smith, 10 minutos de defensa colectiva, un par de rebotes ofensivos de Thompson y todo lo que pueda aportar Matthew Dellavedova (base suplente: lo bancamos). Eso sólo necesita LeBron. Del resto se encarga él. 

Cavaliers 4-2 Hawks


(1) Golden State Warriors vs Houston Rockets (2)


Lo que sabemos

Que los Warriors son amplios favoritos. El conjunto de la Bahía de San Francisco disfrutó de una campaña regular excelente, finalizando con un récord de 67 triunfos contra apenas 15 derrotas. Golden State presenta un equipo profundo, con variantes en todas las posiciones, y encima ha tenido suerte en el tema lesiones, si se lo compara con las tres franquicias restantes.

Luego de barrer a New Orleans Pelicans, los Warriors tuvieron el primer -y hasta ahora único- momento de susto: estando 1-2 en su serie ante los Grizzlies, un ajuste brillante realizado por Steve Kerr terminó siendo la clave de la remontada. Si bien Kerr cuenta con un fenomenal grupo de asistentes (especialmente Alvin Gentry y Ron Adams, a cargo del ataque y la defensa, respectivamente), el técnico novato ha demostrado estar a la altura de las circunstancias.

Houston tuvo un camino mucho más complicado. Tras despachar a Dallas Mavericks en cinco juegos, los Rockets se convirtieron en el noveno equipo en la historia en remontar un 1-3 en una serie al mejor de siete (incluyendo una remontada que quedará en los anales de la NBA). Los dirigidos por Kevin McHale han mantenido el mismo slogan durante toda la temporada: correr, tirar triples desde cualquier lado y seguir corriendo. El ritmo de juego de Houston (promedian 104.8 posesiones por partido) es el más rápido de estos Playoffs.

No aconsejo mirar las estadísticas de los duelos entre estos dos equipos si sos hincha de los Rockets. Golden State ganó los cuatro encuentros y ninguno siquiera estuvo cerca. Es más: entre TODAS las franquicias con récords positivos, ningún diferencial de puntos fue mayor que el de Warriors-Rockets.


Todas las estadísticas son extraídas de nba.com. Vuelvo a celebrar la labor de John Schumman, que nos regala todos estos numeritos. Gracias también al maestro Zach Lowe, de quien extraigo casi todos los vídeos.
Elegí una categoría, la que quieras, y Golden State seguramente esté en los puestos de arriba. Los de la ciudad de Oakland ostentan el mejor Effective FG% (53.1 por ciento), la menor cantidad de pérdidas (16 por cada 100 posesiones) y la mejor defensa de tiros de tres puntos (sus rivales encestaron el 29.4% de sus lanzamientos de triple) en lo que va de la pos temporada. Es fácil entender porqué son favoritos.

Lo que no sabemos

¿Quién defenderá a Steph Curry? ¿De qué manera? ¿Se puede? Todas estas preguntas se debe estar haciendo McHale. Finalmente, Curry fue nombrado como Jugador Más Valioso (MVP), justamente por encima de James Harden, figura estelar de los Rockets. Ambos son jugadores de primerísimo nivel -especialmente en ofensiva- y, según como se den los matchups, podrían terminar marcándose el uno al otro en varias posesiones (algo que todo fanático neutral debería querer).

Probablemente, la difícil tarea de contener a Curry caerá sobre Trevor Ariza, el mejor defensor perimetral de Houston. Los dos vídeos a continuación ejemplifican perfectamente la encrucijada en la que te pone el MVP. En el primero, cuando Mike Conley (base de Memphis) no puede sortear la cortina puesta por Draymond Green, Zach Randolph (ala-pivot de los Grizzlies) decide no salir a apretar a Curry. Darle espacio y tiempo a uno de los mejores tiradores en la historia de la NBA = splash:


Entonces, uno podría suponer que el interno siempre debe acercarse a la línea de triple cuando Curry tiene el balón. En esos casos, Steph es lo suficientemente inteligente como para penetrar, dejando al interno corriendo en la dirección contraria, y encontrar a un compañero mejor ubicado (en este caso Green, que otra vez pone una sólida pantalla y se encamina hacia el aro):



Ariza tiene reputación de gran defensor. Si no defiende a Curry, le tocará Klay Thompson, el segundo de los Splash Brothers y otro excelso anotador. Justamente, Thompson deberá vérselas contra Harden, experto en extraer faltas. Si el barbudo logra que Kerr se vea forzado a sacar a Thompson, los Rockets saldrán ganando tanto en ataque como en defensa.

Finalmente, queda un matchup que decidirá mucho en cuanto al resultado final. En estos Playoffs, los Warriors han sacado una ventaja de 16.8 puntos por cada 100 posesiones con Green en cancha. Con Draymond en el banco, su equipo fue superado por 18.6 puntos por cada 100 posesiones. Ese diferencial de 35.4 es el más alto entre todos los titulares de todos los equipos y marca lo vital que es Green para el éxito de Golden State.

Del otro lado, Houston tiene un as bajo la manga, que puede terminar siendo un cuatro de copas. Josh Smith es la definición del término volátil. El ala-pivot fue el principal autor de la remontada ya mencionada ante los Clippers y su capacidad para encestar tiros externos -de vez en cuando- es un factor que puede cambiar el rumbo de un partido.

Resultado

Lo dije al principio: Golden State es el favorito, no sólo para esta serie sino para llevarse el trofeo Larry O´Brien y el anillo de campeón. Además de un quinteto titular bien aceitado, Kerr puede contar con los aportes de Andre Iguodala y Shaun Livingston, dos veteranos confiables. Houston depende demasiado de que varios de sus jugadores jueguen por encima de su nivel. La única cuestión que me hace detener: este conjunto texano no se rinde nunca y, por su estilo de juego -triples, triples y triples-, siempre tienen chances de revertir una amplia desventaja. 

Warriors 4-1 Rockets