26 jun. 2015

Las 10 fechas que conformaron al campeón


Golden State Warriors lo logró. La franquicia que reside en la ciudad de Oakland disfrutó de una temporada regular magnífica -terminó con un récord de 65 victorias contra apenas 17 derrotas- y entró a los Playoffs como primer preclasificado en el Oeste y como el amplio favorito a alzar el trofeo Larry O´Brien.

En la Primera Ronda de la pos temporada, barrieron a New Orleans Pelicans, aunque debieron luchar hasta el final en tres de los cuatro partidos. En Semis de Conferencia, estuvieron abajo 1-2 ante Memphis Grizzlies, pero un ajuste inteligente -que sacó a Tony Allen, uno de los mejores defensores de la liga, de la serie- les permitió avanzar tras seis encuentros.

Houston Rockets no probó ser un digno rival, especialmente en una instancia tan decisiva como las Finales de Conferencia. La profundidad y versatilidad del plantel de Golden State alcanzó para que los comandados por Steve Kerr abrochen su pasaje a las Finales en apenas cinco juegos.

Finalmente, el duelo ante Cleveland Cavaliers y LeBron James representó la primera -y única- prueba de fuego para los Warriors. Como contra Memphis, cayeron 1-2 en la serie y, otra vez, una variante táctica por parte del cuerpo técnico fue vital. El equipo de la Bahía de San Francisco ganó sus tres partidos finales, coronó una campaña notable con un título y, de yapa, quebró una sequía de más de 40 años sin campeonatos.


Mucho se hablará sobre el futuro que tiene esta franquicia. Si bien algunos de sus jugadores serán agentes libres (el más importante, Draymond Green, es restringido y sería rarísimo que no renueve), la probabilidad indica que los Warriors están ante la oportunidad de competir por el máximo premio en la NBA durante los próximos tres a cinco años.

Ojo, porque el futuro -por más esperanzador que parezca- es incierto. Sino, miremos el caso de Los Ángeles Lakers, en 2012. Los angelinos, quienes ya contaban con Kobe Bryant y Pau Gasol en sus filas, lograron obtener los servicios de Steve Nash y Dwight Howard en el mercado de pases. 

Sin duda alguna, un equipo con tantas figuras tenía que ser considerado como uno de los principales candidatos al título. Si hacemos un fast forward a la actualidad, nos encontramos con que esos Lakers no ganaron ni un partido de Playoffs, con que Gasol, Howard y Nash no están más (los primeros dos como agentes libres, o sea que Los Ángeles no recibió nada a cambio) y con que Bryant, el único sobreviviente, no logra completar una temporada sin lesionarse.

Como éste, existen otros ejemplos, tanto positivos como negativos. Lo importante es que se necesita que muchas -pero muchas- cosas salgan bien para conformar a un equipo capaz de ser campeón. Entonces, vale la pena recordar el camino que recorrieron estos Warriors, desde lo profundo de la NBA, hasta la cima:

25 de junio de 2009:


"Con la séptima selección del Draft de la NBA, edición 2009, los Golden State Warriors elijen a...Stephen Curry, de la Universidad de Davidson". Con estas palabras, hace exactamente seis años, David Stern anunciaba el inicio del cambio. 

Que los Warriors hayan siquiera tenido la chance de seleccionar a Curry requirió de un milagro. Bueno, milagro para ellos y miseria para Minnesota Timberwolves. Con la quinta y sexta posición en ese Draft, David Kahn (Gerente General de los Timberwolves) eligió a Ricky Rubio y a Johnny Flynn, respectivamente. Dos bases seguidos!!! Con la 5ta y 6ta pick. Insólito.

Steph en la universidad

De la misma forma que hay que criticar a Kahn, también hay que darle crédito a Golden State. Es cierto que Curry tenía sus detractores: su forma física era diminuta y no parecía poseer un cuerpo capaz de aguantar el ritmo frenético de la NBA. Aún así, Larry Riley (por ese entonces, el Gerente General, General Mánager, GG, GM, como carajo quieras) tomó el riesgo.

No hace falta aclarar que Curry, actual Jugador Más Valioso, superó las expectativas. El base se ha convertido en un jugador inigualable, principalmente por su capacidad para encestar tiros desde distancias impensadas a un ritmo y eficacia superlativa. Sin él, los Warriors jamás hubiesen podido hacer funcionar su armonía ofensiva.

15 de julio de 2010:


Poco más de un año después, la franquicia cambiaría de dueño. Chris Cohan, que nunca supo administrar la organización, sufriendo pésima temporada tras pésima temporada, le dejó su lugar al grupo compuesto por Joe Lacob y Peter Guber.

En total, fueron 19 los empresarios que pusieron plata de su bolsillo, pero los dos mencionados llevan el rótulo oficial de "dueño". El monto total de la operación, cercano a los 450 millones de dólares, fue récord para una franquicia NBA, en ese entonces (recordemos que Steve Ballmer, ex CEO de Microsoft, compró a Los Ángeles Clippers por 1 billón).

Si bien la fortuna de Golden State no cambió demasiado durante los primeros dos años, Lacob y Guber se mostraron firmes en sus convicciones. A lo largo de este período, mantuvieron su promesa de gastar lo que sea necesario, cuando las chances del equipo sean reales.

Actualmente, los Warriors representan el futuro de la liga, tanto dentro como fuera de la cancha. Ah, además, en 2018 se completará la construcción de un nuevo estadio (en San Francisco), que aparentemente será de última tecnología.

6 de junio de 2011:


Antes de llegar a la perfección, hay que pasar por otros planos intermedios. Desde 1994 hasta 2013, Golden State había alcanzado la pos temporada en una sola ocasión. A pesar de que la gente apoyaba al equipo -hecho extraño según las tendencias del deporte norteamericano-, tanto jugadores como técnicos no podían responder.

Bajo este contexto de pura y absoluta mediocridad, Mark Jackson fue nombrado entrenador, reemplazando a Keith Smart. Jackson, un gran jugador en su época, no tardó en imponer su figura de líder dentro del plantel y, desde el primer día, dejó en claro que las cosas iban a cambiar.

El comentarista de la cadena ABC (lo era antes de ser contratado y también lo es hoy en día) le dio minutos a los jóvenes y fue importante en el crecimiento de Curry como persona, aunque el MVP no se lo reconozca públicamente.

En su segunda temporada al mando de los Warriors, Jackson avanzó a las Semifinales de Conferencia, cayendo ante San Antonio Spurs en seis partidos, todos extremadamente parejos. Al año siguiente, una derrota en Primera Ronda a manos de los Clippers, sumada a varios encontronazos con Lacob y Guber, fue suficiente para que sea despedido.

23 de junio de 2011:


Cada superhéroe necesita su mano derecha. Su compañero de batalla, que siempre va a estar cuando lo necesite. Para Steph Curry, ese hombre es Klay Thompson. En el Draft de 2011, cuando existían otras necesidades que llenar, Larry Riley confió en el alumno de la Universidad de Washington State y lo eligió en el onceavo lugar.

Ambos hijos de ex jugadores NBA (Dell Curry y Mychal Thompson), Steph y Klay formaron un vínculo muy cercano, a tal punto que se los reconoce como los "Splash Brothers". En su momento, Mark Jackson manifestó que este combo de base-escolta quedaría en la historia como el mejor en cuanto a efectividad y eficacia en el tiro externo. En menos de dos años, esa declaración se ha convertido en una afirmación 100% verdadera.

Además de tener la capacidad de explotar ofensivamente en cualquier instante, Thompson es un excelente defensor en el perímetro. La química que ha creado junto a Curry es la fundación que sirvió para poner en marcha el plan de los Warriors.

13 de marzo de 2012:


Uno de esos momentos que seguramente todos los hinchas que llenaron Oracle Arena durante estos Playoffs querrán olvidar. A mediados de marzo, cuando la temporada de Golden State -bajo Jackson- no iba para ningún lado, la franquicia decidió canjear al jugador favorito de la hinchada: Monta Ellis.

En resumen, Milwakee Bucks recibió el paquete de Ellis, Ekpe Udoh y Kwame Brown, mientras que los Warriors se hicieron del pase de Andrew Bogut. Pocos días después de anunciar esta transferencia, Lacob y Guber fueron abucheados duramente por los fanáticos de su propio equipo.

La presencia defensiva de Bogut

No es que no tuviesen razón: en su momento, Ellis era uno de los anotadores más prolíficos de la liga (si bien tomaba demasiados tiros) y Bogut -1era selección del Draft de 2005- se lesionaba constantemente. El australiano no pudo quebrar su mala suerte y siguió sufriendo lesiones, hasta que un día, casi de la nada, empezó a imponer su juego.

En esta temporada, Bogut representó el ancla en defensa dentro del esquema táctico de Kerr. Su presencia en la pintura fue una de las claves para que los Warriors ostenten el mejor rating defensivo en toda la NBA. Dos años después, el canje fue un éxito rotundo para los actuales campeones.

28 de junio de 2012:


Que buen día para la gente de la Bahía de San Francisco eh. No todos los días se selecciona a tres novatos que, en menos de tres años, levantarán el trofeo Larry O´Brien como piezas fundamentales del equipo. 

Primero, Harrison Barnes (7º elección). El alero de la Universidad de Carolina del Norte se ha transformado en un jugador capaz de emparejarse en defensa con cualquier ala-pivot. Al mismo tiempo, Barnes pulió su mecánica de tiro y ahora representa un peligro desde las esquinas.

Segundo, Festus Ezeli (30º). Nacido en Nigeria, el producto de la Universidad de Vanderbilt aceptó su rol como pivot suplente, aportando energía en ambos sectores de la cancha siempre que le tocó entrar.

Finalmente, Draymond Green (35º). Usualmente, no se espera demasiado de los jugadores elegidos en la segunda ronda. Seguro que no se proyecta a un hombre capaz de defender las cinco posiciones, con rango de tiro (que va y viene, pero existe) externo y que sea líder absoluto en el vestuario. Todo eso y mucho más ha sido Green para estos Warriors.

10 de julio de 2013:


Además de acertar en el Draft y obtener un buen retorno de algún que otro canje, para llegar más lejos hay que tener suerte en el mercado de pases. Que una estrella decida, por su cuenta, unirse a tu programa, habla de que estás haciendo las cosas bien. Eso significó la contratación de Andre Iguodala para Golden State.

El ex Philadelphia 76er y Denver Nugget firmó un contrato por cuatro años y 48 millones de dólares, asumiendo un rol protagónico dentro del plantel. Iguodala, un veterano y profesional de primera línea, siempre entendió que para lograr un éxito individual debía lograr un éxito colectivo, demostrándolo con su solidario estilo de juego.


Su lema fue puesto a prueba a comienzos de esta temporada, cuando Kerr le comunicó que, por primera vez en su carrera, arrancaría desde el banco (Barnes sería titular). Iggy se la bancó, elogió a su compañero en todas las oportunidades que se le presentaron y se mantuvo preparado para las instancias decisivas.

Justamente, antes del Game 4 de las Finales, Iguodala fue insertado en el quinteto titular. El alero disputó una serie brillante, conteniendo de la mejor manera posible a LeBron James y terminó llevándose el premio al Mejor Jugador de las Finales.

14 de mayo de 2014:


Hacia fines de 2013, una gran cantidad de ejecutivos dentro de la organización creía que Jackson había arribado a su techo como técnico. A veces, pensaron, hay que terminar una etapa positiva si existe la alternativa de algo aun mejor.

Con esta idea en mente, Steve Kerr fue contratado a mediados de mayo del año pasado. La historia de Kerr en la NBA es larga: múltiple campeón como jugador (tres anillos con Chicago Bulls y dos con San Antonio Spurs), Gerente General de Phoenix Suns y analista en las transmisiones para la cadena TNT.

Los Warriors no fueron los únicos que quisieron hacerse de Kerr. New York Knicks (que terminó último en el Este, con Derek Fisher a cargo) también le ofreció el puesto de director técnico. ¿Díganme, para ustedes eligió bien?

Ya se han mencionado las decisiones inteligentes que tomó Kerr. Fuera de esto, también logró establecer relaciones más profundas con sus dirigidos, así como un clima mucho más relajado que el régimen anterior. En su primer año como DT, salió campeón. Nada mal

1 de julio de 2014:


Medio que me estaba quedando sin fechas exactas, así que perdonen la "excusa". Bob Myers, actual GM de los Warriors, fue traído a bordo casi desde el momento en el que Lacob y Guber tomaron control de la franquicia, pero su rol nunca estuvo definido por fechas.

Myers se manejó con cautela, negoció los contratos de Curry, Thompson e Iguodala y supo que estilo de jugadores contratar, con el poco espacio que le sobraba en el tope salarial. El primero día del mes de julio del año pasado, abrochó el pase de Shaun Livingston, base/escolta suplente de gran aporte durante toda la campaña.


Leandro Barbosa, cumpliendo un rol bastante similar al de Livingston, fue la otra contratación vía agentes libres. El brasilero tuvo sus momentos en los cuales demostró su valor. Quizá el valor de Myers -ganador del trofeo al Ejecutivo del Año- haya radicado en su capacidad para dejar las cosas como están, talento que no suelen tener los Gerentes Generales.


3 de julio de 2014:


Por último, quedan los asistentes. Esos que no ven su nombre en la televisión ni leen su apellido en columnas, pero que realizan un trabajo vital. Sino, pregúntenle a Kerr cómo le hubiese ido si no hubiese tenido a Alvin Gentry y Ron Adams coordinando los sistemas ofensivos y defensivos, respectivamente.

Gentry, hoy en día el entrenador en jefe de New Orleans Pelicans, es una de las mentes más brillantes en lo que refiere a inventar jugadas en ataque. Una frase que resume su capacidad, expresada por Kerr: "Alvin podría diagramar una jugada para un esqueleto y el esqueleto quedaría solo. No metería el tiro, pero sí quedaría solo".

Adams, por su parte, es un verdadero gurú de la defensa. Pupilo de Tom Thibodeau, Adams extrajo las virtudes de jugadores como Green, Bogut, Iguodala y Thompson para establecer una identidad defensiva, importante para los momentos en los que la pelota no entra en el otro costado.

A veces, una franquicia toma todas las decisiones correctas y aún así no le alcanza para salir campeón. Apenas un equipo de 30 es feliz después de cada temporada. Se necesita que algunos tiros decisivos entren, y otros salgan. Se necesita una pizca de suerte, especialmente en el área de las lesiones. Si se logra todo esto y se hacen las cosas bien, se puede terminar así: